Crónicas de la America profunda, de J. Bageant.

 

Cronicas de la America Profunda

     Joe Bageant es uno de estos nuevos nuevos-periodistas que, tras muchas décadas en el mundo de los medios,  está dotando al nuevo periodismo de una frescura y sinceridad muy poco habitual. En sus Crónicas de la America profunda (Deer Hunting with Jesus. Dipatches from America’s class work), Bageant nos da una visión muy personal y critica de la clase obrera estadounidense. Aunque se centra mucho en la descripción de la clase trabajadora blanca de su pueblo natal (Winchester, Virginia), en sí su libro es una descripción de un colectivo que se encuentra desperdigado por todo el sur, lo que él llama la America Profunda. Además, muchas de sus alusiones no solamente se pueden entender en un contexto americano, sino que Internacional. Muchos son los temas que toca en esta descripción casi etnográfica de la sociedad americana, comenzando por las implicaciones que conllevan pertener a esta clase social, pasando por su forma de vida (en casas modulares o caravana) o tocando temas tan espinosos para la cultura americana como la posesión de armas, la seguridad social, el militarismo/patriotismo americano o la religión. Esta visión global parte de un autor que no solamente se implica personalmente con este grupo social, sino que se considera como parte del mismo. Así pues, la crítica pseudo-liberal que engloba todo el libro se une con un cariño y una ternura hacia unas gentes que, por razones aun dificiles de entender, están ensimismados en el famoso sueño americano.

 

     La clase obrera blanca es un grupo social mayoritario en los EEUU, pero que por alguna causa no dispone de los medios de presión que por ejemplo sí tienen los colectivos negros o chicanos.  Posiblemente, la causa de esta despreocupación por los problemas que sufren la clase trabajadora se deba al simple hecho de que ellos mismo consideran que no tienen ningun problema. La época actual se caracteriza en que la clase trabajadora vive por encima de sus posibilidades verdaderas. La era del consumo masivo, en la que todo el mundo tiene que tener un gran coche (aunque vaya al trabajo andando), una bonita casa en propiedad (aunque tus padres hayan vivido de alquiler toda la vida), un ordenador (aunque eso de Internet te suene a peli de ciencia ficción) … nos ha llevado a que un hogar con dos o tres (hay personas que tienen dos trabajos a la vez) sueldos sean incapaces de soportar la carga economica que la sociedad norteamericana actual implica: Hipoteca, asistencia sanitaria, medicinas, alimentación … Generaciones anteriores, con mucho menos dinero, han vivido mucho mejor. Lo más curioso de todo, y que J. Bageant recalca una y otra vez a lo largo de su discurso, es que este colectivo no se queja de su situación: La ve como algo normal. Después de trabajar 50 o más horas semanales, después de sufrir dolores constantes por el tipo de trabajo no cualificado que tienen que hacer, después de sufrir para llegar a fin de mes porque la hipoteca de su casa (cuyo valor inmobiliario desciende desde el primer día que las compran, por su situación geográfica o la mala calidad de sus materiales) les come todo el salario, después de desenbolsar grandes cantidades de dinero para fármacos y asistencia médica … después de todo eso … encima se sienten orgullosos de su estilo de vida. ¿Porqué? Pues por que aun creen que, si siguen trabajando, llegarán a alcanzar ese mitificado American Dream que toda la clase obrera anela. Además, nos encontramos con una clase obrera que no solo parece estar contenta con su pobre situación, sino que, paradójicamente, defiende el sistema politico-económico que crea dicha situación. Este colectivo se identifica con el partido republicano y sus ideales. Así pues, satanizan a los sindicatos, a los que consideran un grupo de vagos sin ganas de trabajar. Están completamente en contra de cualquier subsidio de paro o ayuda al desempleado. No hay nada peor que recibir limosna del estado. Aceptar dinero por no trabajar se ve como fracasar en la vida, casi es mejor que el banco te quite la casa y te quedes durmiendo en la calle que aceptar un dolar por no trabajar. Esta mentalidad del trabajo purifica el alma está claramente relacionada con una fuerte base religiosa, especialmente calvinista. El papel de la religión es tan importante, que en muchas ocasiones, para muchos integrantes de este grupo social, el estado tendría que estar supeditado a los Dictámenes del señor. No es de extrañar la aceptación de telepredicadores y demás curas populistas que defiendan ataques nucleares a los representantes del demonio en Iraq (aunque la mayoria no sepa, ni sabrá nunca donde está ese país). Si a todo esto le sumamos unos niveles de analfabetización funcional alarmantes (unos 90 millones de norteamericanos adultos), pues esta clase social se determina por sus casi nulos niveles de estudios (dejan pronto la escuela para casarse y trabajar), nos encontramos con un colectivo muy característico y paradojico.

 

     J. Bageant no critica al grupo social por ser como es. Él mismo considera que, si no fuese porque se escapó al oeste de jóven, donde estudió en la universidad y trabajó de periodista, sería un miembro más dentro de dicho grupo. Incluso iria más lejos, como describe a amigos suyos de juventud, nos los muestra con cariño y ternura. Los considera unos zoquetes, personal y intelectualmente, pero no los culpa de su manera de ser. Su crítica más agria es hacia un sistema, el americano, que no solo es capaz de permitir este tipo de injusticias, sino que además las alienta. Critica al partido demócrata, y a los liberales yankis, que han sido incapaces de hacerse entender por este colectivo. Critica a los medios de comunicación, que no hacen más que manipular a estas gentes sin estudios ni espiritu crítico a través de simples premisas fundamentalistas que hacen que se identifiquen con una imagen prediseñada. Puede que G. W. Bush no tenga nada que ver con este colectivo, pero habla como ellos, anda como ellos y, en ocasiones, se comporta como ellos. La maquinaria politco-propagandistica ya se encarga de enfocar un tipo imagen hacia un colectivo muy importante a la hora de votar en las eleeciones presidenciales. El partido republicano y sus medios de comunicación afines (La FOX …) han sabido crear un marco (siguiendo las premisas de G. Lakoff en su No pienses en un Elefante) en el que este colectivo se siente cómodo: Religión fundamentalista, apoyo total a la posesión de las armas, evangelización del trabajo, patritismo desmesurado (unido a violencia gratuita) … . Bageant no deja de lado tampoco los lobbies financieros (médicos o farmacológicos, entre otros) que, por intereses meramente económicos, defienden este sistema de vida que les deja en un lugar privilegiado a la hora de tomar decisiones, sean políticas o económicas.

 

(…)

 

Bibliografía.

Navarro, V. (2009), Entrevista a Noam Chomsky.

Ayén, X. (2008), Joe Bageant: “La basura blanca somos mayoría en EE.UU”. En La vanguardia digital.

Blog oficial de Joe Bageant.

Bageant, J. (2008), Crónicas de la America profunda. Barcelona: Los libros del Lince (Sin fronteras)

 

 

 

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Crónicas de la America profunda, de J. Bageant. por Iván Matellanes (Licenciado en Filologia Inglesa), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Iván Matellanes

Administrador, editor y creador de la e-Revista de Humanidades Sárasuatī, soy Licenciado en Filología Inglesa (UAB) y estudiante de último año de Humanidades (UOC). Además, tengo un Máster en "Teaching English as a foreign language" (UPF) y actualmente estoy cursando otro Máster oficial en "Estudios Norteamericanos" (UAH). Soy profesor de Inglés de ESO en la provincia de Castellón. Me gusta mucho la historia Americana y el pensamiento político estadounidense, ámbitos en los que me estoy especializando y alrededor de los cuales me gustaría disertar en un futuro.

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD