Creación Literaria III: CUESTIONES DEL DESTINO Y LA SUERTE

Monedah al aire por JM.Persánch (España)

  Contacto: persanch@sarasuati.com

 

-Tehto en Andalú-

¿Ai argo máh çimple ke lançà una moneda al aire? I, çin embargo, puée argien ehplikarme la lóhika el açà? Çe m-okurrió preguntárçelo a mi amigo, un Dohtò en çiençia yamáo Hans en Oxford, m-ehplikó una i otra bé, kon fórmulah inkonçebible pà mí, ke-l açà no eçihtía, ke la çuerte i el dehtino eran inbentoh del ombre, i ke tó çe podía reduçì a fórmulah matemátika. Ahçorto, kon kara niño xiko, komo aker ke redehkubre er plaçè lah primerah beçe, yo atendía en çilençio. Hans, mu seguro de çí mihmo, m-inbitó a çu laboratorio, uno d-eçoh kuyo deçorden indikan la preçençia d-un henio, i luego abrió un kahón. Abía empeçáo a yobihnà, i la ehçena çe pareçía por momentoh a la der Dohtò Frankehtein anteh de kreà bía. Ehtendió suh mano, ofresiéndome ke tomara aker pedaço metà kon botoneh de tó loh kolore.

-Tira una moneda al aire i purça er botón berde! – M-asuhté i purçé er botón ekibokáo.

- No! Pero ké a exo? – Mi çuhto çe konbirtió en pániko. Komençó a yobè kon máh fuerça. L-abría kauçáo yo ar purçá akel otro botón? Hans, biçiblemente nerbioço, m-arrebató el aparateho i diho mirándome kon ohoh trihte: Lo bé? aún no-htái lihto pà konoçè la lóhika el açà, por eço lo mantenemoh en çekreto en çírkuloh çientífiko mu reduçío. Deborbió çu inbento ar kahón. Çalimoh der laboratorio, i él komençó ahtuà komo çi ná ubiera paçáo.

Ar día çiguiente, aún empeñáo en dehkubrì la lóhika el asà, lançé una moneda mir beçe, i karkulé porçentahe. Una semana dehpué me puçe a kohtruì mi propia mákina el açà, ihpirada en la de mi amigo Hans, l-agregé un çin fin de botone. Inbenté mih propiah fórmula i mi kaça çe konbirtió en un laboratorio improbiçáo ande reinaba er deçorden. Paçáo un meh inbité a Hans pà ke biniera a çenà. Çería er momento perfehto pà dehlumbrahle kon mi kreaçión i entrà en er çírkulo loh elehío ke huegan a çè Dioçe. Açehtó. Çenámoh komía kaçera ke kompré en er bà la ehkina. Xahlamo i reimo ahta bien entrá la noxe. Era er momento. M-ehkuçé pà ì al açeo i borbí kon mi mákina el açà reluçiente entre lah mano. Hans me miró i çonrió. -Ara çí ehtáh lihto pà la gran berdá.- Yo no entendía ná. Ni çikiera l-abía probáo la utilidá de mi mákina…

- Ehkúxame bien. El açà i er dehtino çiertamente çon inbentoh irraçionale. Nuehtroh inbento prebienen e inkluso açen la funçión ke durante añoh içieron loh orákulo, exiçeroh, xamaneh i bruha. Unoh ablan de Dio i otroh de ná. Buhkamoh inçeçantemente ehplikaçioneh pà tó, e inkluço akabamoh kreyéndonohlah. Pero lo çierto é, ke eh una suerte er podè açehlo. Çi no tubieramo la kapaçidá d-imahinà nunka deçarroyaríamo fórmulah interminable. I eço, amigo mío, çe lo debemoh a la literatura. Lee, imahina e inbenta. I luego, çi kiereh k-ehte mundo t-aga kaço, redúçelo a una mera fórmula ke nunka entiendan

(Ortografía andaluza según el modelo NHFOA -Norma Henerà Funçionà Ortográfika Andaluça- Tehto Paralelo Andalú-Kahteyano, por JM.Persánch)

 

-Traducción al Castellano-

¿Hay algo más simple que lanzar una moneda al aire? Y, sin embargo, ¿Puede alguien explicarme la lógica del azar? Se me ocurrió preguntárselo a mi amigo, un Doctor en ciencias empíricas llamado Hans de Oxford, me explicó una y otra vez, con fórmulas inconcebibles para mí, que el azar no existía, que la suerte y el destino eran inventos irracionales del hombre, y que todo se podía reducir a formulas matemáticas. Absorto, con cara de niño pequeño, como aquel que redescubre el placer de las primeras veces, yo atendía en silencio. Hans, muy seguro de sí mismo, me invitó a su laboratorio, uno de esos cuyo desorden indican la presencia de un genio, y luego abrió un cajón. Había empezado a lloviznar, y la escena se parecía por momentos a la del Doctor Frankenstein antes de crear vida. Extendió sus manos, ofreciéndome que tomara aquel pedazo de metal con botones de todos los colores.

-¡Tira una moneda al aire y pulsa el verde! -Me asusté y pulsé el botón erróneo.

-¡No! ¿Pero qué has hecho? -Mi susto se convirtió en pánico. Comenzó a llover con más fuerza. ¿Lo habría causado yo al pulsar aquel otro botón? Hans, visiblemente nervioso, me arrebató el aparatejo y dijo mirándome con ojos tristes: – ¿Ves? Aún no estáis listos para conocer la lógica del azar, por eso lo mantenemos en secreto en círculos científicos muy reducidos. Devolvió su invento al cajón. Salimos del laboratorio, y él comenzó a actuar como si nada hubiera pasado.

Al día siguiente, aún empeñado en descubrir la lógica del azar, lancé una moneda mil veces, y calculé porcentajes. Una semana después me puse a construir mi propia máquina de azar, inspirada en la de mi amigo Hans, le agregué un sin fin de botones. Inventé mis propias fórmulas y mi casa se convirtió en un laboratorio improvisado donde reinaba el desorden. Pasado un mes, invité a Hans a que viniera a cenar. Sería el momento perfecto para deslumbrarle con mi creación, y entrar en el círculo de los elegidos que juegan a ser Dioses. Aceptó. Cenamos comida casera que compré en un bar de la esquina. Charlamos y reimos hasta bien entrada la noche. Era el momento. Me excusé para ir al aseo y volví con mi máquina del azar reluciente entre las manos. Hans me miró y sonrió. -Ahora sí estás listo para la gran verdad.- Yo no entendía nada, ni siquiera le había probado la utilidad de mi máquina…

-Escúchame bien. El azar y el destino ciertamente son inventos irracionales. Nuestro inventos científicos previenen e incluso hacen la función que durante siglos hicieron los Oraculos, hechiceros, chamanes y brujas. Unos hablan de Dioses y otros nada. Buscamos incesantemente explicaciones a todo, e incluso acabamos creyéndonoslas. Pero lo cierto es, que es una suerte el poder hacerlo. Si no tuvieramos la capacidad de imaginar nunca desarrollaríamos fórmulas interminables. Y eso, amigo mío, se lo debemos a la literatura. Lee, imagina e inventa. Y luego, si quieres que este mundo te haga caso, redúcelo a una mera fórmula que nunca entiendan.

La cara y la cruz por Amparo Heredero Cervantes (España)

 Contacto: amparoheredero@gmail.com

Hay cosas en la vida a las que nunca podré acostumbrarme: el café con leche frío y los amantes aburridos; que se me deshaga la galleta al mojarla en la leche y perder a un amigo; que se me haga un agujero en el dedo gordo del calcetín y que me mientan; la cerveza tibia y las calumnias; las bocinas de los coches, los tubos de escape de las motos; la traición; el tuning; dormir con los pies destapados; los chillidos; los chirridos del alma; ver sufrir a un niño, a una niña; que alguien golpee a una mujer en el alma; “…volver del mercado con ganas de llorar”…; la soledad en compañía.

En cambio no podría vivir sin el ulular del viento a través de las hojas de los árboles; un beso; el canto de las tórtolas; la amistad; el canto de un grillo; el sonido del mar estrellándose contra las rocas; la confianza de un amigo; el olor de un buen café recién hecho o de un pan recién salido del horno; el abrazo de alguien muy especial; una taza de chocolate negro caliente; un reencuentro; una conversación frente a una buena comida; pasear con un amante y tomarle de la mano mientras, de repente te besa en plena calle bajo la mirada esquiva de los transeúntes; los amigos; las amigas; la intersección de dos caminos; el cambio de vía del tren de la vida; el olor de las sábanas recién puestas; una sonrisa sincera; este momento; la luna llena; las nubes; una mirada; una caracola de mar salida de las páginas en blanco de un libro; la confianza de un amigo, de una amiga;  el olor de la tierra mojada; el sonido de la lluvia; la tormenta; el trueno; el rayo; las buenas intenciones; el fuego de la chimenea; sentir la hierba bajo mis pies descalzos; andar por la arena de la playa; abrazar a un niño, a una niña;  el silencio de la noche; el ajetreo de un mercado a primera hora de la mañana; el sol…..un principio; un final.

Njongal jigeen por Mariela Lazo Nieto (México)

Contacto: papalotlmetztli@hotmail.com

La luna se escondió en el firmamento, el sufrimiento hizo recordar aquella noche: su abuela la tomó de la mano, caminaron unos minutos en silencio hasta que llegaron a los matorrales.

Dos mujeres la esperaban. 1 kilo de jabón negro y 5,000 francos cerraron el trato: el ritual milenario estaba por comenzar. Por fin conocería el secreto que guardaba la comunidad: “después del Njongal jigeen seré mujer digna”, pensaba.

Enseguida su curiosidad se volvió terror: estaba tirada sobre el piso terregoso, una mujer la inmovilizó, otra abrió sus pequeñas piernas, el vidrio cortó el trozo más íntimo de su carne. Una mano le tapaba la boca impidiéndole gritar, ni ese derecho dejaron. La abuela danzaba y rezaba alrededor festejando el honor recibido. Sangre y dolor de niña.

“Ahora eres una mujer pura”, dijo su abuela. La sangre fluía mientras la matrona zurcía los restos de los labios vaginales. Ella se desmayó, tanto era el dolor, insoportable.

Tanto como el que sentía ahora, con él penetrando su cuerpo. Lloraba mientras creció el sufrimiento. Sintió que se desvanecía… él, saciado, tomó la sábana ensangrentada y salió a mostrarla orgulloso. La abuela sonrió y caminó altiva por el centro del pueblo.

La decisión de Copista por Danny Echerri Garcés (Cuba)

Contacto:    dannyeg@uclv.edu.cu ;  psicologodanny@gmail.com

 Corredor  avanza por las paredes del laberinto. Controla su cuerpo y trata de no caer. El laberinto  se llena de camas y Corredor luce como un papel gastado. Detenido observa las camas y lo hacen pensar en Dios, o en una fuerza suprema que le regala una mejor vida:

- Por lo menos tendré una muerte cómoda.- se dice.

 Jugador sonríe. El pequeño laberinto en sus manos parece un tablero de Pinball. Ofrece varias opciones de juego. Él escogió desde siempre moverlas piezas para evitar la escapada“; pero ahora, como Corredor apenas lograba moverse,  escogió la opción “llenar de camas.” Corredor cae sobre el colchón más cercano, casi sin aliento. Jugador encontró una tarde el pequeño laberinto y también creyó en Dios o en una fuerza suprema. Su fuerte nunca había sido buscar y dentro de su laberinto, ahora que tenía el juego, su vida sería menos estéril. Podía jugar a ser omnipotente, por lo menos ante Corredor. En sus manos está -piensa- el darle una muerte tranquila.

Jugador nunca quiso investigar su origen; quién lo destinó al encierro y a jugar con Corredor. Se acomodó al juego y a la idea de que existe una fuerza suprema, a la que otros llaman Dios…  Ninguno de los dos morirá. Ellos no lo saben. Si muere Corredor sería el fin de Jugador; y éste tampoco se verá tentado a quitar las camas si un día se aburre. Esa opción, desde ya, muestra escasas posibilidades… Jugador de todas formas agradecerá siempre esa decisión, pues no se quedará sin compañía… Entonces, desde mi laberinto, escribiré, como hasta ahora, el futuro de cada personaje, viviendo bajo la amenaza de una voz que me llama Copista. La voz predestina y ordena. “Ya estoy cansado de Icaro y Ariadna”, dice… En mi universo de paredes grises y frías acato las instrucciones; y siento como me dice: “Copista” y grita que “su nombre es el que lee,” y que seguiremos los cuatro con vida, mientras no se aburra usted de leerme, desde su primigenio laberinto.

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Creación Literaria III: CUESTIONES DEL DESTINO Y LA SUERTE por José María Pérez Sánchez (Licenciado en Filologías Inglesa e Hispánica), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About JM.Persánch

ESPAÑOL -------------- Licenciado en filologías inglesa e hispánica por la Universidad de Cádiz; fue estudiante internacional en the University of Birmingham (Reino Unido), TA y estudiante internacional simultáneamente en Amherst College (EEUU, MA.); Doctor en Estudios Hispánicos porla Universidad de Cádiz. Mi área de investigación es interdisciplinar. Tengo interés en estudios culturales, estudios fílmicos, sociología e identidades comparadas, lengua y literatura, lingüística y el andaluz, entre otros temas. Actualmente soy instructor de español en la University of Kentucky (EEUU, KY), director fundador y coordinador del grupo literario palabras indiscretas , cónsul de la provincia de Cádiz (España) de poetas del mundo, editor de la revista literaria palabras indiscretas (RLPI) y colaborador permanente de la sección de estudios hispánicos y co-editor en la revista digital de humanidades Sarasuati. Hago de revisor en revistas académicas como Nomenclatura, LL Journal y UDP. * * * * * ENGLISH --------------- I graduated in both English and Hispanic Philology at Universidad de Cádiz, Spain, previously an International Student at the University of Birmingham (England, U.K) in 2005-06, and in 2006-07 simultaneously TA and International Student at Amherst College (MA, U.S.A.). PhD in Hispanic Studies from the Universidad de Cádiz, Spain. My research field is interdisciplinary, the objects of which are the Latino and White identities in Films. I am interested in Cultural Studies, Film Studies, Sociology and Comparative Identities, Language and Literature, and Andaluz among other subjects. Currently, I am Instructor of Spanish at the University of Kentucky (KY, U.S.A.), Founding Director and project co-ordinator of the Literary Group Palabras Indiscretas (GLPI), Consul of the Province of Cadiz for Poetas del Mundo, Editor of the Literary Journal Palabras Indiscretas (RLPI), and permanent contributor to Hispanic Studies and Co-editor for the e-Journal of Humanities Sarasuati. And Revisor Peers Review in academic journals such as Nomenclatura, LL Journal and UDP. * * * * *

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD