Evolución del alfabeto desde las figuras egipcias hasta las latinas.

 

 

 La escritura es un sistema puramente convencional para representar o transcribir los hechos del habla. La escritura ha pasado por diversas etapas antes de llegar al sistema alfabético:

  • Empezó en Mesopotamia con un sistema pictográfico. Este tipo de escritura, también llamada jeroglífica, realizada por medio de pictogramas, pretendía ser una representación icónica o realista de los objetos designados. Sin embargo, este sistema precisa un número muy elevado de signos para aludir a miles de realidades diferentes. Además no era posible representar los nombres de lugar y los de persona y, mucho menos las palabras referidas a nociones abstractas. En la actualidad este sistema está vigente en todo un conjunto de indicaciones como, los distintivos de los deportes olímpicos o señales de circulación. Y en China y Japón con la escritura logográfica.
  • El sistema silábico alternativo es el que basa la escritura en la representación de las sílabas a partir de silabogramas. Así un mismo signo silábico aparece en diversas palabras y, por lo tanto, tiene mayor rentabilidad. Esto fue posible en el momento en que los escribas dejaron de intentar representar toda la realidad y dirigieron su atención hacia las palabras y los sonidos. El paso de la escritura silábica a la alfabética se dio hace unos tres mil setecientos años, aproximadamente, en la península del Sinaí. Esta escritura silábica sigue vigente hoy en día entre otros lugares, en el Tíbet.
  • El sistema alfabético de escritura, establece una correspondencia entre unas grafías suficientemente diferenciadas entre ellas y los tipos de sonidos funcionales del habla. Como el número de fonemas es muy limitado en cada lengua (20/40) también lo es correlativamente el número de grafías, lo cual convierte el alfabeto en el sistema de escritura de mayor rendimiento económico. En la actualidad, este sistema de escritura es vigente en la inmensa mayoría del mundo.

La primera escritura alfabética hizo su aparición hacia el año 1700 a.C. en la península del Sinaí, la actual Arabia Saudí. Los egipcios además de la escritura jeroglífica, usaban un silabario para transcribir los nombres propios, que parece ser la fuente de inspiración de los primeros alfabetos semíticos. Podría

jeroglífico

decirse que los inventores del primer alfabeto fueron los cananeos. Comerciantes y cosmopolitas establecieron relaciones con los imperios cercanos: egipcios, babilonio, hitita y cretense. El contacto con estas culturas probablemente favoreció la aparición de un sistema propio de características más simples. Nuestro alfabeto actual es el heredero del primer alfabeto semítico, adoptado posteriormente por los fenicios y difundido hasta Grecia e Italia. En los actuales alfabetos latinos, existe la clara presencia de algunos de los signos primitivos. Por ejemplo, la A es invertida, la cabeza de un buey; la O es la pupila de un ojo; la M y la N recuerdan, respectivamente, la forma de las olas y la serpiente. La relación entre el alfabeto fenicio y el protocananeo se estableció en 1953, gracias al hallazgo de cinco inscripciones en puntas de flechas procedentes de El-Khadr, fechadas hacia el 1100 a.C. El tipo de signos correspondía a un estado intermedio entre dos alfabetos[1].

El reconocimiento del origen fenicio del alfabeto por parte de los griegos lo encontramos en que designaron las letras fenicias con sus nombres originales: alfa, beta, gama, que son palabras sin significación alguna en griego y que en fenicio significaban “buey”, “casa” y “esquina”. El hallazgo del alfabeto va ligado al descubrimiento del principio de acrofonía[2].

alfabeto_fenicio

Las primeras documentaciones del alfabeto tomado de los fenicios curiosamente no son únicamente listas de productos o anotaciones de contabilidad, si no de carácter privado, de actividades cotidianas, deportes o de carácter poético. Establecieron los orígenes de la escritura en sus mitos (Cadmo y Harmonía). Los griegos introdujeron reformas tales como la inclusión de las vocales y otras grafías. Fijaron la direccionalidad de la escritura de izquierda a derecha. Manteniendo en cambio el orden de las letras de forma bastante fija, aunque añadirían otras nuevas al final (phi) F, (psi) Y, (ji) C.

La gran innovación del alfabeto griego consistirá, no obstante, en incorporar plenamente al alfabeto las letras correspondientes a las vocales. Algunas de las adaptaciones más significativas fueron la utilización del signo waw para (ypsilon) u, mientras que una variante de éste para la waw o digamma (F), la Y (zayin) se usó para ds (zeta), la forma llamada sade para s en zonas como Creta, mientras que sin en el ámbito jónico. El signo het de aspirada dental sirvió para marcar la aspiración de otras consonantes y también para la vocal e larga y O (ayin) para la o breve (ómicron), y una variante de ésta para la o larga (omega). Puede decirse, pues, que el alfabeto griego es el primer alfabeto moderno, tal y como hoy se entiende. Los griegos llevaron la escritura a la península itálica, primero a los etruscos en el siglo VIII y estos en el siglo IX la transmitieron a los latinos. La gran actividad comercial, en la expansión hacia el sur

 

de los etruscos, les llevó a entrar en contacto con algunas colonias griegas del sur de Italia de las que tomaron prestado el alfabeto.

A través de las tablas comparativas pueden verse las principales variantes sufridas por el alfabeto griego.

El alfabeto etrusco recogió las letras griegas aspiradas (theta) Q, (phi) F, (ji) C; sin embargo, el latín eliminó las dos primeras formas y reutilizó la tercera. En un principio, si habían de escribir palabras de origen griego que llevaran estos sonidos aspirados, utilizaban las grafías de los correspondientes simples, T, P, C; pero, cuando más tarde empezaron a usar la H – procedente de la H griega (eta)- como marca de aspiración, estos sonidos pasaron a representarse con dos grafías: la simple más la H (TH, PH, CH). Posteriormente, el sonido /h/ desapareció, aunque la grafía permaneció en la escritura (h muda). La grafía X se empleó como dígrafo de /ks/. Por otra parte el dígrafo Y simplemente lo reprodujo por PS. La P, antigua forma de la /r/ griega, pasó como grafía de la bilabial sorda /p/, y le añadieron un trazo oblicuo, R, para representar la líquida /r/. La notación de las guturales, es decir: (kapa) K, (qopa), precursora de la Q, y gamma G, se usaban con el mismo valor en etrusco, dada la indiferenciación entre sonoras y sordas.

El latín las adoptó, en principio, de la misma forma, pero pronto regularizó su uso: C (forma derivada, a su vez, de G) para la gutural sorda /k/, incluso ante E, I; K ante A, aunque con un uso muy restringido que en época clásica alcanzaba sólo a alguna palabra como Kalendas, y Q para representar el fonema labiovelar /kw/.

Para la gutural sonora innovó un nuevo signo, la G, que procede seguramente de añadir un trazo a C o, quizá, de la evolución de Z, ya que esta grafía dejó de usarse por representar el sonido griego /ds/, inexistente en latín. La adición de G al alfabeto se atribuye a Espurio Carvilio Ruga[3], liberto que creó la primera escuela de gramática en Roma hacia el 250 a.C. La grafía Z (alguna vez empleada para notar /z/, s sonora, antes de que ésta dejase de existir como fonema diferente de /s/ sorda y de que, en posición intervocálica, rotase y se convirtiese en /r/), perdió su lugar en el alfabeto latino, siendo ocupado por la nueva letra G. En los años del Imperio reaparece para transcribir palabras de origen extranjero, especialmente griego, como Gaza, y ocupa la última posición en el alfabeto, tal como se ha mantenido en los alfabetos de las lenguas romances posteriores. Lo mismo ocurre con Y (ýpsilon).

En cuanto a las vocales, heredó los signos del griego: A (alfa), E (épsilon), a través del etrusco; en cambio, éste no escribía O (ómicron), aunque debía conocerse, por lo que hubo de pasar directamente del  griego al latín. El signo Y (ýpsilon) terminó por fijarse en una única forma V, tanto para /u/ como para la consonántica /w/. No había diferencia gráfica entre vocales breves y largas

En época de Sila, apareció en epigrafía la llamada I longa, para marcar la /i/ larga, sobre todo procedente del diptongo /ei/. Este procedimiento luego se extendió para iníciales, por lo que es la base de la I mayúscula. El alfabeto latino, o romano, comenzó con veintiún signos.

 

Notas:

[1] En 1905 sir Flinders Petrie encontró un grupo de inscripciones en Serabit el-Khadim, en la península del Sinaí. La escritura mostraba apariencia jeroglífica, pero los signos pertenecían a un sistema pictográfico desconocido, cuyo registro de formas no llegaba a la treintena. Esta escasez hizo pensar que se trataba de signos alfabéticos y no silábicos utilizados para escribir una lengua desconocida, aunque se supuso que debía ser semítica, ya que los hallazgos se produjeron en las excavaciones de unas minas de turquesas egipcias explotadas en época faraónica por trabajadores canaanitas. Así a estos textos, que parten de la lengua de Canaán (actual Israel y Líbano), se les asigna la denominación de protosinaíticos o protocananeos.

[2] La acrofonía (griego: acro principio, cabeza + phonos sonido) es el dar a las letras de un sistema de escritura alfabético un nombre de forma tal que el nombre de la letra misma comienza con ella. Por ejemplo, “alfa,” “amarillo,” y “amor” son nombres acrofónicos de la letra española A.

[3] En el siglo III a. C., el liberto Espurio Carvilio —quien fuera esclavo del cónsul Espurio Carvilio Ruga—, decidió agregar un pequeño rasgo a la C para producir una letra nueva, y representar así el fonema velar oclusivo sonoro como distinto del velar oclusivo sordo: G.

WEBGRAFIA:

http://enj.org/portal/index.php?option=com_docman&task=doc_download&Itemid=&gid=2870 25/02/10-22:45

http://correodelasculturas.wordpress.com/2008/08/22/ 27/02/10-09:55

http://www.ucm.es/info/mabillon/paleografia/haescritura.htm 27/02/10-10:15
http://www.uoc.edu/humfil/articles/cat/panosa0304/panosa0304.pdf 29/02/10-11:08
http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_alfabeto 02/03/10-21:45

BIBLIOGRAFIA:

  • Robinson, Andrew. (1995). La història de l’escriptura. London: Thames & Hudson. Londres: Thames & Hudson. Ofrece una buena visión de conjunto de la historia de la escritura así como su evolución.
  • M. AGUIRRE, La escritura en el mundo, Madrid 1961.
  • Esta obra constituye un magnifico esfuerzo para presentar de manera amena la historia de la escritura en el mundo. Desde las primeras pinturas e inscripciones hasta los últimos adelantos en el arte de la escritura. Pero además de describir el origen y evolución, tiene la finalidad práctica de dar a conocer la pronunciación de los alfabetos modernos. Poe ello, es un estudio científico e histórico, un manual en el que se dan transcripciones de los alfabetos, juntamente con la fonética y textos de cada lengua.

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Evolución del alfabeto desde las figuras egipcias hasta las latinas. por Mayte Duarte Seguer, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Mayte Duarte

Nascuda a la Ciutat Comtal i en ple fenòmen Baby Boom (1962). Hi ha qui ha anomenat a la meva generació com a la Generació X. La meva opinió és que va ser una generació ni millor, ni pitjor..diferent. Vàrem trencar totes les prohibicions, ho vam provar tot, el món era quelcom que volguéssim que fos, tant sols depenia de nosaltres, tot estava per fer. El món actual en el que ens trobem és el resultat d’aquesta inabastable equació canviant. Crec que realment pertanyo a una generació que som energia pura en transformació constant. No teníem res, ho vàrem construir tot, no tot serveix i no tot es pot tenir al mateix moment. Hem estat binaris en costant desenvolupament. Un retret? Molts han estat pares sense deixar de ser fills i ara en paguem la factura, es passa del prohibit prohibir a prohibir i regular-ho tot. Amb els nostres antecedents no ens pertoca ser paternalistes. Toca tornar a començar, tornar a construir, assumir errades i responsabilitats i seguir caminant... Encara vull ser la primera Psicohistòriadora del planeta, terraformar les galàxies i contemplar amb bona companyia la multiplicitat de plans d’un univers fractal. Encara vull ser Leonardo da Vinci, quant sigui gran. Sí, jo també vull ser gran i, el meu somni segueix ple de llambordes. www.mayteduarte.com Llicenciada en Humanitats (UOC) la meva tesis de Llicenciatura ha estat en l'àmbit de l'Antropologia social i religiosa. El meu objecte d’estudi de Màster i Doctorat és envers L’homo tecnològicus. • ESPECIALITZACIÓ POST LLICENCIATURA: MEMBRE (DES DE LA SEVA FUNDACIÓ) DEL PROGRAMA ATAPUERCA PERSONES - FUNDACIÓ ATAPUERCA. I DEL MUSEU DE L'EVOLUCIÓ HUMANA, (BURGOS). ARQUEOLOGIA EXPERIMENTAL, DIDACTICA DE LA PREHISTÒRIA I EVOLUCIÓN HUMANA. Fundación Atapuerca y Sierra Activa. Curs pilot teòric - pràctic, de places limitades, amb l’objectiu de conèixer els jaciments de la Serra d’ Atapuerca i el seu context geològic. • METODOLOGIA DE LA FORMACIÓ OBERTA I A DISTÀNCIA ENSENYAMENTS (TEORIES, MÈTODES, TÈCNIQUES, PRÀCTICA...) PER A LA FORMACIÓ DE MESTRES.. E-Learning Creació de cursos on-line: Plataforma CMS (Sistemes de gestió de cursos), LMS (Sistemes de Gestió d’ Aprenentatge),VLE (Ambients Virtuals d’ aprenentatge). Creació de materials: Unitats Didàctiques, Debat telemàtic documentat dirigit/moderat per un especialista/expert, Power Points, Imatges, Vídeos. Recursos: Pàgines de text pla; HTML; Glossaris; Referències; Arxius carregats en el servidor; enllaços Web; Pàgines Web; Wikis; Blogs; Audiovisuals Aprofitant els coneixements acadèmics treballo per donar aplicacions pràctiques socials, polítiques i científiques a diversos grups a Facebook com administradora. Editora de la Revista Digital d’Humanitats Sàrasuati i membre del Grup Internacional de Recerca Cultura, Història ì Estat (GIRCHE) de la Universitat de Barcelona (UB). Secretaria del Liceu Maragall de filosofia (amb seu a l'Ateneu Barcelonès). I Fundadora i Presidenta de Dracmaycat (www.dracmaycat.com), la meva experiència inclou treball com a Community Manager, investigació i recerca antropològica de la civilització catalana, amb una curiosa passió envers els dracs. La figura del Drac a Catalunya, m’ha portat a documentar i estudiar dracs d’arreu del país per difondre i exposar més i millor la imatge del Drac envers la cultura catalana com a tret identitari.

3 Comments

  • Sarah
    9 febrero 2011 | Permalink |

    Hola Mayte,

    Ja saps que el tema que gira al voltant d’Egipte m’agrada. Espero veure’n algún altre ;).

  • Luz Eugenia de Alba González
    1 enero 2013 | Permalink |

    Muy interesante!!! Me gustaría seguir recibiendo la revista

  • 2 enero 2013 | Permalink |

    Muchísimas gracias Luz Eugenia, solo debe subscribirse y recibirá por mail todas las novedades. Un abrazo.

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD