EL AUGE DEL COLUMNISMO: LA METAMORFÓSIS DE LA ERA DE LA INFORMACIÓN A LA ERA DE LA OPINIÓN COMO SOLIDIFICACIÓN Y REFLEJO DE LAS DOS ESPAÑAS. Umbral, Millás y Losantos.

 

 

     Tras una dictadura represiva y censora a todos los niveles sin excepción alguna, España se encuentra inmersa en una etapa de transición democrática a partir de 1975 con la muerte del caudillo. Es entonces cuando, tras casi cuarenta años de censura institucional y de autocensura personal, tanto en información como opinión,  la prensa goza de un aperturismo inusitado, a su vez con fuerza y elegancia, usando la columna de opinión como vehículo para crear un diálogo abierto entre el columnista y el lector, las ideas y la sociedad.

 

Imprenta Historia     Así pues, la transición trasluce un cambio en todos los ámbitos del periodismo, reflejo a su vez del cambio social. Se pasa de una época de censura a otra donde prima la información; por ello, la prensa experimenta un importante auge con la aparición de publicaciones de todo tipo.  Tanto es así, que nacen nuevos diarios españoles con una ideología más próxima a la izquierda para sumarse a periódicos con más historia como el ABC o La Vanguardia; como digo, aparecen otros nuevos como El País -Grupo PRISA, considerado cercano al PSOE- o El Mundo -considerado cercano al Partido Popular- que se convierten en sólidas empresas de comunicación y grupos de poder en poco tiempo. Otros tuvieron una vida más efímera, como Diario 16, surgido a partir de la experiencia en la transición de la revista Cambio 16. Fue en ese periódico donde se inició como director Pedro J. Ramírez, posteriormente en El Mundo. De aún más reciente creación, se ha consolidado algún otro periódico, como La Razón, de tendencia conservadora, dirigido originalmente por Luis María Ansón, que había salido del ABC por discrepancias con los propietarios, y que terminó abandonando también su nuevo periódico tras haberlo hecho crecer con bastante éxito. Entre otros periódicos también se encuentran La Vanguardia, El Periódico de Cataluña, Avui, El Correo, Deia, Egin. (Éste último cerrado y reemplazado por Gara en la actualidad).

 

     El caso anterior de Luis María Ansón, un mero ejemplo entre tantos, se me antoja casi fundamental y de vital importancia para entender la configuración interna de la prensa española, ya que plasma la, a veces, difícil relación entre el periodista y el diario, entendiendo por esto último las directrices tanto implícitas como explicitas de su línea editorial que, en definitiva, son evidencia de la ideología subyacente de “el” o “los” propietarios. Este representa un punto de intersección entre los ámbitos público y privado que nos llevan a una paradoja sustancial. El diario necesita de la vida pública como laboratorio de estudio para sus artículos y columnas, pero al mismo tiempo éste se debe a intereses particulares de los dueños del medio, que la usan y la transforman. En otras palabras, la visión que otorga la línea editorial condicionará de una u otra manera la escritura de los componentes del mismo, por tanto el columnista tenderá, no siempre es así, a presentar afinidad con la ideología del medio del que forma parte. No obstante, también es cierto que otro aspecto importante es el de aportar pluralismo de opinión a través de las columnas.  En la actualidad, los periódicos incrementan su “buena imagen” –y también las ventas- si en sus páginas se plasma un cierto pluralismo ideológico, que será utilizado por la empresa como garante de su imparcialidad e independencia; aunque lo cierto es que esas columnas garantes de pluralismo quedan delimitados dentro de unos límites  establecidos por el medio para así no incurrir en contradicción con la línea editorial. Y es que se considera que tanta libertad tiene el columnista de expresar su opinión como el propietario de publicar o retirar esa columna de su medio. -como se extrae de la cita siguiente:

 

“Haywood Broun creía a pies juntillas que el periódico era un instrumento dedicado al servicio público, creado para combatir las injusticias y conservar las libertades de la ciudadanía. Ideales que trató de hacer realidad y llevar a la práctica mediante sus columnas en el World, alrededor de 1920. Consideró que las opiniones reflejadas en sus artículos debían reflejar su propio criterio, por lo que en muchas ocasiones difería de los puntos de vista sustentados por la sección editorial de su periódico. Los dueños del World determinaron archivar sus columnas y cuando el periódico fue vendido no le fue renovado su contrato. Con este suceso se dejaron bien claros los límites a la libertad de expresión en la empresa periodística  Si bien se reconoce la libertad del columnista a expresar sus ideas, también la del director para suprimir la columna que crea necesaria.” [I]

 

     Algo similar le ocurrió a Francisco Umbral (1932-2007) seis décadas después de que le sucediera a Haywood Broun, lo que evidencia una consolidación absoluta de esa línea de acción para entender la psique particular de éste medio y sus condicionantes.

 

“…ocurre que ya no es tan evidente que los columnistas comulguen con la ideología del periódico que los contrata. Existen diarios muy ideologizados en los que sería impensable que una determinada firma de ideología no ya contraria, sino simplemente no concordante, escribiera en él. Una anécdota curiosa y real   puede servir de ilustración: el escritor, académico y periodista Luis Mª Ansón, director por entonces del diario ABC, intentó que Francisco Umbral fuese columnista de su periódico. No pudo ser. Desde el primer día de la columna umbraliana cientos de cartas de lectores indignados disuadieron a ambos de semejante empresa. Umbral volvió al periódico de Pedro J. Ramírez, El Mundo, y relató él mismo la experiencia en una entrevista publicada por la revista Tribuna (7.3.1994) <<Aguanté un mes. Al cabo de ese tiempo recogí todas las cartas y le dije a Ansón que no podía seguir porque estaba perdiendo a mi público joven de El Mundo, gente más abierta, moderna y democrática. Aquél no era mi público y amistosamente volví a El Mundo>>”

 Hace unos años el ABC modificó su línea editorial tras cambiar de manos en 2004, -grupo Vocento- produciéndose un movimiento de piezas que llevan al nombramiento de Zarzalejos como nuevo Director. (Actualmente el director general es Fernando Berridi, con el correspondiente reenfoque editorial) Así pues, ABC dio, al menos durante ese lapso de tiempo, un giro hacia el centro, una posición más neutral que incluso con acercamientos a la izquierda, dejando con ello atrás su tradicional posicionamiento derechista de durante y de después de la transición democrática española como herencia de haber sido el referente de la dictadura franquista y de las políticas gubernamentales. Muestra inequívoca de que algo había cambiado en ABC fue el alegato que hizo Federico Jiménez Losantos, columnista del diario El Mundo en aquel momento, desde la emisora de radio cadena COPE, hasta entonces emisora amiga del ABC en sus líneas de pensamiento y empresarial. (Actualmente, tras sucesivas discrepancias con miembros de la cupula del PP -la Cope es pro-Partido Popular- como Ruíz Gallardon y Mariano Rajoy, y ser condenado a pagar 150.000 por injurias, se ha sustituido Federico J. Losantos por Nacho Villa en el programa La manana de Cope)

 

“…incompetente, lamentable, irresponsable, traidor, infecto, repugnante, falso, calumniador, basura, abyecto, ridículo, siniestro, falsarios, fariseo, vil, zote, avieso, criminal, es una banda, comete fechorías desvergonzadas, manipula, tiene columnistas paniaguados, es una estafa informativa, es una puñalada por la espalda a la opinión pública española, vocación manipuladora, cerró el YA, está financiando la tregua de ETA, patrocina a la extrema derecha española para derribar al PP, da pelotazos para desviar las plusvalías a paraísos fiscales, te ocupas de triturarlas (a las víctimas del terrorismo),si ustedes quieren dejar de suscribirse al ABC hoy es el día ; tiene un número ABC para darse de baja, vamos a ver si te cerramos a ti.” [II]

 

      Este mismo discurso sería impensable desde otra emisora como, por ejemplo, la cadena SER, alineada con el grupo PRISA, al igual que Vocento, de partida más liberal.

 

       Por tanto, los casos expuestos de Haywood Broun, Francisco Umbral y Federico Jiménez Losantos lejos de ser casos aislados, se erigen más bien en la norma. Una norma de asimilación de un grupo y una línea editorial, articulada de forma tanto implícita como explícita, que absorben la independencia real del columnista. Si bien es cierto que, por otra parte, el columnista es conocedor de antemano de cual es la línea editorial herencia de la historia pasada y empresarial reciente, y sabedor de si su persona pública encaja en tal o cual ángulo político representado por el medio.

 

       Enfatizado por la necesidad social del momento histórico, los factores anteriormente esbozados contribuyen a entender algunos aspectos fundamentales del auge del género conocido bajo el nombre de “columnismo”, aquí, hasta el momento, analizado a través de sus mecanismos de acción, funcionamiento interno y exposición del entramado empresarial en el panorama español.

 

 

       La España contemporánea dista años luz de la España de la transición, por no mencionar la franquista, analizada puramente desde el papel o función social de la prensa. Por ello, a continuación, dibujaré un plano conceptual en la mente del lector para trazar una línea de separación entre los diferentes contextos históricos, así como de la consecuente variación enfática de los medios de comunicación escritos que, en mi opinión, han pasado de una era de información a otra de opinión.

 

        Tras casi cuarenta años de censura institucional y de autocensura personal por miedo a represalias, se entiende que los periódicos nacionales centraran sus esfuerzos en ofrecer una gran dosis de información para saciar la sed de una sociedad poco acostumbrada a oír variedad discursiva; ahora más que nunca -“lejana” la transición- la información no sólo es contada sino que se vuelca en el matiz de interpretación de esa información, así pues fragmentando la noticia desde una barrera ideológica. Desde mi punto de vista, esto configura la génesis intelectual e identitaria de la solidificación del concepto de las dos Españas aún presente en el imaginario de la sociedad española. Múltiples son los hechos que pueden ser interpretados como tal, en su empeño por contentar a las dos partes a través de mecanismos e instituciones oficiales, a continuación citaré un par de ejemplos que muestran esta idea: hace una década Luis María Ansón y Juan Luís Cebrián, en aquel momento directores del ABC y El País, fueron nombrados simultáneamente en 1996 académicos de número de la Real Academia española, en lo que se entiende como un reconocimiento de la contribución de la prensa escrita a la lengua y un intento de la institución por aparecer neutral al debate mediático y político. O más recientemente, con ocasión del galardón del micrófono de oro en 2007, se propuso la entrega del mismo de forma compartida a Federico Jiménez Losantos y Andreu Buenafuente, lo que produjo gran controversia tras el rechazo por parte del segundo a compartir el premio con alguien al que consideraba un terrorista de las ondas. Gesto y palabras que fueron apoyadas en bloque por simpatizantes de izquierdas, incluso el mismo fundador del premio Juan Luis del Olmo que incluso se negó ha hacer la entrega personalmente como le corresponde al ser el presidente y fundador.

 

       La persistencia de esta división en dos grandes bloques ideológicos socio-culturales herencia de la Guerra Civil española (1936-1939) se debe en gran medida -no de forma absoluta- a la voluntad de volver a ser todos iguales encauzada por una amnistía consensuada, dos bloques ideológicos que posteriormente serán representados de forma aglutinadora por los dos partidos políticos mayoritarios -PP y PSOE-, apoyados a su vez por el entramado de los bloques mediáticos afines examinados con anterioridad. Aún sin cerrar las heridas, la transición da paso a la estabilidad democrática -constitución española de 1978- y ésta da muestras de su consolidación, por ejemplo, al superar el golpe de estado de Tejero en 1983.

 

las-dos-espanas       Paralelamente a los cambios sociales, los medios de comunicación evolucionan a pasos agigantados al ritmo vertiginoso de los avances tecnológicos, que también van asociados a otro factor de suma importancia como es la incorporación, más adelante, de cadenas privadas de televisión, muestra del aperturismo empresarial. La televisión irrumpe con fuerza en la vida española con programas memorables, pero a su vez viene con los telediarios bajo el brazo, que empezarán a ocupar, o al menos compartir, una parcela que hasta el momento era exclusiva de los periódicos -el NODO no tenía la misma fuerza ya que no se “colaba” en todas la casas cada día, y en la prensa la censura no permitía el pluralismo y desarrollo en los medios escritos-. En la actualidad, la información se ofrece por televisión de forma inmediata, con programas especiales y conexiones en directo, además de la fuerza de la imagen en sí misma: Más vale una imagen que mil palabras, por lo que la importancia meramente informativa del medio escrito se ve socavada. Es precisamente en este momento cuando se multiplican los esfuerzos en tener una opinión de lo ocurrido, y no cualquier opinión, sino que se trata de disponer de la mejor opinión y del mejor análisis posible, y esa es la función del columnista, como afirmó de forma intuitiva Francisco Umbral, que parece tener claro cual ha sido el acierto del columnismo y la causa principal del auge de tal género:

 

“Con motivo del premio León Felipe a la Libertad de Expresión me preguntan los entrevistadores por el auge y éxito del columnismo en la prensa española, y sólo se me ocurre una respuesta: la noticia ya la da la televisión; al periódico le queda la opinión, el comentario, la glosa.” [III]

 

       En concordancia con la opinión de Francisco Umbral, asumo que las nuevas tecnologías han suplantado de forma genérica el aspecto informativo asociado a la prensa escrita de antaño, relegándola y forzándola a volcarse en cubrir otras funciones sociales, como el de aportar un debate de ideas a partir de las opiniones de reconocidos intelectuales: columnistas. Porque la verdad es que en realidad, al columnista no se le contrata para escribir sobre algo concreto… sino para escribir, sin más. Importa su firma y la manera en que ésta represente al periódico [IV] dando paso a la era de la opinión.

 

       No obstante, un reducto persiste en la defensa de la información en prensa escrita, quizá como marcador social culto, pues leer es un ejercicio activo y escuchar la televisión es pasivo y en consecuencia uno te hace pensar y el otro asimilar. Antonio Franco al dejar de ser el director de El Periódico de Catalunya hizo una petición a los lectores a favor de la prensa escrita:

 

“Luchen por la prensa escrita. Exíjanle cambios para que tenga más calidad, para que sea más valiente en defensa de la verdad y para que resulte más amena. Pero créanme, con todos sus defectos, la necesitamos como foco cualitativo de información, como divulgadora de criterios y como contrapeso de los poderes.” [V]  (Sería de mucho interés preguntarle a que poderes se refiere…)

 

       Otros han tratado de definir qué es el fenómeno del columnismo, y señalar los factores que contribuyen al auge de dicho género, En este sentido, Fernando López Pan afirma que la columna:

 

“(…) se ha consolidado al convertirse en el cauce en el que ha desembocado gran parte de lo que se entendía por crónica y artículo periodístico en los años setenta, al tiempo que conservaba lo que desde el comienzo se bautizó como columna periodística, más ligada al acontecer diario, más aparejada con la actualidad y el comentario de lo que pasaba.” [VI]

 

       Mientras unos encumbran los éxitos del género y sus autoridades morales, algunos avisan de los riesgos que se toman en el empeño de enaltecer a los columnistas como prestigiosos referentes sociales. Para Manuel Vázquez Montalbán(1939-2003), el auge de esta figura conlleva del riesgo del vedetismo y la arbitrariedad de que se convierta al columnista en un pequeño dios propietario de su columna, de su territorio expresivo [VII]

 

       En consideración personal, pienso que los hechos vienen a dar la razón al genial Manuel Vázquez Montalbán. Como ejemplo de esta última afirmación personal y desarrollo de la idea de autor citado, reproduzco la transcripción literal de un hecho célebre ocurrido en la televisión de nuestro país, tomado a risas, que dio mucho de que hablar en su momento y aún perdura en nuestra memoria. El hecho acontecido se produjo en Antena Tres Televisión, Mercedes Milá presentaba su programa en presencia de Francisco Umbral, que había sido invitado para hablar de su nueva publicación. No obstante la relevancia de la cita para este trabajo se encuentra en la alusión que hace sobre su columna: Yo he venido aquí a hablar de mi libro, y no de hablar de lo que opine el personal, que me da lo mismo, porque para eso tengo mi columna y mi opinión diaria, de modo que si no se habla de mi libro me levanto ahora mismo y me voy [VIII].

 

       Francisco Umbral nos saludaba en la prensa todas las mañanas con su mirada incisiva y crítica. De su mordaz pluma no se libra nadie. Políticos de aquí y de allá, colegas literarios, gente bien y aquellos que están en el candelero por una u otra causa recibieron por igual los golpes de sus mazazos literarios, regados, eso sí, por una buena dosis de humor muy particular. Muestra de sus propias convicciones que no se adscriben a un bando concreto, Umbral fue columnista para El País entre 1976-1988 y en El Mundo desde 1989 hasta su muerte [IX] y el ya mencionado breve escarceo en el ABC cuando era del ámbito de derechas. Es por ello que Umbral viene a representar un punto neutral entre la izquierda y la derecha, criticando ambos por igual, haciendo gala de su libre pensamiento ideológico. Quizá viene a representar el equilibrio democrático necesario para ser crítico y examinador del poder y sus relaciones. En mi opinión, se deduce por su trayectoria que Umbral considera el columnismo como una opinión cambiante, necesariamente dependiente de las variables socio-culturales de un momento histórico concreto. En sus propias palabras, Umbral lo caracteriza como  (…) la Guerra de guerrillas, la lucha de cada día. Se da un golpe aquí y se sale huyendo hacia el otro extremo de la ciudad [X].

 

       Francisco Umbral llegó a desempeñar su labor de forma casual de mano de Miguel Delibes. En su origen, la motivación que lo llevó a escribir en periódicos fue puramente económica, como reconoció de forma expresa:

 

“Nosotros, los chicos, como teníamos poco dinero para libros, leíamos muchos periódicos, muchos artículos, y así, por razones económicas, nos hicimos articulistas. El artículo era la flecha rápida que se dispara al aire. Para conseguir un buen artículo hay que quemar un ensayo, un soneto y una noticia. Así era como nos hacíamos articulistas. Una idea rápida, un dinero rápido (…)” [XI]

 

       Fue posteriormente cuando se convirtió en su forma de vida, y la columna se transforma en una obsesión personal, describiéndolo como sigue:

 

“El descubrimiento del artículo fue vital para uno, como forma de vida, como forma de lucha, como arma de trabajo, como instrumento de guerra, como explosión lírica, siempre entre el estilismo y el terrorismo, que es como debe moverse un articulista.” [XII]

 

      Hasta su muerte, Paco Umbral, junto a Antonio Gala, fue la joya literaria de El Mundo. Muy sui generis, independiente, libre en la escritura, últimamente muy crítico con el gobierno. Otros, al igual que Francisco Umbral, parecen representar una tercera vía; algunos presentando anacronismos ideológicos -comunismo- y otros soñadores incansables, como es el caso del fallecido Eduardo Haro Tecglen (1924-2005), un desengañado de las ideologías dominantes que permanece en la atalaya de la utopía libertaria del anarquismo, agudo, crítico, rastreador de fondos, denunciante sin desmayo de las imposturas y engaños del poder, de todos los poderes y de todas las guerras: Montescos contra otros Capuletos, mientras Julieta se acuesta con su novio. Hasta que cante la alondra (El País, “Enemigos públicos”, 8.5.00). O Manuel Vázquez Montalbán (1939-2003), quien nunca aceptó, como tantos otros, que el haber sido marxista obligue a pedir perdón; y Félix de Azúa (colaborador habitual de el El Pais y El Periódico), agudo desmitificador de las mentiras y mitos mediáticos, sociales y políticos. Por otra parte, estos casos vienen a representar una diáspora cultural e ideológica ya a comienzos del siglo XXI.

 

       En general, los “libre pensadores” de altos vuelos parecen estar en vía de extinción, pues parece ser que, cada vez más, la tendencia es sentirse parte del todo, o sea del sistema binario izquierda-derecha. Quizás a excepción de los susodichos “nacionalismos periféricos” que por razones obvias no se adscriben al marco anterior. Pero aún así, el poder de absorción del estado presenta una gran contradicción al polarizar y semantizar los nacionalismos en ideologías concretas como mera moneda de cambio y arma política en beneficio ideológico propio, en otras palabras, los nacionalismos son instrumentalizados tanto por PP como PSOE para articular todo el discurso de la identidad española en base a ideologías herencia de los bandos nacionalista y republicano, conservadores y progresistas que interiorizan lo que en el discurso del argot popular se conoce bajo los valores asociados a los conceptos “rojo” y “facha.”

 

       A continuación, sin establecer una correlación directa simplista, examinaré dos formas y dos estilos muy diferentes englobados en el marco general elaborado para este trabajo como meros ejemplos de la persistencia metafísica del concepto de las dos formas de entender España, que constituye un factor esencial para entender el auge del columnismo. He decidido tomar los casos de Juan José Millás y Federico Jiménez Losantos por sus trayectorias, por estar siempre de actualidad y, entre otros factores varios, por venir a representar dos formas de entender la columna de opinión como escritores de dos de los periódicos más influyentes a nivel nacional.

 

      Juan José Millás es columnista del diario El País [XIII] con un estilo propio que refleja  a través de una simpleza sorprendente en su vocabulario.  Representante de una España moderna derrocha imaginación en sus escritos de forma desenfadada e irónica. Entiende el columnismo como un mecanismo de creación literaria mediante el mecanismo de la construcción de una fábula que plantea analogías con hechos de la vida real que están en la mente de todos, a lo que Millás dio nombre como arti-cuento. Por tanto, visto desde este prisma parece evidente que este autor forma parte de aquellos que entienden el género del columnismo como una variación literaria, que aboga por este factor como la principal explicación del auge del columnismo: J.J.Millás es el cuento, la inducción, y esa es la tela que teje para atrapar al lector en sus redes ideológicas. Hecho que viene a dar parte de razón a Manuel Vincent cuando afirma:

 

            “También cree que los periódicos siguen siendo espacios de creación     donde, aparte la pretendida verdad, hay artículos que son auténticamente     literarios y que dulcifican nuestra experiencia diaria y alimentan la fantasía. “Hoy, un relato en un periódico leído en un autobús, en el metro, en los váteres públicos, en los ascensores, en medio del tráfico, inmiscuido en los deseos y los sueños de cada persona, se emulsiona con la vida diaria, es un fermento de imaginación en el caos: esa es la función del periodismo literario, añade el escritor.” [XV]

 

       Más allá del arti-cuento, de acuerdo al estudio realizado por María Jesús Casals Carro: J. J Millás se comporta de diferente manera en su faceta comunicativa como escritor de columnas ante situaciones que considera límites o inaceptables o ante situaciones que quiere hablar del ser humano desde una perspectiva intimista y cómplice con el lector. Por lo que se puede hablar de un columnista curtido en varios estilos, con una mirada progresista del ámbito de izquierdas, y siempre usando una ironía pura diciendo lo contrario de lo que quiere decir como efecto casi humorístico.

 

      En definitiva, de su escritura generalmente inductiva se deduce que J. J. Millás establece de forma continua una idea: La verosimilitud es lo que corresponde al mundo de la opinión, y elabora una maraña de ideas por medio de palabras simples que contengan en sí misma la verdad y la mentira fabricada. De donde se intuye la influencia literaria en su forma de entender la columna.

 

       Si Francisco Umbral venía a representar el punto intermedio que conduce a una tercera vía entre la dicotomía de las dos Españas, y Juan José Millás entendía la columna como un juego de creación literaria, Federico Jiménez Losantos representa un estilo antiguo, mucho más directo, agresivo y aguerrido. Su forma de entender la columna debe ser eminentemente medida bajo la practicidad; su objetivo es mandar un mensaje de forma clara, atribuyéndole una fuerza que roza la imprudencia. Por lo que en 2006 El juzgado de lo mercantil número 5 de Madrid llegó a dictar un auto por el que ordenaba a Federico Jiménez Losantos y a la cadena Cope a cesar en sus insultos y acusaciones contra ABC y Vocento, ya que la libertad de expresión –afirma el auto– no comprende el derecho a insultar, porque ni éste es un derecho ni aquélla sería una libertad.

  

       Losantos es crítico con el gobierno actual del PSOE (legislaturas 2004-2008 y 2008-actualidad,2009), últimamente es la viva imagen de la derecha española actual, agresiva en las formas, ofuscada y capaz de plantear lo imposible para que no sea factible su consumación. Entiende su columna como trinchera particular, que es mejor entendida desde el ámbito de derechas, desde la cual lanza acusaciones y descalificaciones con pasmosa facilidad, además refrendado por su programa de la cadena COPE  llamado la mañana, (hasta este mismo año -2009- que, como ya ha sido mencionado con anterioridad se le ha sustituido por Nacho Villa en la dirección del programa) no sólo en contra de los “sociatas” sino de cualquier persona o institución que no comulgue con sus bases ideológicas, por ejemplo Losantos decía lo siguiente: Los fiscales son los abogados -defensores- de ETA.

 

       En definitiva, Losantos hace uso de su columna como ariete de la derecha española más ultramontana, con unas formas que recuerdan una rancia tradición franquista, más analítico y frío siempre en creencia de posesión de la verdad, con poca tolerancia hacia otras opiniones, ya que si se piensa diferente son merecedores del insulto fácil. Representa una España arcaica, estancada en ideales conservadores herencia de los valores del régimen franquista. Por otra parte, esta forma de entender la columna es reflejo de un sector de la sociedad española que contribuye al auge del columnismo aportando diversidad discursiva al debate público nacional.

 

       A modo de conclusión, podemos afirmar que personajes como Umbral, Millás y Losantos son tomados como banderas de diferentes formas de entender el columnismo que forman parte de un puzle necesariamente diverso, principal factor del auge del género, reforzado por las necesidades particulares y coordinadas variables de la sociedad española. Un  puzle que se descifra al analizar el entramado de las relaciones empresariales y de poder en la España contemporánea. Así pues, este trabajo de investigación ha explorado y plasmado de forma explícita las relaciones que configuran el entramado ideológico y empresarial en la prensa española desde la época de la transición para así incidir en los factores fundamentales del auge del columnismo. Trazando para ello una línea conceptual que, desde mi punto de vista, marca el paso de la era de la información a la era de la opinión en España como uno de los factores trascendentales en el auge del género estudiado. Finalizando con el comentario sobre tres columnistas que reflejan el marco teórico contextual; tres columnistas y, como hemos visto, tres formas de entender la columna que abarcan diferentes posiciones ideológicas como representación de dicha configuración del periodismo español en dos bloques primarios reflejo de la persistencia de las dos Españas: Francisco Umbral, Juan José Millás y Federico Jiménez Losantos. También haciendo alusiones a otros varios, de forma completamente arbitraria, para enriquecer y dar profundidad al texto y, a su vez, ofrecer una mayor perspectiva sobre los factores que llevan al auge del columnismo en España.

 

 

Notas

[I] Abril Vargas, Natividad. Periodismo de opinión, Síntesis, 1999. pp. 176-177
[II] Transcripción de las palabras íntegras expresadas por Federico Jiménez Losantos en la cadena COPE y publicado por  Valenciana Editorial Interactiva S.L. CIF B-97002935 disponible en versión http en las provinciales.es en su sección de cultura con fecha Jueves, 6 de julio de 2006 http://www.lasprovincias.es/valencia/pg060706/prensa/noticias/Cultura/200607/06/VAL-CUL-295.html .
[III] Umbral, Francisco.
[IV] Abril Vargas, Natividad. Periodismo de opinión, Síntesis, 1999. pp. 176-177
[V] Varela, Juan. Cita textualmente las palabras de Antonio Franco ex-director del Periódico de Catalunya en el artículo La revolución democrática de la información, Iqua Magazine; Publicación Digital de la agencia de calidad de internet-Nº55; C/ENTENVA, 321 08029 BARCELONA Depósito legal: B-21168-2003
[VI] López Pan, Fernando. 70 columnistas de la prensa española, Eunsa, 1995.
[VII] Abril Vargas, Natividad. Periodismo de opinión, Síntesis, 1999. pp. 175-176
[VIII] Umbral, Paco. Palabras transcritas del video disponible en http://www.youtube.com/watch?v=-1cTIUc7cJc en referencia al programa de Antena tres televisión dirigido por Mercedes Milá
[IX] Su columna publicada en el diario El Mundo fue la última antes de fallecer y se llamaba Los Placeres y los días.
[X] Hurtado Oviedo, Víctor. Francisco Umbral, escritor sin freno, es una vertiginosa aventura de libros y metáforas.  rev/001213 University of Missouri press. 2000 artículo disponible en http://www.andes.missouri.edu/ANDES/literatura/vho_umbral.html
[XI] Ibid.
[XII] Ibid.
[XIII] Actualmente su columna publicada en el diario El País se llama La Otra Mirada. 
[XIV] Casals Carro, María Jesús. Juan José Millás: La realidad como ficción y la ficción como realidad (o cómo rebelarse contra los amos de lo real y del language) Análisis de Juan José Millás, columnista de El País. Este artículo es parte del trabajo de investigación realizado por la autora y titulado: La opinión en España: quién es quién de los articulistas y columnistas en los periódicos españoles. Debates, tipos de discurso, retórica, argumentaciones e ideologías en el primer año del siglo xxi. Universidad Complutense de Madrid, Departamento periodístico 2003, 9 pp-63 ISSN: 1134-1629.
[XV] Vicent, Manuel. El periodismo es el género literario del siglo XXI. El Heraldo.es 26 de febrero de 2004.
[XVI] Casals Carro, María Jesús. Juan José Millás: La realidad como ficción y la ficción como realidad (o cómo rebelarse contra los amos de lo real y del language) Análisis de Juan José Millás, columnista de El País. Este artículo es parte del trabajo de investigación realizado por la autora y titulado: La opinión en España: quién es quién de los articulistas y columnistas en los periódicos españoles. Debates, tipos de discurso, retórica, argumentaciones e ideologías en el primer año del siglo xxi. Universidad Complutense de Madrid, Departamento periodístico 2003, 9 pp-63 ISSN: 1134-1629. 
[XVII] Como ejemplo de ello véase  el artículo El juez ordena a Jiménez Losantos y la Cope que cesen en su campaña de insultos y denigración contra ABC y Vocento disponible en versión http en las provinciales.es en su sección de cultura con fecha Jueves, 6 de julio de 2006 http://www.lasprovincias.es/valencia/pg060706/prensa/noticias/Cultura/200607/06/VAL-CUL-295.html
[XVIII] Archivos de la Cadena COPE en COPE, La mañana de COPE, 07/02/07.

  

  

Bibliografía:

  • Abril Vargas, Natividad. Periodismo de opinión, Síntesis, 1999
  • Casals Carro, María Jesús. Juan José Millás: La realidad como ficción y la ficción como realidad (o cómo rebelarse contra los amos de lo real y del language) Análisis de Juan José Millás, columnista de El País. Este artículo es parte del trabajo de investigación realizado por la autora y titulado: La opinión en España: quién es quién de los articulistas y columnistas en los periódicos españoles. Debates, tipos de discurso, retórica, argumentaciones e ideologías en el primer año del siglo xxi. Universidad Complutense de Madrid, Departamento periodístico 2003, 9 pp-63 ISSN: 1134-1629.
  • Hurtado Oviedo, Víctor. Francisco Umbral, escritor sin freno, es una vertiginosa aventura de libros y metáforas.  Rev/001213. University of Missouri press. 2000
  • López Pan, Fernando. 70 columnistas de la prensa española, Eunsa, 1995. 
  • Varela, Juan. Cita textualmente las palabras de Antonio Franco ex-director del Periódico de Catalunya en el artículo La revolución democrática de la información, Iqua Magazine; Publicación Digital de la agencia de calidad de internet-Nº55; C/ENTENVA, 321 08029 BARCELONA Depósito legal: B-21168-2003
  • Vicent, Manuel. El periodismo es el género literario del siglo XXI. El Heraldo.es 26 de febrero de 2004  
  • Archivos de la Cadena COPE en COPE, La mañana de COPE, 07/02/07. 
  • http://www.lasprovincias.es/valencia/pg060706/prensa/noticias/Cultura/200607/06/VAL-CUL-295.html    
  • http://www.lasprovincias.es/valencia/pg060706/prensa/noticias/Cultura/200607/06/VAL-CUL-295.html 
  • http://www.youtube.com/watch?v=-1cTIUc7cJc 
  • http://www.andes.missouri.edu/ANDES/literatura/vho_umbral.html

 

 

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
EL AUGE DEL COLUMNISMO: LA METAMORFÓSIS DE LA ERA DE LA INFORMACIÓN A LA ERA DE LA OPINIÓN COMO SOLIDIFICACIÓN Y REFLEJO DE LAS DOS ESPAÑAS. Umbral, Millás y Losantos. por José María Pérez Sánchez (Licenciado en Filologías Inglesa e Hispánica), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About JM.Persánch

ESPAÑOL -------------- Licenciado en filologías inglesa e hispánica por la Universidad de Cádiz; fue estudiante internacional en the University of Birmingham (Reino Unido), TA y estudiante internacional simultáneamente en Amherst College (EEUU, MA.); Doctor en Estudios Hispánicos porla Universidad de Cádiz. Mi área de investigación es interdisciplinar. Tengo interés en estudios culturales, estudios fílmicos, sociología e identidades comparadas, lengua y literatura, lingüística y el andaluz, entre otros temas. Actualmente soy instructor de español en la University of Kentucky (EEUU, KY), director fundador y coordinador del grupo literario palabras indiscretas , cónsul de la provincia de Cádiz (España) de poetas del mundo, editor de la revista literaria palabras indiscretas (RLPI) y colaborador permanente de la sección de estudios hispánicos y co-editor en la revista digital de humanidades Sarasuati. Hago de revisor en revistas académicas como Nomenclatura, LL Journal y UDP. * * * * * ENGLISH --------------- I graduated in both English and Hispanic Philology at Universidad de Cádiz, Spain, previously an International Student at the University of Birmingham (England, U.K) in 2005-06, and in 2006-07 simultaneously TA and International Student at Amherst College (MA, U.S.A.). PhD in Hispanic Studies from the Universidad de Cádiz, Spain. My research field is interdisciplinary, the objects of which are the Latino and White identities in Films. I am interested in Cultural Studies, Film Studies, Sociology and Comparative Identities, Language and Literature, and Andaluz among other subjects. Currently, I am Instructor of Spanish at the University of Kentucky (KY, U.S.A.), Founding Director and project co-ordinator of the Literary Group Palabras Indiscretas (GLPI), Consul of the Province of Cadiz for Poetas del Mundo, Editor of the Literary Journal Palabras Indiscretas (RLPI), and permanent contributor to Hispanic Studies and Co-editor for the e-Journal of Humanities Sarasuati. And Revisor Peers Review in academic journals such as Nomenclatura, LL Journal and UDP. * * * * *

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD