Diálogo entre Platón y su discípulo Aristóteles sobre la estética y el arte.

 Platon-y-Aristoteles-luca_della_Robbia-Florence-opera-del-du 

  

Diálogo entre Platón (c. 427/428 a.C.- 347 a.C.) y Aristóteles (384 a. C.- 322 a. C.)

 

 

 

     El sol había alcanzado su cénit cuando tocó a su fin la clase de filosofía. El maestro Platón y su discípulo Aristóteles salieron hablando animadamente de la Academia. A paso ligero caminaban hacia Atenas para asistir a las fiestas dionisias que se celebraban en la ciudad. En la Academia habían tratado el tema del arte y durante todo el camino siguieron discutiendo sobre qué era para ellos el arte y la belleza.

 

PLATÓN: Como tú bien sabes, mi querido Aristóteles, mi alumno más aventajado, el tema que nos ocupa ya fue tratado anteriormente por Homero y Hesíodo. Como recordarás, ellos atribuyeron la inspiración artística al poder divino. Por aquel entonces, los poetas consideraron a la mimesis y a la catarsis como “los primeros conceptos estéticos”. [1] Y recordarás también que Pitágoras “desarrolló una teoría ética y terapéutica de la música” que trató de la harmonía. No rechazo ninguna de esas teorías, al contrario, también yo creo en la inspiración divina de los poetas y en la terapia de la música. Pero cuando discutimos sobre la capacidad cognitiva del arte me opongo tajantemente. ¿Cómo puedes pensar que el arte sea conocimiento si “tan sólo es imitación de imitaciones?”. Porque como tú sabes, las obras creadas sólo son “imitaciones de sus arquetipos eternos” o formas, porque las imágenes sólo imitan y “no pueden desempeñar la función de sus originales”.

 

ARISTÓTELES: Querido maestro, no soy quién [todavía] para juzgar vuestros altos pensamientos, pero permitidme demostraros que el arte sí tiene el suficiente poder para producir conocimiento. Porque, ¿a caso la techne (destreza) no es ya prueba de un cierto conocimiento? Yo sí creo que el arte es para nosotros un medio que nos permite adquirir comprensión, inferior al filosófico, por supuesto, pero cuando en una representación reconocemos una cosa, un árbol por ejemplo, este reconocimiento es ya una forma de aprendizaje. En el hombre reside el placer de aprender ¿no os parece? Porque en contra de lo que vos opináis, considero que la poesía también posee un “status cognoscitivo” porque no habría un buen argumento si el poeta no comprendiese la naturaleza humana, y cuán bello es conocer el comportamiento del hombre.

 

PLATÓN: Suena muy interesante lo que dices, pero el artista (o técnico) sólo tiene una “pseudohabilidad” ya que no representa el objeto según su forma original sino según su apariencia, porque el arte, insisto, es “sólo una mala copia”. [2] Porque el artista no capta la esencia de las cosas, sólo los filósofos podemos intuirlas. Los artesanos, los pintores, están “muy lejos de la verdad” (Platón, República, 596a) y por lo tanto de la belleza.

 

ARISTÓTELES: Pero, maestro, aunque el objeto imitado sea desagradable, si la imitación refleja con exactitud el original, como es el caso de los dibujos bien logrados de los cadáveres, sentiremos placer ante la visión del dibujo, esa imagen no nos causará entonces desagrado, su exactitud nos placerá porque nos permitirá aprender más. Porque la imitación es una tendencia natural y causa placer entre los hombres, porque nosotros conocemos a través de la fantasma (representación). Además, ¿no creéis que toda imitación deba diferir de su original? Si no fuese así ya no sería una imagen, “sino otro ejemplar de la misma cosa”. [3]

 

PLATÓN: Tienes razón estagirita. Siendo como tú dices, la verdad es que cualquier imitación podríamos considerarla como verdadera y falsa, como buena o mala. Pero la conclusión es esta, que el pintor no produce realidades porque no puede reproducir la esencia de las cosas, su obra es tan sólo “una imitación de la apariencia” (Platón, República, 596a).

 

ARISTÓTELES: Como queráis, pero sé, por propia experiencia, que también podemos sentir placer al contemplar una obra que nos muestra aquello que no conocemos. Siento entonces deleite ante la forma en que se ejecutó aquella obra. En este caso queda demostrado que no es mi alma la que siente placer ya que no hay reminiscencia, y por lo tanto no es una cuestión divina. Las artes son producto de su relación con la Naturaleza, o bien la imitan, o bien la exageran.

 

PLATÓN: Intentemos pues definir qué hace que una cosa sea agradable a la vista, o al oído. Porque definimos lo bello porque lo sentimos a través de nuestros sentidos. Pero sobretodo, Aristóteles, ten por seguro que lo realmente bello se rige por una rigurosa proporción entre las partes, conseguido siempre “mediante un cálculo matemático”. “Las cualidades de metron (medida)  y symmetron (proporción) invariablemente (…) constituyen belleza y excelencia” (Platón, Filebo, 64 E.) Es así para la escultura, ya conoces el canon fijado por Policleto, o el número áureo de Fidias fijado para la arquitectura, y también para una pieza musical ¿qué es sino la harmonía? Recuerda que la Belleza está modelada por los números, recuerda las enseñanzas de Pitágoras. Por lo tanto, es evidente que la belleza es la “expresión de la relación de los hombres con los dioses”.

 

ARISTÓTELES: Sin duda, la belleza depende de la medida proporcional de las partes y de la dimensión del objeto. “Una cosa kalliste (bella), o un ser vivo, o cualquier estructura compuesta de partes, ha de tener no sólo una disposición ordenada de esas partes, sino también un tamaño que no es casual” (Aristóteles, Poética, cap.7). También la proporción es parte del aspecto formal de la tragedia. La belleza, como vos afirmáis, está relacionada también con lo bueno.

 

PLATÓN: Veo que has aprendido bien la lección. Mas, discípulo, toma nota de cómo percibimos la belleza. En primera instancia, al contemplar los bellos cuerpos que nos rodean (ver Simposio 208e-212a), y poco a poco, al igual que si subiéramos una escalera, veremos en cada escalón un grado superior de ésta, así llegaremos a la belleza intelectual hasta alcanzar a ver la Belleza suprema (luz, divina y mística), bella en sí misma. Sólo el ser supremo está rodeado por los verdaderos modelos. En aquel “ámbito sobrecelestial” convive con las almas. Allí está lo verdaderamente bello, lo inmutable. La verdadera belleza está compuesta por trazos geométricos y “colores puros y formas abstractas”. Sin duda alguna, “la belleza del alma es la más preciosa” (Platón, Simposio, 208e-212ª).

 

ARISTÓTELES: Maestro, siento no estar de acuerdo con esta visión divina de la belleza, no creo que haya belleza suprema. Más bien, es una cuestión de sentimientos. Lo bello lo podemos apreciar gracias a nuestros sentidos y, como bien decís, el más preciado es la vista, sobre todo porque gracias a éste podemos conocer más, y luego el oído que nos muestra qué es moral. Como vos escribisteis en vuestra obra Fedro, yo también creo que la belleza, la perfección de una obra, nos produce un alto grado de placer. En general, considero que el ser humano tiene una “natural disposición” hacia la melodía y el ritmo porque sentimos placer cuando la escuchamos, y ese placer nos lo produce la belleza en general. En mi opinión, es la poesía la que mejor refleja el poder de las sensaciones, además de las cognitivas como os dije anteriormente. La poesía es más importante que la historia.

 

PLATÓN: Divagas discípulo. Creo que exageras y que desprecias el poder creador del ser supremo. Pero te escucho. Continúa.

 

ARISTÓTELES: Señor, yo así lo creo porque la poesía nos habla de lo que es universal, es decir del carácter de las personas, no así la historia que sólo trata de asuntos particulares y externos. La tragedia y la épica, el teatro en general es arte porque es imitación y además resulta bello porque formalmente puede ser perfecto.

 

PLATÓN: Discrepo totalmente contigo. Valoráis demasiado positivamente el papel del poeta. No es arte aquel que produce en nosotros efectos sobre el carácter, a través de la risa o del llanto. Debemos tener cuidado con la obra que nos enseña malas conductas pues animaríamos a nuestros jóvenes a imitarlas. Debemos retirar de nuestros teatros a los héroes y dioses que se comportan inmoralmente porque no debemos educar a nuestros jóvenes con argumentaciones inmorales. Así sucede también con la música, esta no debe alterarnos. Así que rechazaremos las obras musicales que no exalten las buenas costumbres. En realidad, siento miedo de su influencia, por eso creo que es necesario formar a artistas responsables de la enseñanza de la música, de la poesía y la danza que garanticen los valores morales de nuestra comunidad. Y te diré más, debemos rechazar toda innovación ya que ésta puede resultar peligrosa para nuestra sociedad.

 

ARISTÓTELES: Sin duda, venerado maestro. Las artes, especialmente la tragedia y la epopeya, son emblemáticas de la catarsis que producen en los hombres. Pero debo salir en su defensa porque en ningún caso el drama es inmoral. El arte de la poesía (poietike) es, en contra de vuestra opinión, no algo en sí mismo surgido de una inspiración divina, sino la realización de una buena imitación, ya que el objetivo de la obra debe ser el de representar personas, objetos y acontecimientos. Estamos de acuerdo en que el arte es, en la mayoría de los casos, imitación y por lo tanto la tragedia como tal debe ser argumentada, en la medida que imite lo más fielmente los caracteres humanos, para hacerla más creíble, para que se pongan en juego sus propiedades catárticas. La tragedia produce “una catarsis de las emociones” y ayuda “a los hombres a ser racionales “no creo que la tragedia pueda tener “efectos inmorales“. [4] Mediante el terror y la lástima se purifica nuestra alma.

 

PLATÓN: No me disgusta tu retórica, pero el poeta, por el mismo motivo que vosotros le concedéis plena sabiduría, también puede minar nuestra razón. Es más, no es posible que sintamos placer con aquello que nos causa dolor porque la belleza sólo puede provenir de la “bondad de la naturaleza“, de aquello que rezuma “buen estilo, armonía y gracia” (Platón, República 400c-401d).

No veo adecuado que nuestros poetas “expresen la depravación y la bajeza y vulgaridad de una mala naturaleza” (Platón, República, 400c-401d). Y no me convencerás, Aristóteles, con tu apología del teatro. Este es dañino “cuando implica pasiones, sufrimientos y terrores”.

 

ARISTÓTELES: Está bien, querido maestro, acompañadme a ver la obra de Eurípides que ayer se estrenó en el teatro, y luego seguiremos discutiendo sobre el arte, si os parece.

 

 

 

NOTAS:
[1] Valverde Pacheco, José Mª, Módulo 1: La estética antigua y medieval, Introducción, pág. 5. Las siguientes citas entre comillas pertenecen a este autor y a este apartado.
[2] Valverde Pacheco, José Mª, Módulo 1: La estética antigua y medieval, 1.2. Platón, belleza celeste y arte degradado, pág. 13. Las siguientes citas entre comillas pertenecen a este autor y a este apartado.
[3] Beardsley, M; Hospers, J. Estética, historia y fundamentos (I.1. Arte y destreza, 20)
[4] Beardsley, M; Hospers, J. Estética, historia y fundamentos (II.5. La catarsis, 30)

 

 

BIBLIOGRAFÍA 
Beardsley, M; Hospers, J. Estética, historia y fundamentos. Traducción de Román de la Calle. Editorial Cátedra, S.A. Madrid, Colección Teorema, 3ª edición, 1980. 0. Antecedentes, p. 17
Valverde Pacheco, José Mª, Mòdul 1: L’estètica antiga i medieval. Fundació per a la Universitat Oberta de Catalunya, ECSA Barcelona, 1999. Traducción Pilar Mur.

 

 

logoPDF

Versión en PDF en el siguiente link: Sarasuati 2010.04 (PDF) (1363)

 

 

 

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Diálogo entre Platón y su discípulo Aristóteles sobre la estética y el arte. por Pilar Mur López, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Pilar Mur López

Nacida en Barcelona (1961). Diplomada en Magisterio y Licenciada en Humanidades por la UOC en febrero 2011. Experiencia laboral: administración, profesora de ofimática y contable. Idiomas: castellano (lengua materna), francés (Liceo Francés de Barcelona), catalán (nivel C) e inglés (First Certificate). Actualmente soy secretaria de la Associació de Diabètics de Catalunya delegació Barcelona.

10 Comments

  • 15 julio 2010 | Permalink |

    muy interesante y ademas muy util para algunos trabajos .

  • 15 julio 2010 | Permalink |

    Gracias por tu comentario. Igualmente, si lo usas para algún tipo de trabajo, recuérdate de citarlo en la bibliografía: Mur Pilar, “Diálogo entre Platón y su discípulo Aristóteles”, Sarasuati 04, 2010.

  • Ale
    26 julio 2010 | Permalink |

    Si ni Platón ni Aristóteles reclaman copyright.. no entiendo por què no permitìs que sea posible copiar sus textos y pegarlos en el wordpad, son realmente interesantes de tener, y no siempre uno cuenta con una conección a internet..

  • 26 julio 2010 | Permalink |

    Buenas Ale,
    Sí que es verdad que ni los textos de Platón ni Aristóteles están ya bajo copyright, sobre todo porque son fáciles de encontrar en cualquier sitio web de la red. Sin embargo, el artículo de Pilar Mur es una obra personal suya, en la que crea un posible diálogo entre estos dos pensadores, con el fin de presentar las ideas y diferencias entre la dicotomía filosófica más importante de su época. Además, los derechos de CCommons no impiden la distribución de dicho texto, solamente atestiguan que para distribuir hay que mencionar la fuente y su uso no puede ser con fines lucrativos (pues la autora no se lucra de su publicación en Sarasuati).
    Con respecto a la imposibilidad de copiar el texto en un Wordpad, es una medida cautelar para impedir el plagio (fenómeno que nos hemos encontrado con regularidad). Si te interesa tener este artículo en formato digital (PDF) con posibilidad de imprimirlo o leerlo sin la necesidad de tener una conexión a Internet, te aconsejo que te descarges la revista en formato PDF desde la sección Números publicados en PDF, 2010-04.

    Espero haber resuelto tus dudas,
    Un saludo cordial,
    Iván Matellanes (editor de la revista Sarasuati)

  • sergio *
    12 septiembre 2011 | Permalink |

    muy buenas tardes projimos de la belleza, creacion del supremo divino, como lo expreso el filosofo platon, en verdad la humanidad esta acostumbrada a la imitacion y no a la autenticidad, el arte se repara, se imita, el arte y la belleza tienen sus diferencias, la belleza es unica desde su creacion unica, y el arte la sactifacion de nuestros sentidos, la verdad de verdad, la belleza es dificil, por eso, lo dificil es lo bello. svg.

  • 13 octubre 2011 | Permalink |

    grasias por su pagina me ayudo muchisisimo en mi tarea de ciencias que es justo para mañana y apenas la encontre nt me salvaron de un 7 orrible GRACIAS ¡¡¡:)

  • 13 octubre 2011 | Permalink |

    LOS AMO 1000 ME SALVARON DE UN 7 ORRIBLE EN MI BOLETA LOS ADORO CHICOS NETA MUCHISIMAS GRACIAS :)

  • Valentina Pino
    27 febrero 2012 | Permalink |

    Excelente Era Lo Que Necesitaba! :D :D

  • 5 abril 2013 | Permalink |

    Quality articles is the key to be a focus for
    the people to pay a visit the website, that’s what this site is providing.

  • osna
    6 mayo 2014 | Permalink |

    Si gracias tabm me salvaron de un 1 Platón auténtico argumento gracias

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD