EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE “TROYA” DE W. PETERSEN

Troya 1

Hace algunos meses se cumplía el décimo aniversario del estreno de la película Troya de Wolfgang Petersen; el filme, que relata la materia troyana desde el encuentro de Paris y Helena hasta la muerte de Aquiles y la destrucción de la ciudad, incurre en numerosos deslices desde el punto de vista de la mitología griega. En estas páginas queremos comentar los principales aspectos en que el guionista David Benioff se desvía de lo que narran los mitos antiguos.

Ya en el comienzo de la cinta, se presenta a Agamenón como un rey empeñado en sus conquistas: tras luchar contra Arcadia y Mesenia, aparece enfrentado con Tesalia; más adelante, Agamenón se reivindica como creador de la nación griega. Sin embargo, en el famoso catálogo de las naves que podemos leer en la Ilíada, Tesalia, en el norte de Grecia, está fuera del alcance de Agamenón, que es rey de Micenas y domina la mayor parte del Peloponeso; he aquí los versos homéricos:

Los que dominaban Micenas, bien construida fortaleza,

la opulenta Corinto, Arétira la estimable,

y Sición, donde antaño reinara Adrasto;

y los que dominaban Hiperesía, la alta

Gonosea, Pelene y moraban en torno a Egio,

Egialo entero y alrededor de la ancha Hélice;

sus cien naves mandaba el poderoso Agamenón,

hijo de Atreo.1

Y por cierto que en total, según el famoso catálogo homérico, los atacantes de Troya llevaban 1182 naves; así que la cifra de 1000 naves, que se menciona en la película, no anda muy desencaminada.

En el filme se llevan a cabo unas paces entre Esparta y Troya; el acuerdo se realiza y se celebra en Esparta, donde Menelao acoge a los príncipes troyanos Héctor y Paris; éste aprovecha la oportunidad para enamorar a la esposa del huésped. Sin embargo, según los contaban los antiguos, Paris viajó solo a Esparta, no para tratar de la paz (siendo la guerra inexistente), sino a buscar a Helena, la mujer que le había prometido la diosa Afrodita a raíz del llamado juicio de Paris. Por otra parte, aunque la película haga ver lo contrario, Menelao estaba ausente, dado que tuvo que desplazarse a Creta para asistir a los funerales de Catreo. Además como Paris viajó a Esparta solo, carece de sentido que Helena sea subida al barco por Paris a escondidas de su hermano Héctor, como ocurre en la cinta cinematográfica. El filme además presenta a Paris como un mujeriego antes de conocer a Helena; la mitología, no obstante, sólo le atribuye unos amores con la ninfa Enone, con la que incluso tuvo un hijo llamado Córito.

En la cinta cinematográfica Menelao recurre a Agamenón para recuperar a Helena; pero para éste Helena es una excusa que le permitirá conquistar Troya y controlar el Egeo. En cambio, la recuperación de Helena es, en el mito, una empresa común de los reyes griegos: cuando su padre putativo Tindáreo decidió darla en matrimonio al que ella eligiese, los demás príncipes se comprometieron a defender el honor del escogido. A ese pacto se acoge Menelao para ser acompañado a Troya por los otros reyes de Grecia.

En la película, por otra parte, Ulises se presenta en Larisa para convencer a Aquiles, quien, a juicio de Néstor, el consejero de Agamenón, es imprescindible para tomar Troya. En el mito, en cambio, Aquiles se oculta no en Larisa, ciudad con la que no tiene nada que ver, sino en la isla de Esciros, concretamente en la corte del rey Licomedes, donde habita disfrazado de mujer entre sus hijas. Pero es descubierto por Ulises que lo obliga a ir a Troya. Por lo demás, Néstor es el rey de Pilos, no un consejero áulico.

La película transforma a Patroclo en primo menor de Aquiles, por el que fue educado al morir sus padres. La mitología establece lazos familiares entre ellos, pero son más lejanos: Patroclo es medio primo de Peleo, el padre de Aquiles. El familiar que relaciona a ambos es Egina, que, amada por Zeus, trajo al mundo a Éaco, abuelo de Aquiles, y que, casada con Áctor, parió a Menecio, el padre de Patroclo. Patroclo no fue huérfano, sino que por un asesinato cometido en su primera juventud se vio obligado a huir de Opunte, su ciudad natal, donde quedaron sus padres y fue recogido por Peleo, que lo educó junto con su hijo Aquiles. En la película Aquiles no deja a Patroclo luchar por considerar que es inexperto. En el mito, Patroclo lucha ya desde antes de la guerra de Troya, pues participa junto a Aquiles en el equivocado desembarco en Misia y después realiza diversas hazañas en Troya.

En la película Briseida es una troyana, prima de los priámidas, que se ha convertido en sacerdotisa de Apolo y es capturada por los mirmidones precisamente en el templo de este dios; Agamenón, considerando que este botín le pertenece, se apodera de ella; Aquiles la recupera y la pareja inicia un romance que está a punto de provocar el regreso de Aquiles a Grecia. Sin embargo, en el mito el patronímico Briseida designa a Hipodamía, hija de Brises; la joven estaba casada con Mines, que reinaba en la ciudad de Lirneso. Así que no podía ser una casta sacerdotisa de Apolo, como nos la presentan en el filme, aunque no es imposible que estuviera emparentada con la familia reinante en Troya.

Esta Briseida mitológica era prima de Criseida, que a su vez era hija de Crises, sacerdote de Apolo, como su hermano Brises, de la ciudad de Crisa; su nombre era Astínome. En la toma de Lirneso, Briseida cayó en poder de Aquiles, mientras que Criseida se convirtió en botín de Agamenón a la caída de Tebas Hipoplaquia. El sacerdote Crises pidió a Apolo ayuda para recuperar a su hija. Con ese propósito el dios envió contra el campamento de los invasores una plaga que aniquilaba primero a los perros y después a los guerreros. Para aplacar al dios, el adivino Calcante aconsejó que se devolviese a la joven a su padre y se realizase una hecatombe. Desposeído Agamenón de su botín, pidió compensación y, al insolentarse Aquiles, tomó a Briseida, que, como hemos dicho antes, estaba en poder de este héroe. De todo ello se olvida el guionista de la película.

En el filme se cuenta que el dios Apolo protege a Troya y Aquiles toma su templo en las afueras de Troya y corta el cuello a una estatua suya; pero el dios se mantiene al margen de los hechos, es más, ni siquiera da señal de vida. La mitología presenta a Apolo como siervo del rey Laomedonte y constructor de las murallas de Troya junto con Posidón y Éaco. La tradición mitológica sitúa en las afueras de Troya un templo en honor de Apolo Timbreo. El dios participa en la guerra favoreciendo a los troyanos y ciertas versiones lo relacionan incluso con la muerte de Aquiles. Otros dioses, como Hera, Atenea, Ares o Afrodita también participan en los combates a favor o en contra de los troyanos, circunstancia que omite la película.

En la película aparece un objeto que tiene un valor especial: la espada de Troya. Príamo le da a Paris la espada de Troya, para que luche con Menelao y él está a punto de dejarla abandonada en su huida. Al final de la película es el propio Paris quien se la entrega a Eneas y le pide que busque un nuevo hogar a los troyanos. Pero según el mito, no existe tal espada y Eneas se lleva de Troya los Penates (representación de los dioses que para los romanos protegen el hogar) y el Paladio (una estatua mágica que representa a la diosa Palas).

En la película Paris propone un combate individual entre él y Menelao, para que el que gane se quede con Helena y los invasores abandonen las costas de Troya. Paris pierde y huye a refugiarse entre las piernas de su hermano Héctor. Menelao se acerca para acabar con el adúltero, pero Héctor salva a su hermano y mata a Menelao. En el mito, empero, se da un combate en esas condiciones: Paris sale malparado y tiene que ser rescatado por la diosa Afrodita. Por otra parte, Menelao no muere en Troya, sino que sobrevive y recupera a Helena, con la que habita en Esparta diez años después, cuando los visita Telémaco para interesarse por la suerte de su padre Ulises.

troya 2

Briseida conducida ante Agamenón

El filme presenta un enfrentamiento entre Áyax el Grande y Héctor, en que el priámida mata a su enemigo. Pero tal como lo cuenta la Ilíada,2 Áyax Telamón se enfrenta dos veces con Héctor y los dos sobreviven al combate. En la mitología, Ayax se suicida más adelante, avergonzado por las consecuencias de su locura, locura que se produjo cuando le fueron negadas las armas del difunto Aquiles.

En la cinta cinematográfica Agamenón quiere recuperar la ayuda de Aquiles y le devolverá Briseida a Aquiles sin haberla tocado, pero Aquiles la salva de los hombres de Agamenón. En la Ilíada3 Agamenón pretende desagraviar a Aquiles con la devolución de Briseida, además de ofrecerle la mano de una hija suya y ricos presentes.

La película presenta a un Patroclo inexperto, que engaña a los mirmidones haciéndose pasar por Aquiles y los lleva al combate, luchando directamente con Héctor junto a las naves y muriendo. Pero tal y como lo cuenta la Ilíada, Patroclo lleva a los mirmidones al combate y viste las armas de Aquiles con el conocimiento y la autorización de éste; Patroclo, además, mata a no menos de veinticinco troyanos, antes de enfrentarse a Héctor lejos ya de las naves invasoras.

A raíz de la muerte de Patroclo, en la cinta cinematográfica podemos ver a Aquiles que va a buscar a Héctor a las puertas de la ciudad y lo llama nueve veces por su nombre. En la Ilíada los troyanos se retiran al interior de la ciudad y Héctor queda el último esperando a Aquiles; al verlo llegar, siente miedo y huye. Aquiles lo persigue y dan tres vueltas en torno a las murallas de Troya. Finalmente, la diosa Atenea, que ha tomado el aspecto de Deífobo, el hermano predilecto de Héctor, anima a éste a esperar a Aquiles. Después el priámida es abandonado por su acompañante y muere a manos de Aquiles.

M.Ob.2310

Aquiles entre las hijas de Licomedes

En la película los invasores se retiran supuestamente por una peste que se ha producido por haber profanado el templo de Apolo; el caballo de madera es interpretado como una ofrenda a Poseidón, para que les dé un buen regreso. Los troyanos quieren llevar el caballo a la ciudad, pero París aconseja quemarlo. En el mito, sin embargo, el presunto motivo por el que los atacantes se retiran es la excesiva duración de la guerra y el rechazo de los dioses; el caballo es supuestamente una ofrenda a Atenea como expiación por el robo del Paladio; los únicos que se oponen a la introducción del caballo en la ciudad son el sacerdote Laocoonte y la adivina Casandra.

El filme retrata la huida de los troyanos a través de un pasadizo secreto, que Héctor había enseñado previamente a su esposa Andrómaca, durante el asalto de los invasores: Eneas recibe la espada de Troya de manos de Paris, que le pide que busque un nuevo hogar a los troyanos; entre otros personajes anónimos huyen Andrómaca con Astianacte y Helena. A ellos se sumarán más adelante Paris y Briseida. La mitología hace a Eneas el superviviente principal alrededor del cual se agrupan los demás y se hacen a la mar para fundar una nueva ciudad. En el mito Helena regresa, como ya se ha dicho, con su esposo Menelao. Andrómaca, como otras mujeres troyanas, se convierte en cautiva en poder de Neoptólemo, y su hijo Astianacte va con ella o es arrojado desde las murallas de la ciudad, según las diversas versiones.

En la película, durante la toma de la ciudad, Agamenón mata a Príamo por la espalda y acosa a Briseida, pero ésta lo apuñala y Aquiles, que iba en su busca, la salva de dos griegos; finalmente, Paris lo mata a flechazos. En su agonía Aquiles consuela a la muchacha, que huye con su primo Paris. Tal y como lo relata el mito, Príamo muere a manos de Neoptólemo, el hijo de Aquiles; Agamenón no muere a manos de Briseida, sino que, a su regreso a Micenas, es asesinado por su esposa Clitemnestra con o sin la colaboración de su amante Egisto. La muerte de Aquiles no se produce durante la toma de la ciudad, sino antes en las afueras de la ciudad, junto al templo de Apolo Timbreo.

Para acabar, a los errores añadiremos algunas omisiones de la película a las que no hemos hecho referencia anteriormente: no se alude al origen remoto de la guerra de Troya (las quejas de la diosa Gea a Zeus), ni hay referencia a las bodas de Peleo y Tetis ni al juicio de Paris; tampoco se menciona ningún episodio anterior a la guerra; la acción de la película, desde la llegada de los invasores a Troya hasta la destrucción de la ciudad, se desarrolla en unos pocos días (y no en diez años); se omite la fabricación de nuevas armas para Aquiles por parte de Hefesto; se relegan al olvido los personajes del sacerdote Crises y de su hija Criseida; se omite la llamada de Helena a los héroes que están dentro del caballo, etc.

Aun reconociendo el interés y la amenidad de la película, se debe subrayar su profunda falta de respeto por la mitología antigua y por la obra de autores, como Homero y Virgilio.

Bibliografía esencial

Bonnefoy, Yves, ed. Diccionario de las mitologías, vol. II, Grecia. Barcelona: Destino, 1996.

Falcón Martínez, C. Fernández-Galiano, E. y López Melero, R. Diccionario de la mitología clásica 1-2. Madrid: Alianza Editorial, 1980.

García Gual, Carlos. Introducción a la mitología griega. Madrid: Alianza Editorial, 1992.

Graves, Robert. Los mitos griegos 1-2. Madrid: Alianza Editorial, 1985.

Grimal, Pierre. Diccionario de mitología griega y romana. Barcelona: Ed. Paidós, 1984.

—. La mitología griega. Barcelona: Ed. Paidós, 1989.

Martínez, Sebastián. “El mito de Perseo y ‘Furia de Titanes’.” Sarasuati. 20 IV 2010. Web. 30 X 2014.

— “’Immortals’ y el mito de Teseo.” Sarasuati. 13 V 2012. Web. 30 X 2014.

— “’Hércules: el origen de la leyenda’, un filme contra la mitología.” Sarasuati. 26 I 2014. Web. 30 X 2014.

—- “’Hércules (2014)': la película y la mitología clásica.” Sarasuati. 11 IX 2014. Web. 30 X 2014.

Ruiz de Elvira, Antonio. Mitología clásica. 2ª ed. Madrid: Editorial Gredos, 1982.

Ilustraciones

1. Cartel de la película Troya.

2. Briseida conducida ante Agamenón (1757) de G. B. Tiepolo. Villa Valmarana, Vicenza.

3. Aquiles entre las hijas de Licomedes (posterior a 1650) de Jan Boeckhorst. Museo Nacional de Varsovia.

Notas

1 II 569-577: οἳ δὲ Μυκήνας εἶχον ἐϋκτίμενον πτολίεθρον | ἀφνειόν τε Κόρινθον ἐϋκτιμένας τε Κλεωνάς, | Ὀρνειάς τ᾽ ἐνέμοντο Ἀραιθυρέην τ᾽ ἐρατεινὴν | καὶ Σικυῶν᾽, ὅθ᾽ ἄρ᾽ Ἄδρηστος πρῶτ᾽ ἐμβασίλευεν, | οἵ θ᾽ Ὑπερησίην τε καὶ αἰπεινὴν Γονόεσσαν | Πελλήνην τ᾽ εἶχον ἠδ᾽ Αἴγιον ἀμφενέμοντο | Αἰγιαλόν τ᾽ ἀνὰ πάντα καὶ ἀμφ᾽ Ἑλίκην εὐρεῖαν, | τῶν ἑκατὸν νηῶν ἦρχε κρείων Ἀγαμέμνων | Ἀτρεΐδης.

2 VII 206-312 y XIV 402-420.

3 IX 115 ss.

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE “TROYA” DE W. PETERSEN por Sebastián Martínez García (Dr. en filología clásica), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Sebastián Martínez

Doctor en filología clásica y catedrático de griego, ha publicado artículos y reseñas en revistas especializadas (Cuadernos de Filología Clásica, Prometheus, L’Antiquité classique, entre otras).

One Comment

  • Manuel
    12 agosto 2017 | Permalink |

    Muy buena las aclaraciones. Megusto este artículo y los de teseo y perseo. Solo por usar los nombres de estos personajes son presentados en el cine. Lastima que no hay películas que se apegan ala historia real.

    Saludos.

    Manuel B.

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD