Creación Literaria V: VOLVIENDO A LOS ORÍGENES

Tehto en andalú

(Ortografía andaluza según el modelo NHFOA -Norma Henerà Funçionà Ortográfika Andaluça -Tehto paralelo andalú-kahteyano, por JM. Persánch)

Er profeta i er biahero merkante por JM. Persánch

 Contacto persanch@sarasuati.com

kuando er biahero merkante yegó ar pobláo, keó impreçionáo. Lah kaça barro d-ehta tribu la amaçonía no tenían bentana. Una muxedumbre çalió a çu enkuentro. Enbuertoh en arapoh i piele dehprendían un olò a muerte. -Me aré de oro! tengo koloniah i martiyo- pençó. En frente çuya, un ombre de larga barba blanka komençaba ahità un fému de animà k-açía lah beçe de bahtón. – Ambarúa! ¡Ambarúa! kenawa tè çaçahía- Er biahero, inmóvì, komençaba çentì un poko miéo, pueh era çupehtiçioço i kreía profundamente en loh xamane, konjuroh i máhia negra. -Ambarúa! Hinaçu ima kete!- la bó reçia del ançiano kreçía en intençidá. Loh ardeano, komo çi çupieran ke er biahero merkante yegaría, komençaron a dançà arrededò de amboh formando un çírkulo. Lentamente, er merkante çe yebó lah mano a çuh borçiyo. En uno tenía un teléfono móvì i en el otro una lintehna. Ambah koça çin batería, pero pençó ke kiçá podría ofreçehlo komo ohçekio ar xamán. Er çírkulo çe iba reduçiendo, ka bé má çerka de ambo, ara tó repetían al uníçono lah palabra der xamán. Un pekeño tik en la piehna er merkante delataba nerbiosihmo. Trah un gorpe der femù en er çuelo porboriento çeçaron loh baileh i kante. Toh inkaron la rodiya e inklinaron la kabeça. Çólo-ntonçe, er xaman diho kon rohtro çerio i bó çerena:

-No tema. No te aremo ná çi te bá por donde ah benío baho huramento de no regreçà hamá.

- Ablah mi lenwa? ¿ónde la-prendío? -Er biahero merkante mohtraba çu açombro abriendo loç oho d-un gorpe.

- No keremoh ná tuyo. Ni de tu çibiliçaçión. No noh açen farta. Eço eh tó lo ke debeh çabè.

-Kómo çabeh ke çoi un merkante?

- En la çibiliçaçión de la ke bieneh tóh çoih merkante. No tenéih reparo a la ora talà árbole pa bendè papè, kontaminà el aire pa biahà, o bendè el arma ar diablo si kon eyo se konsige podè i dinero. Dinero eh lo úniko ke oh intereça. Akí ná d-eço te çerbirá. Por eço ah d-irte.

- Eço no-h çierto. Kreo en Dió… no eh mi kurpa çi er mundo-htá exo ahín.

- Çin embargo yo no kreo-n eçe Dió, i çí eh mi kurpa ke mi ardea çea ahín.

- ¿No kreeh en Dió?

- No en buehtro Dió.

- ¿I tú kién ere? ¿Kómo te yama?

- Fuí biahero merkante i, anke lo pretendía, no çupe kambià er mundo. Uí de tó.

- Me iré a kambio de ke me diga tu nombre.

- En mi ardea no tenemoh nombre. No kohtruimoh ego, çomoh ombre. Ambarúa! Hinaçu ima kete!

Loh ardeano reanudaron çuh dança. Er xamán arçó el weço i dió la ehparda ar merkante. Éhte, temeroço, uyó der pobláo. Kreía abè aprendío d-eça ehperiençia míhtika, i çe prometió ke trataría de kambià er mundo. Meçeh dehpué çe iço ehkritò i bendió mileh de kopia de çu libro er profeta.

(No debió aprendè ná de aquer xamán…)

Texto en Castellano

El profeta y el viajero mercante por JM. Persánch

Cuando el viajero mercante llegó al poblado, quedó impresionado. Las casas  de barro de esta tribu de la amazonía no tenían ventanas. Una muchedumbre salió a su encuentro. Envueltos en harapos y pieles desprendían un olor a muerte. -¡Me haré de oro! tengo colonia y martillos- pensó. En frente suya, un hombre de larga barba blanca comenzaba a agitar un fémur de animal que hacía las veces de bastón. – ¡Ambarúa! ¡Ambarúa! kenawa tè sasahía- El viajero, inmóvil, comenzaba a sentir un podo de miedo, pues era supesticioso y creía profundamente en los chamanes, conjuros y mágia negra. -¡Ambarúa! ¡hinasu ima kete!- la voz recia del anciano crecía en intensidad. Los aldeanos, como si supieran que el viajero mercante llegaría, comenzaron a danzar alrededor de ambos formando un círculo. Lentamente, el mercante se llevó las manos a sus bolsillos. En uno tenía un teléfono móvil y en el otro una linterna. Ambos estaban sin baterías, pero pensó que quizás podría ofrecerlos como obsequio al chamán. El círculo se iba reduciendo, cada vez más cerca de ambos, ahora todos repetían al unísono las palabras del chamán. Un pequeño tic en la pierna del mercante delataba nerviosismo. Tras un golpe del fémur en el suelo polvoriento cesaron los bailes y cantes. Todos hincaron la rodilla e inclinaron la cabeza. Entonces, el chaman dijo con rostro serio y voz serena:

-No temas. No te haremos nada si te vas por donde has venido bajo el juramento de no regresar jamás.

- ¿Hablas mi lengua? ¿Dónde la aprendiste? -El viajero mercante mostraba asombro con sus ojos abiertos.

- No queremos nada tuyo. Ni de tu civilización. No nos hacen falta. Eso es todo lo que debes saber.

-¿Cómo sabes que soy un mercante?

- En la civilización de la que vienes todos sois mercantes. No tenéis reparo a la hora de talar árboles para vender papel, contaminar el aire para viajar, o vender el alma al diablo si con ello se consigue poder y dinero. Dinero es lo único que os interesa. Aquí nada de eso te servirá. Por eso has de irte.

- Eso no es cierto. Creo en Dios… no es mi culpa si el mundo es así.

- Sin embargo yo no creo en ese Dios, y sí es mi culpa que mi aldea sea así.

- ¿No crees en Dios?

- No en vuestro Dios.

- ¿Quién eres? ¿Tienes nombre?

- Fuí viajero mercante y, aunque lo pretendía, no supe cambiar el mundo. Huí de todo.

- Me iré a cambio de que me digas tu nombre.

- En mi aldea no tenemos nombres. No tenemos construimos egos. Somos hombres. ¡Ambarúa! ¡hinasu ima kete!

Los aldeanos reanudaron sus danzas. El chamán alzó el hueso y dió la espalda al mercante. El mercante, temeroso, huyó del poblado. Creía haber aprendido de esa experiencia mística, y se prometió que trataría de cambiar el mundo. Meses después se hizo escritor y vendió miles de copias de su libro el profeta.

(No debió aprender nada de aquel chamán…)

Tehto en andalú

Er tehón d´la parma por Juan Arjona Leyva “Ectum”

(Ortografía andaluza según el modelo NHFOA -Norma Henerà Funsionà Ortográfika Andalusa -Tehto paralelo andalú-kahteyano, por JM. Persánch)

    Juan Arjona Leyva nació en la ciudad de Málaga en la que reside, aunque toda su vida está comprometida con el pueblo de Villanueva de la Concepción, en donde transcurrieron sus primeros diecisiete años hasta el comienzo de su dilatada vida de maestro.
Ha ejercido su docencia en sitios tan dispares como Andorra y Tánger, además de Málaga, Los Molares de Sevilla, Casabermeja, Villanueva de la Concepción y Antequera, habiendo recibido el agradecido homenaje a su retiro en Villanueva de la Concepción. Es cofundador del Festival de Verdiales de este pueblo, poeta dialectal, pintor y un gran amante de la naturaleza. Ha dado a luz innumerables canciones didácticas. Él mismo se define como aprendiz de todo y maestro de nada, aunque sus alumnos de todas las edades hablan a menudo de lo especial de sus métodos pedagógicos. Es coautor del Método de Lectura A.L.I. (Automatismo Lector Individual). También ha escrito “Poemas infantiles para padres”.
Es Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Más sobre este autor en su sitio web http://perso.wanadoo.es/ectum/

* * * * *

    Akeya noxe yobía a kántaro. En la pekeña ardea Gwananaribo kasi tó loh índio se abían puehto a kubierto baho suh artíhtikah xosa parma. Lah muhere i loh niño se abían guaresío en la parte máh abrigá la xosa komunà, mientrah ke loh ombre, baho er borde la texumbre se dihtraían dando patáh a loh xorro agua pa mohà ar dar láo, i éhte asía lo propio mientrah trataba sin ésito de proteherse loh sarpikone. Argunoh mahkaban la purpa de koka. Dehpabiláh por el efehto la droga, kon el arma atrebía bolando por entre lah kopa loh árbole ar tiempo ke ehkibaban loh demonioh oloroso ke el ombre blanco dejaba kaè  dehde su abión, gran páharo según eyo, sobre loh sabio der pobláo. Pero, nadie sabía rearmente de ónde benía ese desagradable olò. Loh máh simple konfiaban en el ésito de loh ehpírituh liberáo (eyoh mismo en estáo alienasión kuando llebaban barioh día mahkando koka). La purpa koka era en Gwananaribo argo ahín komo er pan pa la sosiedá ohsidentà o el arró en la orientà. No asía daño a nadie. En kambio, akababa kon loh dolore kabesa, ke se produsían en loh día de yubia komo éhte dehde el amanesè ahta la noxe serrá.

Loh niño interrumpieron a loh mayore i, krusando baho loh xorro agua, salieron intrigáo, pohtrándose interesáo arre-edò Arrawi: er kontaò kuento…

“… i er tehón, komo no sabía yorà…”

- ¿Ke ké? ¡Repite dehde er prinsipio por favò, Arrawi, por favoò repite!

I el indio, a kien suh ehkaso beinte año no le impedían sè er mejon contaó kuento por suh fantaisoh relato, ke, entre otro, ablaban de ombreh blanko benío de mu leho, leh respondió:

- Mehò mañana, si no yuebe, oh yebaré a bè la kueba er tehón i, ayí, sobre et terreno, komensaré de nuebo la ihtoria. Anke siempre oh kedáih distraío i no aprendéih ná.

- Eso é porke loh mayore no sabéi enseñàhno.

- ¿I kuándo bamo dà klase serbatana?

- ¡Eso! !Eso!

- ¡Sí! Repitieron tó.

I poko a poko se fueron apagando lah bose loh niño. I luego loh sonío la serba. I ayí kedaron tóh, porke en lah tribu Igwazú no se konose el insohnio.

Texto en Castellano

El tejón de la palma por Juan Arjona Leyva

Aquella noche llovía a cántaros. En la pequeña aldea de Gwananaribo casi todos los índios se habían puesto a cubierto bajo sus artísticas chozas de palma. Las mujeres y los niños se habían guarecido en la parte más abrigada de la choza comunal, mientras que los hombres, bajo el borde de la techumbre se distraían dando patadas a los chorros de agua para mojar al de al lado, y éste hacía lo propio mientras trataba sin éxito de protegerse de los salpicones. Algunos mascaban la pulpa de coca. Despabilados por el efecto de la droga, con el alma atrevida volando por entre las copas de los árboles al tiempo que esquivaban los demonios olorosos que el hombre blanco dejaba caer  desde su avión sobre los sabios del poblado. Pero, nadie sabía realmente de dónde venía ese desagradable olor. Los más simples confiaban en el éxito de los espíritus liberados (ellos mismos en estado de alienación cuando llevaban varios días mascando coca). La pulpa de coca era en Gwananaribo algo así como el pan en la sociedad occidental o el arroz en la oriental. No hacía daño a nadie. En cambio, acababa con los dolores de cabeza, que se producían en los días de lluvia como éste desde el amanecer hasta la noche cerrada.

Los niños interrumpieron a los mayores y, cruzando bajo los chorros de agua, salieron intrigados, postrándose interesados alrededor de Arrawi: el contador de cuentos…

“… y el tejón, como no sabía llorar…”

- ¿Que qué? ¡Repite desde el principio por favor, Arrawi, por favor repite!

Y el indio, a quien sus escasos veinte años no le impedían ser el mejor contador de cuentos por sus fantaisos relatos que, entre otros, hablaban de hombres blancos venidos de muy lejos, les respondió:

- Mejor mañana, si no llueve, os llevaré a ver la cueva del tejón y, allí, sobre el terreno, comenzaré de nuevo la historia. Aunque siempre os quedáis distraídos y no aprendéis nada.

- Eso es porque los mayores no sabéis enseñarnos.

- ¿Cuándo vamos a dar clase de cerbatana?

- ¡Eso! !Eso!

- ¡Sí! Repitieron todos.

Y poco a poco se fueron apagando las voces de los niños. Y luego los sonidos de la selva. Y allí quedaron todos, porque en las tribus Igwazú no se conoce el insomnio.

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Creación Literaria V: VOLVIENDO A LOS ORÍGENES por José María Pérez Sánchez (Licenciado en Filologías Inglesa e Hispánica), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About JM.Persánch

ESPAÑOL -------------- Licenciado en filologías inglesa e hispánica por la Universidad de Cádiz; fue estudiante internacional en the University of Birmingham (Reino Unido), TA y estudiante internacional simultáneamente en Amherst College (EEUU, MA.); Doctor en Estudios Hispánicos porla Universidad de Cádiz. Mi área de investigación es interdisciplinar. Tengo interés en estudios culturales, estudios fílmicos, sociología e identidades comparadas, lengua y literatura, lingüística y el andaluz, entre otros temas. Actualmente soy instructor de español en la University of Kentucky (EEUU, KY), director fundador y coordinador del grupo literario palabras indiscretas , cónsul de la provincia de Cádiz (España) de poetas del mundo, editor de la revista literaria palabras indiscretas (RLPI) y colaborador permanente de la sección de estudios hispánicos y co-editor en la revista digital de humanidades Sarasuati. Hago de revisor en revistas académicas como Nomenclatura, LL Journal y UDP. * * * * * ENGLISH --------------- I graduated in both English and Hispanic Philology at Universidad de Cádiz, Spain, previously an International Student at the University of Birmingham (England, U.K) in 2005-06, and in 2006-07 simultaneously TA and International Student at Amherst College (MA, U.S.A.). PhD in Hispanic Studies from the Universidad de Cádiz, Spain. My research field is interdisciplinary, the objects of which are the Latino and White identities in Films. I am interested in Cultural Studies, Film Studies, Sociology and Comparative Identities, Language and Literature, and Andaluz among other subjects. Currently, I am Instructor of Spanish at the University of Kentucky (KY, U.S.A.), Founding Director and project co-ordinator of the Literary Group Palabras Indiscretas (GLPI), Consul of the Province of Cadiz for Poetas del Mundo, Editor of the Literary Journal Palabras Indiscretas (RLPI), and permanent contributor to Hispanic Studies and Co-editor for the e-Journal of Humanities Sarasuati. And Revisor Peers Review in academic journals such as Nomenclatura, LL Journal and UDP. * * * * *

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD