¿ARTE TECNOLÓGICO? Una contradicción sólo aparente

 

 

     El estudio de la historia del arte nos muestra cómo a través de los siglos el arte se ha mostrado unas veces como contrario a la ciencia y a la tecnología, mientras que en otras, la mayoría, no ha sido así. En la Grecia antigua se consideró que el artista era un personaje provisto de unos conocimientos técnicos que le convertían en un artesano. Así fue hasta el siglo XVII, cuando pintores y literatos abandonaron sus oficios para acceder “al estatuto de artes liberales”[1]. Desde mediados del siglo XX, la sensación general es que el arte está siendo amenazado por la invasión, casi sin control, de la informática aplicada a la expresión artística, como si la técnica nunca hubiese tenido relación alguna con la obra de arte. A caso no es cierto que, como apunta el profesor de arte Joan Campàs en su web Aura Digital, “las artes siempre han estado vinculadas a una técnica (pintura, escultura, fotografía, vídeo, etc.)”[2]. Es indiscutible que el arte siempre ha sido un asunto técnico ya que “siempre ha utilizado medios y herramientas”, y esta es la razón que nos conduce a considerar que la contradicción que algunos ven en el concepto actual de <<arte tecnológico>> es tan sólo eso, <<una contradicción aparente>>. Sin duda alguna el artista fue, es y será siempre también, un técnico.  

 

     Considero importante remarcar que el arte contemporáneo, que es hoy también <<arte tecnológico>>, no supone desprecio alguno por la concepción clásica del arte, ni tampoco por las corrientes anteriores (arte figurativo, impresionistas, cubistas, etc.). Los tiempos cambian y cada época ha dispuesto de diferentes herramientas desarrolladas por la tecnología del momento. Como afirmó Ernest Gombrich (1909-2001), <<el arte es la expresión de su tiempo>>[3]. Porque <<basta la presencia de un nuevo material para permitir la aparición de nuevas obras de arte>>, escribe Umberto Eco[4]. Fue el lápiz, fue el pincel y la pluma, y ahora es el ordenador el que se aplica para la creación artística, esta es la herramienta que actualmente domina el arte contemporáneo.  

 

     Veamos brevemente cómo el arte tecnológico ha ido progresivamente situándose junto al arte convencional. A principios del siglo XIX, “arte y técnica” estaban separados y se consideraba artístico sólo aquello que no podía serle útil al ser humano. Sin embargo, también estaban aquellos visionarios que consideraron que “el futuro de las artes, de las ciencias y de la industria estaba en su asociación”[5]. Entre ellos destacaron los franceses, Alexandre de Laborde (1743-1842) y el restaurador francés Viollet-le-Duc (1814-1879). Mientras, en Inglaterra, William Morris (1834-1896), el polifacético pintor  y diseñador que fundó el movimiento Arts and Crafts (1861), renegó de las “formas de producción en masa” y promovió en su taller artesanal “la recuperación de los artes y oficios medievales”[6]. Las cosas cambiaron cuando en el siglo XX, en Alemania se apostó a favor del uso de materiales industriales y de la ingeniería para la materialización de la obra artística. Este movimiento desembocó en la Bauhaus, fundada por Walter Gropius (1883-1969) en 1919. Esta escuela artística “sentó las bases normativas y patrones de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico”[7]. Una vez instalada en los Estados Unidos, perseguidos por el nacionalsocialismo, concretaron su obra a través de la <<estética de la máquina>> los futuristas, dadaístas y constructivistas se adhirieron a esta estética.  

 

     El artista francés Marcel Duchamp (1887-1968) fue el primero en “aplicar la estética de la máquina al ser humano”[8] y empezó a interesarse por “la plasmación pictórica de la idea del movimiento mediante imágenes sucesivas superpuestas”[9] (ver Joven triste en un tren y Desnudo bajando una escalera). En oposición al <<arte retiniano>> o arte visual, Duchamp propuso el arte <<ready-made>>. El autor creaba su obra a partir de objetos ya existentes, y por el simple hecho de elegirlos se definían como obras de arte (ver Rueda de bicicleta sobre un taburete y Fuente). Su aportación influenció al pop art, al happening y al arte conceptual que definió, durante los años 60, que lo artístico no es la obra final sino que lo es la idea y el concepto. Otros autores determinaron el giro definitivo hacia el acercamiento <<artista y máquina>>, entre ellos el ruso Kazimir Malevich (1878-1935) y el estadounidense Andy Warhol (1928-1987). Poco a poco el público, los críticos y los artistas han ido aceptando la idea de la convivencia entre el arte y la nueva tecnología más cuando, en la actualidad, el ordenador es un miembro importante de nuestro entorno laboral y familiar.  

 

      A partir de 1960, se desarrolla el arte de <<los nuevos medias>> y el ordenador, como herramienta artística, arranca su andadura con el arte cibernético y el Computer art durante los años 70. Es en este momento cuando se replantea qué es el arte y los artistas deciden que todos los materiales pueden ser utilizados en la creación artística (incluso los helicópteros). También consideran que los lugares en donde se exponga su obra puede ser cualquiera y rechazan los “espacios consagrados” (galería y museos). El arte debía parecerse a la vida, opinaba el pintor estadounidense Allan Kaprow (1927-2006), famoso por sus happenings. A partir de los años 80 surge el arte tecnológico y digital y en los 90, el cyber arte y el arte de los nuevos medias (new media art) que permiten crear obras artísticas a partir de ingenios electrónicos e informáticos.  

 

     La barrera conceptual levantada por el arte convencional ha sido definitivamente franqueada, hoy en día el arte se produce gracias a la combinación de técnica y ciencia. El arte informático escoge entre materiales electrónicos, electromecánicos, cibernéticos y también entre otras especialidades como son la neurofisiología, la lógica, etc. El artista, para dar forma a su obra a través del software gráfico[10], debe ser también ingeniero para poder ejecutar una creación plástica a través del ordenador. A pesar de comenzar su andadura como herramienta para satisfacer las necesidades militares, el grafismo informático acabó siendo utilizado por los artistas, unos utilizaron el software existente mientras que otros crearon el suyo propio. Estos <<artistas-ingenieros>> consiguieron con sus resultados que se les reconociese como los <<nuevos artistas>>.  

 

     Pero no son pocos, nos advierte el profesor Campàs, los que critican duramente a los artistas gráficos pues en su opinión, lo que de verdad quieren conseguir es la sustitución “del hombre creador”. Existe un cierto pánico a que el arte <<tecnológico>> arrase con el arte tradicional y este es el resultado de un miedo irracional ya que las nuevas tecnologías no acaban con las anteriores técnicas sino que se suman. Este miedo, en opinión de Campàs, tiene que ver con la desmaterialización de la obra ya que con el arte multimedia se pone fin al objeto (por ejemplo, el cuadro) y emerge el proceso como un simple acto artístico cuyo soporte puede ser la red. Este es el origen del miedo a que el arte desaparezca, el nuevo soporte artístico, Internet. Porque la tecnología digital está transformando el mundo avisa Charlie Gere[11] en la introducción a su libro Digital Culture (London, Reaktion Books, 2002). Es difícil comprender, todavía hoy, que un conjunto de 0 y 1 (sistema binario) sea capaz de gestionar tal magnitud de datos y de crear arte. El desarrollo científico y tecnológico se sucede en un espacio de tiempo muy corto y esto provoca en el ser humano un gran desasosiego, <<euforia y terror>>, escribe. Gere. Pero, advierte, la máquina es un artilugio humano, no es pues la tecnología la que marca el paso del desarrollo cultural, “son las culturas las que provocan la aparición de determinadas tecnologías y de sus usos”.  

 

     En nuestra época, los artistas han cambiado sus herramientas, antes el pincel y la arcilla, por programas de diseño para el ordenador: Flash, Java, etc. y justifican su utilización porque “es necesario utilizar las técnicas que son contemporáneas al pensamiento sobre el que se quiere actuar”,[12] señala Campàs. Sin duda, añade, el paso del analógico al digital ha sido el verdadero artífice del cambio cultural que estamos viviendo hoy en día. La digitalización y las tecnologías del cable, satélites, red… abren canales infinitos, ofrecen posibilidades y combinaciones ilimitadas para la creación de la obra digitalizada. No sólo ha cambiado la forma de creación, con ella también ha cambiado la forma de percepción. En la actualidad, el espectador participa en la producción de la obra y ya no es un ser pasivo y contemplativo porque el ordenador le permite la interactividad con la obra de arte. Además, gracias a la simulación (la representación digitalizada), el espectador se ha convertido también en “objeto de la obra”. Desde luego que estamos asistiendo a un proceso artístico novedoso, ya que el arte de principios del siglo XXI se concibe “para circular por las redes”[12]. La gran diferencia con la técnica tradicional radica en que la tecnología ya no es sólo herramienta sino que también pasa a ser contenido, es el caso del arte digital, el cine y el vídeo.  

 

     Cuantos creen que arte y tecnología son imposibles de relacionar luchan contra la evidencia, contra la realidad. No sólo el arte es técnica desde los tiempos remotos, sino que como hemos visto en este artículo, el arte de hoy, calificado como tecnológico, convive con el arte tradicional y se relaciona con él, la gran diferencia radica en que lo hace con otros medios y con otro punto de vista sobre qué es arte. Cambia la materia, la herramienta, el soporte, el papel del espectador, pero el arte siempre se ocupará de lo mismo, de crear y experimentar con las materias que se encuentran a su alcance.  

 

     Quisiera acabar este trabajo con una frase del profesor Ernest GOMBRICH (1909-2001), en donde define la historia del arte como <<un continuo oleaje y cambio de tradiciones en el que cada obra mira al pasado y se dirige al futuro>>[14]. 

 

 

BIBLIOGRAFÍA  

Eco, Umberto (1968) La definición del arte, Ediciones Martínez Roca, S.A. Barcelona, (1970)  

Gere, Charlie (2002), Digital Culture, London, Reaktion Books.  

Gombrich, Ernest La Historia del Arte Traducción de Rafael Santos Torroella, Editoral Random House Mondadori, S.A., con la autorización de Phaidon Press Limited, Londres. Del texto de Gombrich, 1995.  

Rush, Michael New Media in Late 20th-Century art. Thames & Hudson, London, 1999. Resum i traducció Joan Campàs.  

WEBGRAFIA  

Aura Digital estudis de cibercultura hipertextual. Joan Campà s Montaner (1996-2009) http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/homepage.html  

Aura Digital, estudis de cibercultura hipertextual, NET.ART > Orígines > Orígens i precedents de l’art en xarxa http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/origensnetart.html  

Wikipedia (varios links)

Olga’s Gallery http://www.abcgallery.com/index.html (link a las pinturas de Marcel Duchamp) [31/8/2009].  

 


 

NOTAS 

[1] Aura Digital, estudis de cibercultura hipertextual, NET.ART > Orígins > Orígens i precedents de l’art en xarxa http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/origensnetart.html  

[2] Aura Digital, estudis de cibercultura hipertextual, NET.ART > Orígins > Orígens i precedents de l’art en xarxa http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/origensnetart.html  

[3] Gombrich, E.H. La Historia del Arte, Editorial Debate (1995), pág. 613.  

[4] Umberto Eco La definición del arte, Ediciones Martínez Roca, S.A., pág. 229.

[5] Aura Digital, estudis de cibercultura hipertextual, NET.ART > Orígins > Orígens i precedents de l’art en xarxa http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/origensnetart.html 

[6] Arts and Crafts, Wkipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Arts_and_Crafts

 [7] Escuela de la Bauhaus, Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Escuela_de_la_Bauhaus

[8] Aura Digital, estudis de cibercultura hipertextual, NET.ART > Orígins > Orígens i precedents de l’art en xarxa http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/origensnetart.html

[9] Marcel Duchamp, Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Marcel_Duchamp

[10] Yvan Sutherland (1938 – ) fue el primero en crear un programa gráfico, el Sketchpad (1962).

[11] Charlie Gere, catedrático en la universidad de Lancaster y especialista en arte digital.

[12] Aura Digital, estudis de cibercultura hipertextual, NET.ART > Presentació http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/netart.html  

[13] Aura Digital, estudis de cibercultura hipertextual, NET.ART > Presentació http://cv.uoc.edu/~04_999_01_u07/netart.html

[14] Gombrich, E.H. La Historia del Arte, Editorial Debate (1995), pág. 595.

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
¿ARTE TECNOLÓGICO? Una contradicción sólo aparente por Pilar Mur López, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Pilar Mur López

Nacida en Barcelona (1961). Diplomada en Magisterio y Licenciada en Humanidades por la UOC en febrero 2011. Experiencia laboral: administración, profesora de ofimática y contable. Idiomas: castellano (lengua materna), francés (Liceo Francés de Barcelona), catalán (nivel C) e inglés (First Certificate). Actualmente soy secretaria de la Associació de Diabètics de Catalunya delegació Barcelona.

3 Comments

  • Iván Matellanes
    18 marzo 2010 | Permalink |

    Gran articulo! Especialmente interesante como el arte se pone al servicio de las nuevas tecnologías en webs como deviantart.com, donde la creación artística se mezcla con plataformas digitales como Windows o Mac. Además, podemos encontrar nuevas manifestaciones artísticas en mundos virtuales como Second Life, de una calidad excelente y con una técnica maravillosa. Las opciones son tan diversas que el abanico de posibilidades casi marea.

  • Amparo Heredero
    28 marzo 2010 | Permalink |

    El artículo de Pilar Mur sobre el arte digital me parece un gran artículo. Particularmente interesante el hecho de que los artistas deberían perder el miedo a utilizar las nuevas tecnologias ya que como bien apunta Iván Matellanes, éstas ofrecen infinitas posibilidades para las manifestaciones artísticas.

    La teconologia al servicio de la mente humana.. y la mente siempre atenta para crear nuevas tecnologías…

    Amparo Heredero Cervantes

  • Genesis Quevedo
    9 junio 2011 | Permalink |

    Gracias x la Informacion es muy Util la utilizare para mi exposicion, nos dice en resumen q el arte comenzo como un instrumento q no pudiese utilizar el hombre pero ha evolucionado tanto q ahora podemos hacer Arte Hasta x la Computadora. Muchisimas Gracias

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD