ATAPUERCA: Los orígenes (II)

LA SIMA DEL ELEFANTE

Este yacimiento está situado en la Trinchera del Ferrocarril y hace más de un millón de años se abre al exterior, para a partir de aquí rellenarse y colmatarse hace aproximadamente 120.000 años, cronología de los niveles que tocan su techo calizo. Tiene unos 18 m de espesor, que comienzan a excavarse en 1996 en sus niveles inferiores. Durante varias campañas de intervención, la Sima del Elefante nos proporciona abundantes restos de fauna como ciervos, hipopótamos, rinocerontes, lobos, linces, osos, zorros, roedores, águila pescadora, galápagos, tortugas, castores… pero tendremos que esperar al verano del año 2000 para recuperar el primer vestigio de actividad humana, una pequeña lasca de sílex que demuestra la presencia humana en este yacimiento hace al menos un millón de años. No acaban aquí las sorpresas de esta cueva, ya que se decide comenzar la excavación en los niveles superiores, y por tanto, más modernos. En el verano del 2001 aparece mucha industria lítica atribuida al Modo 2 además de restos de elefante, hiena, león, caballo, rinoceronte y bisonte… Además en los niveles inferiores se han hallado herramientas líticas pertenecientes al Modo 1 u Olduvayense, principalmente lascas en sílex. Por otro lado los niveles superiores de la Sima del Elefante son los más modernos hay herramientas del modo 3 o Musteriense.

En la campaña de excavaciones de 2006, después de 10 años de excavaciones, se decidió retirar el andamio para poder excavar la parte inferior del yacimiento, por debajo del actual camino de la Trinchera, que son los niveles más antiguos de la Sierra de Atapuerca. Actualmente se ha instalado un nuevo sistema de andamiaje en Elefante con doble finalidad, por un lado para poder continuar la excavación por debajo del nivel del camino actual y por otro lado para convertir el yacimiento en un recurso visitable sin peligro para el público.

La pasada campaña de excavaciones de 2007 en este yacimiento el Equipo de Investigación de Atapuerca descubrió una mandíbula humana de más de 1.200.000 años de antigüedad. Dicha mandíbula apareció asociada a útiles de sílex de modo Olduvayense (herramientas de más de 1.200.000 años). Este yacimiento se encuentra muy cerca de Gran Dolina, yacimiento donde se encontraron los primeros fósiles humanos de la especie Homo antecessor. Se trata del europeo más antiguo de la historia encontrado hasta el momento. En el mes de marzo de 2008 la revista científica Nature publicó las conclusiones a las que el Equipo de Investigación de Atapuerca, dirigidos por Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, han llegado con este hallazgo ocurrido en la sierra burgalesa. El artículo lleva por título “El primer homínino de Europa”. Las primeras investigaciones realizadas apuntan a un representante antiguo dentro de la especie Homo antecessor.

Con este sensacional hallazgo tenemos ya las pruebas científicas de la presencia humana en el continente europeo antes de un millón de años. El estudio sugiere la hipótesis que los restos de Elefante deben emparentarse con la especie descubierta en Gran Dolina, y por tanto, a la espera de nuevos hallazgos más reveladores, se le asigna el mismo nombre específico, Homo antecessor.

GALERÍA

Este yacimiento forma parte del Complejo Tres Simas dentro de la Trinchera del Ferrocarril. Galería forma parte del complejo Tres Simas, un complejo de 3  yacimientos: Galería, Trinchera Norte y  Covacha de los Zarpazos. Es un yacimiento que está formado por una apertura vertical situada al sur (Trinchera Norte), una galería horizontal (Trinchera Galería) y que comunica con una pequeña cueva al norte (Covacha de los Zarpazos). Fue el primer yacimiento en la Trinchera del Ferrocarril, excavado de forma sistemática. En Galería se han documentado cinco niveles de ocupación. Esta cueva se abre al exterior hace 400.000 años, momento en el que sólo entran los murciélagos debido a que la boca era demasiado pequeña. Por tanto, en el primer nivel sólo hay murcielaguina (excrementos de murciélago).

Cuando la entrada se amplía comienzan a entrar humanos y animales durante esos cinco niveles de ocupación hasta hace 200.000 años, que es el momento en que la cueva se colmata. Durante la excavación de estos niveles se recuperaron herramientas líticas y fauna.

Las investigaciones posteriores han puesto de manifiesto que Galería actúa como una trampa natural. El conducto vertical al que nos hemos referido antes como parte integrante de esta cueva asoma al exterior como un agujero por el que caen animales. Al despeñarse por los 16 metros de chimenea, se rompen alguna pata o mueren y allí quedan sus restos para que humanos y predadores carroñeen.

También sabemos que los heidelbergensis visitan Galería de manera esporádica, es decir, cuando hay algún animal muerto llegan y lo preparan para llevárselo y consumirlo en otro lugar. Se llevan las extremidades y cabezas, por lo que en esta cueva encontramos sobre todo partes del tronco (vértebras, costillas, etc.) Los grupos que bajan a Galería llevan sus herramientas de piedra fabricadas fuera, ya que sólo hemos encontrado durante la excavación dichas herramientas y ninguna esquirla de las que se generan al tallarlas o bloques naturales de los que se extraen. En el año 1995 se halló un fragmento de cráneo y en 1976 un fragmento de mandíbula, ambos pertenecientes a la especie humana Homo heidelbergensis. Estos son los únicos restos humanos hallados hasta ahora.

Los animales que encontramos en esta cueva son caballos, ciervos, bisontes, rinocerontes y carnívoros como osos, leones, cuones, zorros, linces y gatos monteses. Sabemos que los osos usaron este sitio para vivir, ya que en las paredes de la Covacha de los Zarpazos aparecen las marcas de sus zarpas grabadas en la arcilla, y de ahí toma el nombre esta cueva.

GRAN DOLINA

Este es el tercer yacimiento situado en la Trinchera del Ferrocarril y seccionado por ésta, igual que la Sima del Elefante y Galería. Dolina presenta una secuencia estratigráfica de 16 m de potencia y está dividida en 11 niveles, siendo TD1, situado en la parte basal, el más antiguo, y TD11 el más moderno. En este yacimiento se comienza a excavar unos pocos metros cuadrados en TD11 durante los años 80, encontrándose restos de industria lítica y fauna, por lo que en 1992 se prepara en este mismo nivel una superficie de 100 m para poder extraer mayor información sobre las ocupaciones. De TD 1 a TD 7 son niveles del Pleistoceno Inferior (entre 1.000.000 y 780.000 años), y de TD8 a TD11 corresponden al del Pleistoceno Medio (780.000 y de 120.000 años de antigüedad).

En 1990 y 1991 se interviene de urgencia en el nivel TD4 ya que corría el riesgo de desaparecer y perderse así información. La sorpresa fue encontrar en este nivel datado en 900.000 años restos de fauna y de industria lítica. Era la primera evidencia de que en épocas tan remotas la Península había estado ocupada, por lo que se decide realizar un sondeo de 6 metros desde TD11 hasta TD3, que finaliza en 1999 y gracias al cual se conoce parte de todos los niveles de esta cueva, que hasta el momento ha deparado grandes sorpresas.

TD11, con un espesor de casi 2 metros, ocupa un lapso temporal entre 350.000 y 200.000 años. Ya ha sido excavado en extensión, recuperándose industria lítica perteneciente a un Modo 3 y fauna. Se han hallado restos de talla y bloques de los que se extraen las herramientas, por lo que se sabe que los grupos que visitan este nivel fabrican allí sus herramientas. TD10, datado en torno a 370.000 años, está siendo excavado actualmente y se advierte un intenso uso y ocupación de la cavidad a juzgar por la cantidad de restos líticos y de fauna que aparecen. TD9 corresponde a un momento en que Dolina tuvo difícil acceso y aparece como estéril, ya que no se encuentran indicios de ocupaciones antrópicas sino sólo murcielaguina (excrementos de murciélago). TD8, con 600.000 años, y TD7 conserva restos de caballos, jabalíes, rinocerontes, corzos, bisontes, etc. y tan sólo una lasca de cuarzo en este último.

La gran sorpresa nos la trae la excavación del sondeo en TD6 durante 1994, en donde se recuperan carcasas de animales, instrumentos líticos del Modo 1 y los restos de su fabricación y frutos fosilizados como almez, que nos indican que hace 800.000 años los grupos que vivían en la sierra cazan y recolectan. Junto a todo esto aparecen 85 restos humanos muy fragmentados, correspondientes a diferentes partes esqueléticas de seis individuos. El análisis tafonómico de este nivel concluye que los agentes responsables de tal acumulación son seres humanos, por lo que podemos afirmar que TD6 actuó como un campamento residido por grupos humanos hace unos 800.000 años. Esto supone el reconocimiento de que Europa estaba habitada en estas fechas, la pregunta es: ¿quiénes eran estos homínidos?

El estudio de los restos humanos atestigua que se trata de una especie nueva perteneciente a las primeras poblaciones llegadas al continente europeo y antecesora común de neandertales y sapiens, que ha sido bautizada como Homo antecessor, explorador o pionero que se adentró en Europa desde África hace un millón de años

Al estudiar detenidamente los restos de antecessor se vieron marcas de corte en los huesos realizadas con herramientas líticas, exactamente igual que las halladas en los restos óseos de los animales, por lo que las investigaciones han podido demostrar que se trata de canibalismo. Los excepcionales hallazgos de la campaña 2006 en el yacimiento de Gran Dolina demuestran que hace 800.000 años sucedió un festín caníbal. Al menos 10 individuos, la mayoría niños, fueron devorados por sus congéneres. Todos los indicios sugieren que un campamento de Homo antecessor fue atacado por miembros de otro grupo. Se trata de las evidencias más antiguas de antropofagia de la historia de la humanidad.

El yacimiento continúa ocupado en TD5, 4 y 3, siendo TD2 y 1 arqueopaleontológicamente estériles, ya que corresponden a momentos en los que la cueva se encontraba cerrada al exterior.

En la actualidad se siguen recuperando restos de Homo antecessor en el nivel 6 que en un futuro este nivel se excavará en extensión, por otro lado se sigue excavando en extensión el nivel 10 donde están apareciendo abundantes restos de industria lítica y de fauna de más de 300.000 años.

EL PORTALÓN

El Portalón corresponde a la entrada del Complejo de Cueva Mayor y contiene ocupaciones del Bajo Imperio Romano, Bronce y Eneolítico. En la pared situada enfrente de su entrada se observa una controvertida pintura rupestre. Esta cueva, conocida desde antiguo fue intervenida en 1972 por el profesor de Arizona G. A. Clark, quien excavó una potencia de 2 de los 9 metros constatados. Desde este año y hasta 1983 será J. Mª Apellániz quien se encarga de realizar once campañas de trabajo cuyos materiales se estudian en la actualidad.

En el año 2000 una parte del equipo investigador de Atapuerca se decide a retomar esta excavación. Sabemos que hace 4.000 años las poblaciones de la Edad del Bronce la comienzan a habitar dejándonos testigos de sus actividades que son pastoreo, agricultura y algo de caza.

Se han recuperado restos cerámicos (cuencos, tacitas carenadas, ollas globulares, etc.), algunos de ellos decorados con motivos en zig-zag y espigas, así como las espátulas y punzones de hueso y bronce que sirven para este fin, herramientas líticas y puntas de flecha, botones y cuentas de collar realizadas sobre marfil, asta o hueso. La fauna que se exhuma es doméstica (caballo, vaca, cabra), animales salvajes como jabalí, ciervo, castor y algunas aves.

En un principio el equipo de excavación se dedicó a la limpieza de la antigua cata, documentación de su estratigrafía y creación de la infraestructura necesaria para comenzar a trabajar en este yacimiento holoceno, que nos ayudará a completar la secuencia prehistórica de la Sierra.

La campaña de excavación de 2007 en el Portalón de Cueva Mayor se ha centrado en los niveles de ocupación de del Calcolítico. Esta campaña ha mostrado la existencia de un rico paquete en donde abundan los restos óseos de ovicárpidos, bóvidos y équidos. Grandes vasijas de cerámicas de almacenamiento se entremezclan con pequeños cuencos lisos y decorados. Destaca la gran variedad de objetos de huesos trabajados, como botones de perforación en “V” de mafil, punzones y puntas de flecha, cuentas de collar tanto de huesos como de cerámicas, o de conchas o dentalium.

GALERIA DE SÍLEX

La Galería del Sílex forma parte del nivel superior del Sistema Cueva Mayor-Cueva del Silo, aunque un hundimiento de la bóveda, al Este del Portalón de Cueva Mayor, la dejó aislada del resto de la cavidad, hasta que en noviembre de 1972 el derrumbe fue desobstruido por miembros del Grupo Espeleológico Edelweiss, descubriendo un santuario prehistórico que había permanecido intacto desde la Edad del Bronce, cuando la entrada original (diferente a la actual) utilizada durante el Neolítico y la Edad del Bronce también se vio cegada por otro derrumbe.

Sus paredes conservan numerosos paneles de arte rupestre postpaleolítico, que pueden adscribirse al arte esquemático-abstracto característico de numerosas cuevas de la Meseta Norte y del borde meridional de la Cordillera Cantábrica, del que sus ejemplos más importantes serían la propia Galería del Sílex y Ojo Guareña.

Mayoritariamente se trata de grabados muy finos, aunque también existen buenos ejemplos de pinturas rojas y negras, especialmente notorias en el denominado Gran Panel. Destacan por su abundancia las figuras antropomorfas, en la mayoría de los casos se trata de figuras aisladas, frecuentemente con los brazos levantados y cubierta su cintura por un “faldellín”, destacando una de ellas, con unas “pesas” colgando de los brazos, por su gran similitud con la aplicada, en relieve, sobre un gran vaso cerámico que se pudo recuperar frente al Gran Panel, en numerosos fragmentos esparcidos por la galería.

En ocasiones aparecen asociadas a figuras zoomorfas, en lo que podrían interpretarse como escenas de domesticación que nos hablarían de los primeros ganaderos, mientras que en otros casos parecen portar armas (en una ocasión en la cintura, en otras dos un arco, en un tercer caso arrojándola,…).

Otro panel presenta grabados dos soles junto a la representación de un símbolo que recuerda a una espiga, probable referencia a la importancia de la agricultura en estas sociedades. La mayoría de los grabados son símbolos tales como retículas, zigzags, líneas paralelas,…

Frente al Gran Panel también destaca la existencia de los “círculos de piedras”, espacios artificiales que recuerdan los fondos de cabañas pero sin ningún material arqueológico en su interior, algo que contrasta con el resto de la galería, que se encontraba absolutamente repleta de vestigios arqueológicos, especialmente los fragmentos de centenares de vasos cerámicos rotos intencionadamente y esparcidos por la mayor parte de la galería, incluidos los lugares más insospechados, e incluso de muy difícil acceso.

En el tramo inicial, el comprendido entre ambas entradas, se localizan numerosos restos humanos que, en su mayor parte, parecen proceder de alguna zona más elevada, relacionada con la entrada prehistórica, habiéndose desplazado hacia este lugar rodando por el cono de derrubios que acabó por obstruir este acceso, aunque en otros casos se trata de inhumaciones localizadas, más o menos, in situ. En otros lugares de la cueva se concentran restos humanos, correspondientes a esqueletos incompletos, generalmente de individuos infantiles, que han sido depositados intencionadamente en el lugar. Al menos en uno de los casos, se observaron raspados intencionados en los huesos. En el fondo de una de las simas se localizaron dos esqueletos completos, seguramente producto de sendos accidentes

También aparecen abundantes restos de fauna doméstica (caballo, vaca, cerdo, perro, oveja, cabra,..) y de fauna salvaje (oso, ciervo, jabalí, zorro, liebre,…). Entre la industria lítica, tanto en hueso como en sílex, destacan los punzones, puntas de flecha, cuchillos, dientes de hoz, destacando la existencia de una importante explotación minera de los nódulos de sílex del final de la galería, tanto incrustados en la caliza, como intercalados entre los sedimentos de la sima final.

También se localizan tres silos y una gran presa, aparentemente para retener el agua, aunque no podamos estar seguros de si llegaron a cumplir con su presunta funcionalidad.

SIMA DE LOS HUESOS

Este yacimiento pertenece al complejo kárstico de Cueva Mayor – Cueva del Silo. En la actualidad para acceder a este yacimiento hay que recorrer durante 500 metros Cueva Mayor, complejo al que pertenece, hasta llegar a un pozo de 13 metros de profundidad, al fondo del cual se encuentra albergado uno de los más importantes depósitos fosilíferos del mundo, con una cronología de unos 500.000 años. Se trata de la mayor acumulación de fósiles humanos de la historia.

Hoy sabemos la riqueza de este sitio, pero los comienzos fueron duros e inciertos. En 1976 Trinidad Torres se encuentra en la Sima recogiendo restos de oso y a la vez recupera también varios fragmentos óseos humanos que entregará a Emiliano Aguirre, quien se percibe del potencial de esta cavidad y comienza a intervenirla. En 1983 el equipo de Emiliano comienza a limpiar la Sima, que estaba convertida en un basurero con sedimento revuelto, y hay que esperar hasta 1984 para llegar a la parte intacta. Comienzan a salir decenas de fósiles humanos y se empieza a valorar la importancia de la Sima, no sólo porque los restos sean significativos cualitativamente, sino también cuantitativamente. Este lugar contiene numerosos individuos de la especie Homo heidelbergensis. La exhumación de restos continúa hasta que en 1992 llegan grandes sorpresas. Durante la campaña de este año aparecieron un cráneo completo bautizado como Agamenón (el cráneo 4), Miguelón o cráneo 5, que es el más completo del registro fósil mundial, y el cráneo 6, que se restauró en el laboratorio, ya que había salido en muchos fragmentos. También aparecieron huesos del oído medio como el yunque, martillo y estribo. El verano siguiente se recuperó la mandíbula de Miguelón.

Hasta ahora se han recuperado restos de casi una treintena de individuos en este pequeño tabernáculo kárstico. Gracias al estudio de los mismos sabemos bastante sobre estos pobladores de la sierra. Medían 1,75 metros los varones y 1,70 metros las hembras. Conocemos algunas de las dolencias que padecen como el fuerte desgaste dental propiciado seguramente por la ingesta de frutos o vegetales sin cocinar, pero por el contrario no se ha visto ni una sola caries. Estos hombres son diestros y usan palillos de dientes. El individuo del cráneo 5 murió seguramente de septicemia, ya que se le ha detectado una infección bucal que al no ser paliada se generalizó. Agamenón o el cráneo 4 presenta los canales auditivos tapados, por lo que inferimos su sordera antigua. Podemos afirmar que en general tienen buena salud, y a excepción de los “chichones” que presentan los cráneos, no hay señales de grandes traumatismos óseos.

Se ha podido determinar el sexo en 18 individuos, la mitad mujeres, y también su edad. No hay menores de 3 años, pero a la Sima llegaron individuos menores de 13 años, adolescentes de entre 13 y 17 años (la edad mejor representada), y sólo 3 de superan los 30 años de edad. De su modo de vida conocemos que eran cazadores-recolectores, pero no por este yacimiento, ya que en él sólo aparecen asociados restos de osos, león, lince, gato montés y comadrejas. La explicación sobre la gran acumulación de cadáveres en este sitio ha sido y va a ser muy debatida. Claramente la Sima no sirvió como lugar de habitación, ya que no hemos encontrado restos de instrumentos ni de herbívoros que, como en los demás yacimientos, así lo indique. Se han barajado varias hipótesis, y en 1998 se confirmó una de ellas gracias al hallazgo de un hacha de mano denominada Excalibur, la única herramienta hallada en este yacimiento. Por ello el equipo de investigación de Atapuerca apoya la hipótesis de que la Sima de los Huesos es una acumulación intencional de cadáveres. Esto significa que posiblemente nos encontremos frente al testimonio más antiguo de un comportamiento simbólico, quizás funerario, de la historia de la humanidad.

En el año 2006 además de más de 160 restos humanos hallados se descubrió el decimoquinto cráneo. En la campaña de excavaciones de 2007 ofreció un nuevo cráneo de 500.000 años de antigüedad. El cráneo 16 cuenta con dos piezas del oído, un parietal y un frontal de una chica joven.

CUEVA DEL MIRADOR

Esta cueva pertenece al Complejo Cueva Mayor. Su boca se encuentra orientada hacia la Sierra de la Demanda y se comienza a excavar por primera vez en el año 1999. Si nos situamos en su entrada, de espaldas a ella, podremos observar, al igual que los grupos holocenos que la utilizaron, el punto más estrecho del valle del Arlanzón, entre la Sierra y los Páramos. Mirador es una cavidad o una sala de unos 23 metros de anchura por unos 15 de profundidad, de los cuales se interviene en una pequeña cata de 6 metros cuadrados y en la que por el momento se ha profundizado unos 10 metros.

Lo primero que se hizo en este yacimiento fue limpiar la superficie de restos modernos y medievales, que se encontraban dispersos y revueltos, y crear una infraestructura básica para comenzar la intervención. En la Cueva del Mirador se han documentado niveles de períodos de la Edad del Bronce, neolítico y paleolítico superior, comprendiendo un intervalo cronológico entre hace unos 3000 y 12000 años. La cueva ha sido usada como lugar de estabulación de ganado ovicaprino complementado con porcino, vacuno y caballar, que se alimentaba pastando en zonas seguramente no muy alejadas de la entrada.

Lo que se exhuma exactamente son restos de cenizas que corresponden a la quema de excrementos de animales y paja. Junto a éstos aparecen herramientas líticas como algún diente de hoz que, sumado a los restos de granos de cereal carbonizados, nos habla claramente de actividades agrícolas, y restos de cuencos, ollas globulares y vasos cerámicos. Merece la pena resaltar que también aparece un hacha de rebordes de tendencia rectangular, elaborada a partir de la fusión de cobre y estaño. Sabemos por tanto que se dedican a labores agropecuarias sin abandonar la caza (se han recuperado restos de jabalí, ciervo y conejo) ni la recolección.

Por debajo del paquete sedimentario de la Edad del Bronce, en el que encontramos cenizas y lo que parecen suelos de ocupación –ya que no se corresponden a excrementos ni paja quemados sino a depósitos sedimentarios que contienen industria y cerámica–, encontramos un enterramiento consistente en una fosa que albergaba al menos a seis individuos que sufrieron una manipulación previa a su enterramiento. En este lugar, el nivel 4, es donde se han encontrado fósiles humanos, unos 200 restos tanto osos como dentales de al menos 6 individuos de hace 3800 años, Homo sapiens. No aparecen todas las partes del cuerpo, lo que indica una inhumación de tipo secundario. Los huesos largos están fracturados y los cráneos han sido seccionados, apareciendo sólo el neurocráneo, lo que se denomina “cráneo-copa”. Estos restos de los seis individuos hallados tienen un tratamiento igual, con marcas de corte en los huesos, lo cual nos indica que es un canibalismo de consumo (gastronómico), ya que estas marcas indican que han despellejado y fracturado los cuerpos para comérselos e incluso se ha extraído la medula ósea de los huesos.

Por debajo de esta fosa aparece una fina capa de sedimento estéril, es decir, que se corresponde a un lapso de tiempo que la cueva no estuvo ocupada de aproximadamente 1.400 años. Inmediatamente debajo aparecen las ocupaciones neolíticas, que son parecidas a las de la Edad del Bronce, superponiéndose capas de quema de excrementos y paja con otras que contienen sedimentos con industria y cerámica. También la Cueva del Mirador nos ayuda a conocer las primeras poblaciones de agricultores y ganaderos de la Meseta.

 

Próximamente: ATAPUERCA: Los orígenes (III)

 

Más información:

www.fundacionatapuerca.com

Cervera, José; Arsuaga, José Luís; Bermúdez de Castro, J. Mª; Carbonell, Eudald. Atapuerca. Un millón de años de historia. Plot Ediciones SA. Madrid 1998.

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
ATAPUERCA: Los orígenes (II) por Mayte Duarte Seguer, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Mayte Duarte

Nascuda a la Ciutat Comtal i en ple fenòmen Baby Boom (1962). Hi ha qui ha anomenat a la meva generació com a la Generació X. La meva opinió és que va ser una generació ni millor, ni pitjor..diferent. Vàrem trencar totes les prohibicions, ho vam provar tot, el món era quelcom que volguéssim que fos, tant sols depenia de nosaltres, tot estava per fer. El món actual en el que ens trobem és el resultat d’aquesta inabastable equació canviant. Crec que realment pertanyo a una generació que som energia pura en transformació constant. No teníem res, ho vàrem construir tot, no tot serveix i no tot es pot tenir al mateix moment. Hem estat binaris en costant desenvolupament. Un retret? Molts han estat pares sense deixar de ser fills i ara en paguem la factura, es passa del prohibit prohibir a prohibir i regular-ho tot. Amb els nostres antecedents no ens pertoca ser paternalistes. Toca tornar a començar, tornar a construir, assumir errades i responsabilitats i seguir caminant... Encara vull ser la primera Psicohistòriadora del planeta, terraformar les galàxies i contemplar amb bona companyia la multiplicitat de plans d’un univers fractal. Encara vull ser Leonardo da Vinci, quant sigui gran. Sí, jo també vull ser gran i, el meu somni segueix ple de llambordes. www.mayteduarte.com Llicenciada en Humanitats (UOC) la meva tesis de Llicenciatura ha estat en l'àmbit de l'Antropologia social i religiosa. El meu objecte d’estudi de Màster i Doctorat és envers L’homo tecnològicus. • ESPECIALITZACIÓ POST LLICENCIATURA: MEMBRE (DES DE LA SEVA FUNDACIÓ) DEL PROGRAMA ATAPUERCA PERSONES - FUNDACIÓ ATAPUERCA. I DEL MUSEU DE L'EVOLUCIÓ HUMANA, (BURGOS). ARQUEOLOGIA EXPERIMENTAL, DIDACTICA DE LA PREHISTÒRIA I EVOLUCIÓN HUMANA. Fundación Atapuerca y Sierra Activa. Curs pilot teòric - pràctic, de places limitades, amb l’objectiu de conèixer els jaciments de la Serra d’ Atapuerca i el seu context geològic. • METODOLOGIA DE LA FORMACIÓ OBERTA I A DISTÀNCIA ENSENYAMENTS (TEORIES, MÈTODES, TÈCNIQUES, PRÀCTICA...) PER A LA FORMACIÓ DE MESTRES.. E-Learning Creació de cursos on-line: Plataforma CMS (Sistemes de gestió de cursos), LMS (Sistemes de Gestió d’ Aprenentatge),VLE (Ambients Virtuals d’ aprenentatge). Creació de materials: Unitats Didàctiques, Debat telemàtic documentat dirigit/moderat per un especialista/expert, Power Points, Imatges, Vídeos. Recursos: Pàgines de text pla; HTML; Glossaris; Referències; Arxius carregats en el servidor; enllaços Web; Pàgines Web; Wikis; Blogs; Audiovisuals Aprofitant els coneixements acadèmics treballo per donar aplicacions pràctiques socials, polítiques i científiques a diversos grups a Facebook com administradora. Editora de la Revista Digital d’Humanitats Sàrasuati i membre del Grup Internacional de Recerca Cultura, Història ì Estat (GIRCHE) de la Universitat de Barcelona (UB). Secretaria del Liceu Maragall de filosofia (amb seu a l'Ateneu Barcelonès). I Fundadora i Presidenta de Dracmaycat (www.dracmaycat.com), la meva experiència inclou treball com a Community Manager, investigació i recerca antropològica de la civilització catalana, amb una curiosa passió envers els dracs. La figura del Drac a Catalunya, m’ha portat a documentar i estudiar dracs d’arreu del país per difondre i exposar més i millor la imatge del Drac envers la cultura catalana com a tret identitari.

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD