Creación Literaria IX: Del día a día

 

 

 

 

 

 

 

LA KAÇA (Tehto en andalú) por JM. Persánch

 * * * * *

- Ortografía andaluza según el modelo N.H.F.O.A. Norma Henerà Funçionà Ortográfika Andaluça, por JM.Persánch-

 * * * * *

Çe bendería la kaça? ká mañana Damián i Adriana dehpertaban kon la mihma iluçión: benderían la kaça i empeçarían una bía nueba. A peçà de çè la kaça en ke bibieron tó çu bía i ke çu infançia ehtaba preçente en ká rekobeko, Damián i çu ermana Adriana ehtaban determináo a açehlo. Beían en eyo la únika poçibilidá pà pagà unah deuda kontraía kon barioh prehtamihta dehde ke çe kearon çin trabaho. Damián trabahó durante máh de dieh año komo peón de la kohtruçión i çabía buhkarçe la bía çin ehtudio ni ná. Çu ermana ç-enkontraba en la mihma çituaçión, çin trabaho i çin ehtudio, empeçó unoh kurço formaçión profeçionà ke nunka akabó i ara çe beía aboká a ofreçerçe pà limpià ehkalera, i kuidà ançianoh i niño. Laura i çu ermano Çebahtián no opinaban iwà i kerían çeguì bibiendo ayí. Pero tóh tenían argo en komún, eran ermano, çortero, i kompartían la kaça erençia de çuh pare. En prinçipio, Laura i Çebahtián trataron de kombençè a çuh ermano Damián i Adriana de ke bendehla no çorbentaría çuh problema i ke pokoh mese dehpué borberían a-nkontrarçe en çirkuhtançiah idéntika. En bihta de la inçihtençia de ambo, deçidieron açehle una oferta pà komprahle çuh parte, ke fue rexaçá der tirón pà no çentirçe inferiore. Anteh del konflihto por la benta la kaça, çe ayudaban unoh a otro, pero la relaçión çe degradó ahta kaçi no dirihirçe la palabra. Laura i Sebahtián eran funçionario, no tenían deudah i çe negaban a bendè la kaça erençia de suh pare pà ipotekarçe en otra çin oloreh ni rekuerdo…


* * * * *

LA CASA (Texto en Castellano) por JM. Persánch

* * * * *

¿Se vendería la casa? cada mañana Damián y Adriana despertaban con la misma ilusión, venderían la casa y empezarían una vida nueva. A pesar de ser la casa en la que vivieron durante toda su vida y que su infancia estaba presente en cada recoveco, Damián y su hermana Adriana estaban determinados a hacerlo. Veían en ello la única posibilidad de pagar unas deudas contraídas con varios prestamistas desde que se quedaron sin trabajo. Damián trabajó durante más de diez años como peón de la construcción y sabía buscarse la vida sin estudios algunos. Su hermana se encontraba en la misma situación, sin trabajo y sin estudios, empezó unos cursos de formación profesional que nunca acabó y ahora se veía abocada a ofrecerse para limpiar escaleras y cuidar ancianos y niños. Laura y su hermano Sebastián no opinaban igual y querían seguir viviendo allí. Pero todos tenían algo en común, eran hermanos, solteros, y compartían la casa herencia de sus padres. En principio, Laura y Sebastián trataron de convencer a sus hermanos Damián y Adriana de que venderla no solventaría sus problemas y que pocos meses después volverían a encontrarse en circunstancias idénticas. En vista de la insistencia de ambos, decidieron hacerles una oferta para comprarles su parte, que fue rechazada de inmediato para no sentirse inferiores. Antes del conflicto por la venta de la casa, se ayudaban unos a otros, pero la relación se degradó hasta casi no dirigirse la palabra. Laura y Sebastián eran funcionarios, no tenían deudas y se negaban a vender la casa herencia de sus padres para hipotecarse en otra sin olores ni recuerdos…

 

 

 

 

 

 

 

 

* * * * *

MARTA por Mabel Zaves

* * * * *

Esta tarde, como todas las tardes, Marta sigue su ritual y se pone el vestido blanco de baile, se ajusta las zapatillas, se recoge el pelo en un moño y se coloca la redecilla con unas horquillas. Está contenta porque ha conseguido hacerlo sola y cuando se presenta ante su público fiel (su padre, su madre y su hermana Carol), éste la alaba, aplaude y toma asiento como cada día para disfrutar de la función.

 

Entonces, Marta pone su música favorita y se sitúa en el centro de la habitación, frente a un gran espejo, e inicia los primeros compases del baile. Durante dos horas, repite su un, dos, tres a cada paso (antiguo o nuevo), mientras se acompaña de movimientos armoniosos. Su mente se traslada al escenario del gran teatro de la ciudad y se entrega, como la mejor de las bailarinas preparando el debut.

 

El público se emociona, la anima y aplaude a rabiar ante cada esfuerzo que observa. Entonces, ella sonríe y continúa, como si el tiempo se hubiera detenido en ese instante que vive, mágico. En ese momento, en el que se siente la estrella más brillante del firmamento, sin sospechar que ella es el mismo firmamento. Cuando termina, saluda con una leve flexión y dibuja un arco.

 

Mas hoy es un día especial, porque tiene su primera cita en el gran teatro de la ciudad, con el que sueña desde los cuatro años (ahora tiene diez) y se entrega a su ritual, sola, como cada tarde, ante la mirada atenta de su madre, siempre presta para ayudarle con el toque final. Da vida al firmamento con su nuevo traje de bailarina, celeste con destellos dorados. Entre bastidores, ella se prepara para la actuación.

 

El telón está bajado todavía, se sitúa en el centro del escenario (es la bailarina principal) y las compañeras van llenando los espacios cuando escuchan las primeras notas. Se preparan. Mientras, va subiendo el telón, lentamente. Mira a la primera fila y allí está su público fiel, como cada día, y se imagina frente al gran espejo de aquella habitación que tanto ama.

 

Se hace el silencio en el teatro y cuando la música adquiere protagonismo, se inician los primeros compases del baile. Internamente, Marta se transporta hasta ese firmamento que tanto ha soñado y baila entregada, dando vida y luz a las compañeras. Deja atrás su ligera limitación por discapacidad intelectual y los sacrificios, trayendo al primer plano la perseverancia y viendo, a cada paso, sus sueños convertidos en realidad.

 

Durante esta tarde, cambia el traje gastado de los ensayos diarios por el nuevo traje que luce y se deja seducir por la música, y el ambiente. Como cada tarde, su cuerpo menudo, tan ligero como una pluma, se desliza por el escenario con naturalidad, junto a sus compañeras y marca los movimientos más armoniosos, próximos a la perfección de la bailarina que quiere ser.

 

De pronto, se vuelve a hacer un breve silencio; la música marca los últimos compases y la apoteosis final. Los aplausos suenan atronadores e invaden el espacio, hasta el escenario: el público se pone en pie. El telón desciende y asciende, despacio, para mostrar al cuerpo de baile que flanquea a su bailarina. Como cada tarde, Marta sonríe, saluda con una leve flexión y dibuja un arco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA MESITA Y SUS FOTOS por Graciela Giráldez   

Contacto: giraldez_graciela@hotmail.com

* * * * *

Día tras día Daniel va a casa de Susana recorriendo esas calles de anchas aceras,  donde el sol no logra penetrar por los frondosos árboles que custodian el paisaje.

“Es magnífico ver como en pleno verano y siendo las tres de la tarde por esta calle se respira frescura” pensaba Daniel mientras una pequeña brisa se escurría entre los árboles haciendo temblar sus hojas.

Llegó a casa de Susana como el frescor del día, en su mano derecha un ramo de violetas hacia brillar los ojos azules de Susana. Daniel era su nieto pequeño, venía todas las tardes a compartir sus historias y una taza de té. Con él se sentía escuchada y reconfortada ante la mirada de asombro por sus narraciones.

Hoy Daniel no se sentó como siempre, en el sillón de la derecha a esperar que su abuela viniera con el té. Fue directamente a una mesita llena de fotos que Susana tiene a un costado del salón, no escondida pero si alejada del resto de los muebles.  Tomó una que llamó su atención, en blanco y negro, desteñida por el tiempo con bordes blanco y fileteado. Un señor con gafas, vestido de oficial  portaba un sombrero rarísimo, observó al detalle sus botas y el uniforme pero no podía reconocer quien era.

Una voz desde la cocina asomó por la puerta diciendo:

-Es Alfonso, un novio que tuve allá… por mi juventud-.

< ¡Claro como iba a conocerlo!> pensó Daniel incómodo por haber sido descubierto. Dejó la foto  y se sentó en el sofá de la derecha a esperar el té que ya no tardaría.

Al momento, llegó Susana con el té. Humeaba la tetera, las tacitas rechinaban al paso de Susana. La azucarera se deslizaba de un extremo al otro de la bandeja, producto de los temblores que Susana sufría hacía un tiempo. Cuando Daniel vio a su abuela, le tomó las manos y juntos posaron la bandeja sobre la mesa.

Susana sirvió el té mirando por un momento a su nieto y esbozó una sonrisa, le acercó la azucarera para que él se pusiera los terrones que deseaba. Mientras Daniel revolvía el té formando espirales con la cucharilla le preguntó a su abuela:

-¿Cómo lo haces?-

-El ¿qué?- contestó su abuela-.

-El saber donde estoy a cada minuto. Es como si me estuvieras mirando-.

-Te conozco más de lo que te imaginas.  Aparte  cada lugar de esta casa, suena distinto-. Contestó Susana con una sonrisa.

Daniel bebió un sorbo de té, hecho de finas hebras con un toque de limón, el calor de la infusión entibió sus labios dulcemente y dibujando una sonrisa por la ocurrente respuesta de su abuela,  siguió escuchando las historias de las fotos de la mesita.

-Mira-. Dijo la abuela acercándose a la mesita y tomando la foto de Alfonso. -Por ejemplo esta foto hace ruido a melancolía, Alfonso fue como te dije antes un novio mío, el primero que me besó y fue un beso de despedida porque se fue a la guerra. Esta foto me la mandó desde donde estaba. Ves, Daniel- dijo llamando la atención  de su nieto y acercándole  la foto-. Esta es la puerta del cuartel donde dormían, tiene un dedicatoria muy bonita que recuerdo como si fuera hoy: “Desde aquí te escribo amada mía, para decirte que el sabor dulce de tu beso lo guardo en mis labios,  ansío el regreso para volver a tenerte entre mis brazos, para que mis labios vuelvan a sentir el sabor suave de tu piel”-. Al terminar colocó la foto en su lugar y miró a su nieto con ojos húmedos de emoción.

-¿Y las demás? La curiosidad picaba a Daniel por saber el secreto de la mesita.

Observaba a su abuela que estaba parada junto a la ventana y un rayo de sol iluminaba su cara, sus facciones regordetas marcaban el paso del tiempo, su pelo envolvía mágicos recuerdos que de su mente brotaban a medida que Daniel le preguntaba. Sus manos temblorosas y sedosas con leves deformaciones tomaban cada retrato con un cuidado amoroso, hasta que llegó a la última. Miró la foto detenidamente y observó a Daniel que estaba sentado en el sofá semi-recostado con una mano en la barbilla, miró al detalle  la postura de su mano, el dedo pulgar sosteniendo la barbilla, el índice  jugando con un bigote que Daniel no tenia pero sí tenia el señor de la foto, y el dedo mayor dibujaba la pícara sonrisa que asomaba siempre en los labios de ambos.

Susana no pudo contener las lágrimas que se agolpaban en sus lagrimales por querer salir a mostrar esa pena que su alma escondía.  Entre llantos y  sonrisas dijo:

-Te pareces mucho a él. Esta última foto suena a amor, pena, tristeza, alegría,  abandono, compañía. Suena a muchos sentimientos, que a lo largo de mi vida marcaron  mi corazón. Tú Daniel, te pareces tanto a él. Eres paciente, atento, tus gestos todos, me retractan su presencia. La postura de tu mano, el detalle de las violetas de cada día, en fin, puedo seguir relatando las similitudes que tienes con él.-  Colocó el marco en su lugar y secándose las lágrimas se acercó al sofá para beber su té. Se acomodo en el bajo la atenta mirada de su nieto y después de saborear el té casi frío como a ella le gustaba. Miró a Daniel a los ojos  que deseosos preguntaban: “¿quién era el señor de esa foto, que tanto amor provocaba en las palabras de su abuela?”.

-El señor de la foto es tu abuelo, que murió el mismo día que nació tu padre, al igual que tú, que naciste el mismo día que murió tu padre. Comprendes Daniel, tienes muchas cosas en común con tu abuelo, no sólo en lo físico, sino también en las casualidades de la vida, que es tan compleja.

Terminaron el té cuando el reloj cantaba las seis de la tarde. Daniel contento por saber más cosas de su abuela y desvelar el secreto de las fotos de la mesita. Salió de la casa de Susana para volver al otro día, justo a las tres de la tarde, para escuchar otra historia de un rincón de esa casa que sabe a recuerdo.

 

Publicado en la Revista Brotes Digital Nº 12 del año 2012

y en la Revista Literaria Palabras Indiscretas nº 3 del año  2011

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Creación Literaria IX: Del día a día por José María Pérez Sánchez (Licenciado en Filologías Inglesa e Hispánica), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About JM.Persánch

ESPAÑOL -------------- Licenciado en filologías inglesa e hispánica por la Universidad de Cádiz; fue estudiante internacional en the University of Birmingham (Reino Unido), TA y estudiante internacional simultáneamente en Amherst College (EEUU, MA.); Doctor en Estudios Hispánicos porla Universidad de Cádiz. Mi área de investigación es interdisciplinar. Tengo interés en estudios culturales, estudios fílmicos, sociología e identidades comparadas, lengua y literatura, lingüística y el andaluz, entre otros temas. Actualmente soy instructor de español en la University of Kentucky (EEUU, KY), director fundador y coordinador del grupo literario palabras indiscretas , cónsul de la provincia de Cádiz (España) de poetas del mundo, editor de la revista literaria palabras indiscretas (RLPI) y colaborador permanente de la sección de estudios hispánicos y co-editor en la revista digital de humanidades Sarasuati. Hago de revisor en revistas académicas como Nomenclatura, LL Journal y UDP. * * * * * ENGLISH --------------- I graduated in both English and Hispanic Philology at Universidad de Cádiz, Spain, previously an International Student at the University of Birmingham (England, U.K) in 2005-06, and in 2006-07 simultaneously TA and International Student at Amherst College (MA, U.S.A.). PhD in Hispanic Studies from the Universidad de Cádiz, Spain. My research field is interdisciplinary, the objects of which are the Latino and White identities in Films. I am interested in Cultural Studies, Film Studies, Sociology and Comparative Identities, Language and Literature, and Andaluz among other subjects. Currently, I am Instructor of Spanish at the University of Kentucky (KY, U.S.A.), Founding Director and project co-ordinator of the Literary Group Palabras Indiscretas (GLPI), Consul of the Province of Cadiz for Poetas del Mundo, Editor of the Literary Journal Palabras Indiscretas (RLPI), and permanent contributor to Hispanic Studies and Co-editor for the e-Journal of Humanities Sarasuati. And Revisor Peers Review in academic journals such as Nomenclatura, LL Journal and UDP. * * * * *

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD