1912: Wilson, Roosevelt, Taft and Debs -The Election that Changed the Country

  

     Cómo bien es sabido por todos, este año le han otorgado el premio Nobel de la Paz al actual presidente de los EEUU: Barack H. Obama. Sin entrar en discusión sobre los méritos que esta figura emergente en la política mundial y su administración han adquirido durante su corto periodo en la presidencia de los EEUU, quiero mirar hacia atrás y mirar rápidamente hacia los anteriores dos presidentes de los EEUU que disfrutaron de este premio durante su mandato: Theodore Roosevelt y Woodrow Wilson.

 

     Estos dos presidentes de los EEUU son, dentro de una lista muy exclusiva, los que crearon el modelo presidencial actual y los que fomentaron el papel no solamente ejecutivo del presidente, como se define en la constitución, sino que también su importancia en el proceso legislativo. Ambos presidentes cambiaron el rol secundario que hasta entonces (con algunas obvias excepciones: A. Jackson, A. Lincoln ….) tenía el ejecutivo para pasar a formar parte activa de la política y de las discusiones legales del momento. Ante nosotros theodore-roosevelttenemos a todo un toro de la política, o más bien un alce (Bull moose), cómo fue Theodore Roosevelt. Un personaje incansable, con una dialéctica tan peculiar que lo hacía inconfundible y un populismo comparable solamente al de A. Lincoln o A. Jackson. Sus 8 años de presidencia dieron un vuelco dramático al papel de la administración ejecutiva en la política interna del país, sobre todo a raíz de sus varias batallas con los monopolios (trust buster) y la cantidad de medidas legales relacionadas con los ideales progresistas que fomentó en el congreso: La Pure food and drugs act, que creó un sistema de inspección alimenticia para mantener unas condiciones sanitarias aptas en dicha industria ; Regulación de los monopolios ferroviarios a través de la comisión de comercio interestatal (Hepburn Act); Nueva legislación que ayudase a preservar la flora y fauna tradicional de los EEUU; etc. Además, también fue uno de los presidentes que, muy en contra de la tradición estadounidense, miró hacia el exterior de EEUU. Bien conocida fue su incursión política en el nuevo estado de Panamá, con el que mantendrá unas relaciones excelentes y el cual le cederá los terrenos y la explotación del aún por construir Canal de Panamá. Aún así, quizás su logro en política exterior más famoso fue su mediación en la guerra Ruso – Japonesa que le llevó a conseguir el tratado de Portsmouth en Septiembre de 1905, con el que la guerra se daría por finalizada y que, posteriormente, le valdría como pretexto para conseguir el Nobel de la Paz. En el otro lado, tenemos al académico woodrow-wilsonWoodrow Wilson. Este presidente, que ganó las elecciones de 1912 a causa, posiblemente, del cisma que su colega T. Rooselvelt creó en el Partido Republicano, continuó una inercia que, levemente, se había detenido con William H. Taft, y que acabaría, años después, con FDR. Los ideales progresistas, encabezados por el partido del mismo nombre dirigido por Teddy Roosevelt, continuaron bien arraigados en la política de la administración demócrata de este estudioso e idealista. Continuó la política anti-monopolio de sus antecesores, pero en esta ocasión a través de una legislación mucho más dura que la de sus compañeros republicanos: A través de la Clayton Antitrust Act (1914), cuyo fin máximo era prevenir las prácticas monopolistas, para así fomentar una economía de consumo más libre y democrática. Además, la famosa Reserva Federal de los EEUU fue creada bajo su administración, creando así un sistema bancario central a través de una agencia gubernamental independiente. En cuestiones de política exterior, su administración se vio envuelta en la primera guerra mundial, lo que cambiaría totalmente la personalidad de W. Wilson. Si este presidente es famoso, es gracias a sus famosos 14 puntos tras la derrota Alemana en la primera guerra mundial, entre los cuales estaba la creación de una liga de Naciones. Fue gracias a estos puntos y a su defensa, tanto en Europa como en EEUU, que fue galardonado con el Nobel de la paz. El idealismo inherente a esta propuesta gozó de gran apoyo, sobretodo por parte del bando perdedor, y proporcionó a Wilson una posición de liderazgo moral en la Conferencia de Paz celebrada en Versalles. Sin embargo los aliados se opusieron a algunos de estos puntos, creando finalmente un tratado muy diferente al ideado por Wilson. Para lograr el apoyo para su punto más importante, el que requería la creación de una liga general de naciones (14º punto), Wilson tuvo que renunciar a la aprobación del conjunto de su programa. Aunque la llamada Sociedad de Naciones acabó creándose, su papel en la política fue mínimo pues el propio país creador no ratificó el tratado de Versalles (El Senado, de mayoria republicana, no ratificó el tratado de Versalles) y, por lo tanto, no formó parte de la Sociedad de Naciones. Esta gran obra, de un idealista aférrimo, quedó en una simple anécdota por ser, posiblemente, demasiado adelantada al momento en la que se discutió. Estos 14 puntos no solamente le ayudaron a convertirse en una figura mundial, sino que también acabaron con su salud. Tras las ferreas reticencias en su propio país sobre la ratificación del tratado de Versalles, W. Wilson optó por defender dicho texto por todo EEUU, llevándolo a defenderlo estado por estado, lo que le acabó pasando factura física y tras un ataque cerebrovascular que lo dejó casi inválido.

 

1912     Sin querer adentrarme más en la vida de estos dos presidentes, quiero aprovechar la ocasión para comentar el libro “1912: Wilson, Roosevelt, Taft and Debs -The Election that Changed the Country ”, en el que podemos ver un reflejo maravilloso no solamente de estos dos personajes, sino también del Republicano William H. Taft y el socialista Eugene V. Debs. El eje central de este libro son las elecciones presidenciales de 1912. Estas elecciones unieron a 4 personajes de la historia Americana alrededor de un proceso electoral como nunca antes había ocurrido. La candidatura a la presidencia por parte del partido republicano estaba muy reñida entre el presidente del momento (W. H. Taft) y el anterior presidente (T. Roosevelt). El aire progresista instauró, muy tímidamente, la tradición de elecciones primarias en el proceso interno de elección al candidato del partido. Sin embargo, como esta democratización del sistema electoral estaba en sus estados más primitivos, la conferencia del partido republicano aun seguía teniendo demasiado poder (a través de los bosses de los distintos estados) y Roosevelt no se vio secundado por la mayoría de los jefes del partido. Así pues, aún con clara mayoría en los estados con primarias, el poder que W. H. Taft ejercía dentro del partido republicano le facilitó la candidatura. Así pues, Taft fue elegido como candidato a la presidencia del partido republicano, y, muy a su pesar, tuvo que volver a presentarse a un cargo que, personalmente, podemos decir que no quería [1].  Claro está, un populista y un luchador como T. Roosevelt no podía quedarse de brazos cruzados mientras veía como le apartaban de la carrera presidencial, con lo que creó un partido paralelo al que, sus seguidores, amigos y compañeros se unieron y por el que fue elegido unánimemente candidato a la presidencia de los EEUU. A esta lucha interna, se le unió la sorprendente candidatura del joven gobernador de Nueva Jersey Wodrow Wilson. En “1912: Wilson, Roosevelt, Taft and Debs -The ElectionE.V.Debs that Changed the Country” tenemos una descripción detallada sobre las luchas internas en el partido demócrata, los aliados y el papel de los otros candidatos a la nominación. El papel de las primarias, que también eran jóvenes en el bando demócrata, pero que marcaron una tendencia que se continuó desde el seno del partido. Para acabar, hay que darle al papel secundario del candidato socialista, Eugene V. Debs, la importancia que la historia le ha dado. En estas elecciones, consiguió el porcentaje más alto que ningún otro candidato socialista ha conseguido [2]. Su carisma y su personalidad alzó al partido socialista a un lugar relativamente relevante dentro del sistema político estadounidense. Aunque el sistema electoral estadounidense le dejó de manos vacías en 1912, sus 900.000 votos plasmaron una tendencia hacia la izquierda que, desde los dos partidos históricos, supieron aprovechar en la legislación progresista que anteriormente he esbozado. Eugene V. Debs es y será una de las figuras más importantes del socialismo estadounidense, y aunque esta tendencia política esté demonizada en la tradición capitalista de los EEUU, su papel en la historia puede ser tan relevante como cualquier otro gran candidato a la presidencia.

 

     Hay que admitir que, para poder disfrutar de “1912: Wilson, Roosevelt, Taft and Debs -The Election that Changed the Country”, tienes que tener unas nociones básicas de la historia cultural y política de los EEUU. Está escrito de manera plana y clara, con lo que es bien fácil de entender y su complicación deriva de las diferencias entre los sistemas políticos y mentales de los EEUU de los años 10, los EEUU actuales y la mentalidad europea. James Chace, un conocido historiador americano, ha creado un libro de fácil lectura, aunque denso en algunas de sus descripciones (debido a la complicación que en ocasiones deriva de la práctica política). Si os interesa el tema, creo que es una lectura muy distraída, aunque no lo aconsejo si no tenéis ciertos conceptos históricos y políticos sobre EEUU claros. Igualmente, a través de esta breve revisión, he intentado no solamente esbozar las ideas que aparecen en el libro, sino que también contextualizar el momento histórico y mostrar algunas de las diferencias culturales y políticas de aquella y nuestra época. Espero que, gracias al mismo, podais entender mejor el libro (si os lo quereis leer).

 

Bibliografía:
BOSCH SÁNCHEZ, M. AURORA (2005), Historia de los Estados Unidos. Barcelona: Crítica. ISBN: 8484326233
KENNEDY, DAVID M., COHEN, LISABETH. & BAILEY, THOMAS A. (2006), The American Pageant. Boston: Houghton Mifflin Company. ISBN: 00618479406
CHACE, JAMES (2005), 1912: Wilson, Roosevelt, Taft & Debs – The election that changed the country. Nueva York: Simon & Schuster paperbacks. ISBN: 0743203944
http://www.wikipeia.org

 

Notas al pie:
[1] Años después, W. H. Taft pasará a formar cargo del tribunal Supremo, lo que realmente le llenará tanto personal como académicamente, pasando a ser el único expresidente de los EEUU que haya sido también jefe del tribunal Supremo.
[2] 6% voto popular.

 

 

logoPDF

Versión en PDF en el siguiente link: Sarasuati 2010.04 (PDF) (2185)

 

 

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
1912: Wilson, Roosevelt, Taft and Debs -The Election that Changed the Country por Iván Matellanes (Licenciado en Filologia Inglesa), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Iván Matellanes

Administrador, editor y creador de la e-Revista de Humanidades Sárasuatī, soy Licenciado en Filología Inglesa (UAB) y estudiante de último año de Humanidades (UOC). Además, tengo un Máster en "Teaching English as a foreign language" (UPF) y actualmente estoy cursando otro Máster oficial en "Estudios Norteamericanos" (UAH). Soy profesor de Inglés de ESO en la provincia de Castellón. Me gusta mucho la historia Americana y el pensamiento político estadounidense, ámbitos en los que me estoy especializando y alrededor de los cuales me gustaría disertar en un futuro.

2 Comments

  • 5 julio 2013 | Permalink |

    WOW just what I was searching for. Came here by searching for seguidores

  • 15 abril 2014 | Permalink |

    Nice respond in return of this issue with genuine arguments and explaining all
    regarding that.

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD