La interpretación de la constitución EEUU: Originalistas vs. Evolucionistas. Contexto, consecuencias y importancia.

 we-the-people-american-constitution

 

La Constitución estadounidense.

“It is expedient that on the second Monday in May next a Convention of delegates who shall have been appointed by the several States be held at Philadelphia for the sole and express purpose of revising the Articles of Confederation.”

Congreso de los EUA (bajo los Artículos de la Confederación) el 21 de Febrero de 1787

 

     La CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA es la constitución más antigua del mundo, con más de 220 años a sus espaldas. Los autores [1] de la misma [2] eran hijos de su época, y como tal hay que leerla, como un documento con fines universales escritos en un momento de la historia muy diferente al nuestro. De manera general, hay que constatar que la Constitución es el fin de un periodo revolucionario de independencia y reafirmación de la identidad de una nación. No se puede definir este documento como un ente jurídico impermeable a la sociedad en la que se crea, sino más bien como un compromiso entre una serie de políticos e intelectuales que crean una constitución nueva cuando lo que realmente se les había pedido desde sus propios estados era reformar los Artículos de la Confederación que ya existían. Este periodo revolucionario comienza con la redacción y publicación de la Declaración de Independencia en 1776. Este documento declara la Independencia de las 13 colonias inglesas en Norteamérica y explica de manera detallada y razonada las causas por las que toman esta decisión. La Declaración de Independencia fue redactada por el Virginiano T. JEFFERSON, pero con fuertes influencias de J. ADAMS y B. FRANKLIN, y los ideales ilustrados de filósofos como J. LOCKE y MONTESQUIE. Tras años de luchas y pruebas políticas, los estados y los padres de la Constitución se dan cuenta de la necesidad de un gobierno federal fuerte, con una serie de competencias claras y alrededor del cual se tienen que situar los demás estados soberanos. Aunque los 39 firmantes (de 55) llegaron a un acuerdo de máximos, el cual es la base actual del sistema político estadounidense (con algunos cambios), varias fueron las propuestas que existieron. Por un lado, desde Virginia, a través de J. MADISON, se propuso un plan que establecía un congreso bicameral muy poderoso, con un cuerpo representativo directamente relacionado con la cantidad de ciudadanos de cada estado. Así pues, los estados más poblados tenían más representantes. De manera opuesta, y como reacción por parte de los estados menos poblados, W. PATERSON sugirió un nuevo plan (denominado plan de Nueva Jersey) en el que todos los estados tenían el mismo número de representantes en la cámara legislativa (como ya ocurría en los Artículos de la Confederación), pero se le otorgaban más poderes, como el de imponer impuestos. Sea como fuera, ambos planes tenía siempre en mente el ideal Hamiltoniano de un poder central fuerte, con competencias claras y capacidad para ejecutarlas a través de un ejecutivo poderoso. Así pues, se llegó a un compromiso intermedio [3] en el que una cámara del congreso seguiría el modelo de MADISON, y la otra el de PATERSON.

 

     Explico el proceso de creación del actual congreso de los EEUU en cierto detalle para intentar mostrar como la Convención de Filadelfia fue una serie de compromisos entre diferentes mentalidades bien arraigadas en la política de la época (movimiento centrífugo o centrípeto de poderes de los estados) que intentaron llegar a acuerdos que no desagradasen a ninguna mayoría. Había temas a los que se podía llegar a un consenso, pero otros que no, como por ejemplo el papel de la esclavitud dentro del estado federal. Por eso, la constitución no deja de ser una serie de normas muy determinadas en algunos aspectos (las competencias del estado federal, las del ejecutivo, las del judicial …), pero muy genéricas y abiertas a la interpretación en otras ocasiones en las que llegar a un consenso podía romper la unión que se estaba creando (el futuro de la esclavitud, la cantidad y tipos de cortes judiciales inferiores al Supremo, …). En resumen, nos encontramos en un contexto de compromisos, donde hay una clara tendencia federalista impulsada por A. HAMILTON (muy por debajo de sus expectativas), pero sin acabar de apuntillar ciertos detalles. La Carta de derechos [4] fue otro compromiso que, primeramente, parecía inútil desde el sector federalista. Ocho de los trece estados ya disponían de una Carta de Derechos universales en sus propias Constituciones, con lo que se sugería redundante volver a redactar una serie de derechos que se daban a entender de manera implícita en la propia constitución y en la declaración de independencia [5] y que parecían muy difíciles de defender desde un punto de vista federal. Aún así, tanto Massachusetts como Nueva York (ambas de vital importancia) ratificaron la Constitución federal con la condición de una serie de enmiendas que defendieran los derechos inherentes de los ciudadanos Americanos. Así pues, J. MADISON, basándose en la Carta de Derechos de su propio estado (redactada por G. MASON) y en la de Inglaterra (entre otros escritos filosóficos), acabó redactando una serie de enmiendas, de las cuales 10 fueron ratificadas por los estados e incluidas en la Constitución en 1791.

 

     El producto final, el cual ha sido refinado y enmendado 17 veces desde 1791, es un texto de tal importancia que su interpretación está abierta a todo tipo de debates políticos y, sobretodo, judiciales. Primero, no tenemos que olvidarnos que fueron algunos de los mismo Padres de la Constitución quienes alentaron estos debates en la serie de artículos contemporáneos a la ratificación de la Constitución. Desde los denominados Federalist Papers, A. HAMILTON (51 artículos), J. MADISON (29) y J. JAY (5) hicieron no solamente una labor indiscutible de marketing, sino que han sido la fuente primaria de interpretación de la Constitución de los EE.UU, al considerarse estos artículos como una versión más lúcida y convincente de la filosofía y la motivación de los padres de la constitución. A través de los años, y sobre todo a partir del siglo pasado, la interpretación de la constitución por parte del cuerpo judicial (Tribunal Supremo o de apelación) ha sido clave para amoldar un escrito de 200 años a la era en la que vivimos. En un sinfín de casos, la constitución se refiere a conceptos generales, y no a casos específicos. Por ejemplo, a través de la 8ª enmienda [6] se puede ver como los padres fundadores defendieron un concepto general de equidad, en lugar de hacer una lista detallada con aquellos castigos que a ellos les parecieran crueles e injustos.

 

     Las interpretaciones de la constitución son necesarias para que así esta pueda ser vigente en nuestros días. Obviamente, aquí surge el problema de cuáles son las mejores o peores interpretaciones, o qué criterios se tendrían que usar a la hora de revisarla. Para auto-limitar su papel en decisiones sobre la constitucionalidad de un caso, La Corte Suprema sugirió una serie de directrices denominadas Ashwander rules, las cuales fueron articulada por el Juez Supremo Louis D. Brandeis en el caso Ashwander v. Tennessee Valley Authority 297 U.S. 288 (1936) como un conjunto de principios utilizados por el Tribunal Supremo de Estados Unidos para evitar las sentencias constitucionales. Realmente, estas reglas son cánones de contención, de las que se pueden mencionar las siguientes [7]:

 

  1. El Tribunal no discutirá la constitucionalidad de las leyes en un procedimiento amistoso, puesto que la decisión de este tipo de cuestiones es legítimo sólo en última instancia (…) [8]
  2. La Corte no va a anticipar una cuestión de derecho constitucional antes de plasmar la total necesidad de decidir sobra la misma [9]. No es el hábito de la Corte el decidir sobre cuestiones de naturaleza constitucional a menos que sea absolutamente necesario para la decisión del caso [10].
  3. La Corte no va a formular una regla de derecho constitucional más amplia que la exigida por los hechos concretos a los que se va a aplicar [11].
  4. Si un caso puede resolverse a través de más de un precepto, uno que involucre una cuestión constitucional, el otro una cuestión de interpretación legal o ley general, el Tribunal decidirá sobre el último.
  5. El Tribunal no decidirá sobre la constitucionalidad de una ley sin previa denuncia de una persona que no demuestre que ha sido perjudicada por la misma.
  6. Cuando la validez de un acto del Congreso se pone en duda, e incluso si se plantea una seria duda sobre su constitucionalidad, es un principio fundamental que el Tribunal determine si existe la posibilidad de una interpretación de la ley que pueda evitar el conflicto [12].

 

Además de estas directrices generales, académicos y juristas han desarrollado una serie de mecanismos interpretativos sobre los cuales se pueda discutir el significado de la Constitución. Con el texto constitucional siempre en mente, estos mecanismos se usan para discutir sobre los vacios, imperfecciones u omisiones que aparecen en la Carta Magna. De entre todos los métodos, me centraré en las concepciones Originalistas (o textualistas) y evolucionistas por ser las mayoritarias entre los miembros del Tribunal Supremo actual.

 

 

Originalistas

If the constitution can mean anything, then the constitution means nothing.

 

justice antonin scalia     El Originalismo está basado en la pretensión de que cualquier tipo de interpretación constitucional debe originarse desde la letra escrita. El actual juez Supremo A. SCALIA, principal defensor de esta teoría, defiende la interpretación del propio texto como si fuese una ley, siendo básicamente el texto lo que tiene que observarse. Así pues, la constitución tiene un significado fijo y predecible, establecido en el momento de su ratificación en 1789. De esta manera, la Constitución se entiende como unas normas de composición, las cuales han sido concedidas al gobierno por el pueblo, según el preámbulo de la misma, y su carácter escrito implica que tiene que existir una cierta disciplina a la hora de ser interpretadas [13]. Los Originalistas argumentan que la intención de los padres fundadores, a través de la constitución, era de limitar el gobierno federal enumerando las competencias de este nuevo ente político y denegándole otras. Por lo tanto, el valor de este documento es nulo si el significado del mismo no es fijo.

 

     La metodología asociada con este movimiento se basa en cuatro preceptos:

  1. La tarea consiste en determinar el significado original del lenguaje en el momento que la Constitución fue redactada y ratificada.
  2. El factor más importante es el texto en si, y su interpretación de acuerdo con el posible significado que habría tenido a finales de 1780.
  3. Si aun así, si se le pudiese atribuir más de una interpretación al texto, se tendría entonces en cuenta el propósito [14], la estructura, y la historia [15] para ayudar en la clarificación de la ambigüedad.
  4. Otra fuente de interpretación constitucional es la jurisprudencia creada por funcionarios públicos o comentaristas contemporáneos a la ratificación de la Constitución. Estos intérpretes tenían un conocimiento más exacto del significado de las palabras contemporáneas, de los valores sociales y de las técnicas de interpretación que los intérpretes actuales.

 

     Hay ocasiones en que el texto constitucional es suficientemente plano como para poder descifrar su significado fácilmente y ponerlo en práctica de manera acorde. Sin embargo, muchas secciones del texto constitucional son muy poco claras en sus afirmaciones, siendo estas secciones las que realmente necesitan ser interpretadas claramente. Por eso, esta teoría choca radicalmente con otro método interpretativo muy popular en la actualidad, denominado Evolucionismo.

 

Evolucionistas

We are under a Constitution, but the constitution is what the judges say it is.

CHARLES E. HUGHES; Abogado, político y Juez Presidente del Tribunal Supremo (1930-41)

 

     En este caso, nos encontramos con una teoría interpretativa completamente contraria a la arriba expuesta. Por lo tanto, la constitución no tiene un sentido fijo, sino dinámico y asociado con los puntos de vista de la sociedad en la que discurre. Los seguidores de esta tendencia afirman que los padres fundadores escribieron la constitución con términos generales y amplios con el fin último de crear un documento vivo. De esta manera, la cantidad de enmiendas es menor, pues las nuevas cuestiones que han ido apareciendo a lo largo de los años pueden ser abarcadas perfectamente por este tipo de texto abierto a interpretación.

 

stephen-breyer     Uno de los argumentos más fuertes para apoyar esta teoría es el simple hecho de que la constitución no diga nada sobre el tema de su propia interpretación. Los podres fundadores eran mayoritariamente abogados y académicos, los cuales eran muy conscientes de la posibilidad de este tipo de debates. Por consiguiente, si hubiesen querido que las nuevas generaciones hubiesen interpretado la Constitución de una manera en concreto, lo podrían haber constatado en el propio escrito. Como este no es el caso, podemos pensar que, o bien no pudieron llegar a un consenso, o bien nunca quisieron que hubiese un método interpretativo fijo. En ambos casos, se otorga implícitamente una libertad a las generaciones futuras, las cuales podría argumentarse que incluso están obligadas por las circunstancias a re-examinar por ellos mismos la Constitución estadounidense.

 

     Otro de los argumentos más usados por este colectivo es el de entender la Constitución más como una fuente de conceptos fundamentales para el gobierno de una sociedad, que como una serie de leyes fijas. Obviamente, la constitución son una serie de leyes fijas en la que se basa el pilar principal del estado federal. Sin embargo, si la constitución se ve como algo que va más allá, a través de una serie de guías las cuales son en sí mismas la base del sistema jurídico, nos encontramos con un texto dinámico y moldeable a los cambios que sufre la sociedad con los años. Encerrarse en los preceptos morales del siglo XVIII puede no ser suficiente para poder proporcionar soluciones razonadas a los problemas más actuales.

 

 

Ejemplo: Lawrence v. Texas, 539 U.S. 558 (2003)

 

lawrence vs. Texas     De manera muy simplificada, me gustaría mostrar un caso actual concreto en la que ambos lados de la moneda estuvieran presentes. En este caso, se planteaba la constitucionalidad de una Ley del estado de Texas que multaba económicamente la práctica de la sodomía, incluso en el ámbito privado. Todo comenzó cuando los demandantes, JOHN G. LAWRENCE y T. GARNER, fueron sorprendidos practicando sexo anal consensuado en el apartamento del primero. Tras una llamada vecinal quejándose sobre un hombre loco con una pistola, la policía entró en el apartamento del demandado, que casualmente estaba abierto, para investigar la incidencia. Lawrence y Garner fueron arrestados y acusados de sodomía bajo la ley del estado de Tejas que prohibía ese tipo de prácticas sexuales. El caso fue recurrido a la corte de apelaciones número 14 del estado de tejas, que decidió que la ley era inconstitucional, por 2 a 1 votos. Tras usar todas las instancias judiciales posibles en el sistema americano, el caso llega a la Corte Suprema en 2002. A raíz de este caso, la corte suprema tiene que considerar una serie de asuntos relacionados con el mismo: Primero, si la ley de Tejas viola la 14ª enmienda de la constitución [16] declarando que las prácticas sexuales entre personas del mismo sexo son ilegales; Segundo, si el arresto de los demandantes en su domicilio no viola también la 14ª enmienda; Por último, si el caso de Bowers v. Hardwick, 478 U.S. 186 (1986), el cual confirmaba la constitucionalidad de una ley en contra de la sodomía en el estado de Georgia, tenía que ser invalidado.

 

     En relación con el tema que nos incumbe, la cuestión alrededor de la cual gira los problemas interpretativos es sobre si el significado del concepto de libertad en la 14ª enmienda (una de las 3 enmiendas de la Guerra Civil, así pues pensada para darle derechos de igualdad a los esclavos) tiene que estar determinado por juicios razonados sobre la naturaleza de la libertad (visión evolucionista), o por la concepción tradicional e histórica de las leyes del estado sobre el concepto de libertad tal y cómo se había impulsado en 1868, año de la ratificación de esta enmienda (visión originalista). Por 6 votos contra 3, la corte invalidó la ley de Tejas, además de una serie de leyes análogas en otros 12 estados. El juez A. KENNEDY escribió la Majority Opinion, junto con J. P. STEVENS, D. SOUTER, R. B. GINSBERG Y S. BREYER. En este escrito sostenía que el derecho a la intimidad y a la libertad protege el derecho de los adultos a mantener relaciones homosexuales consensuadas. Esta opinión revoca expresamente la decisión de la Corte en Bowers vs. Hardwick (1986), que había llegado a una conclusión opuesta [17]. Así pues, el concepto de libertad que se implica en la 14ª enmienda, donde no se expone el tema de la homosexualidad, se puede ampliar a un modelo contemporáneo, en el que la práctica homosexual es un derecho reconocido y aceptado en las sociedades democráticas occidentales y bajo la declaración de derechos del hombre. La magistrada SANDRA D. O’CONNOR escribió su propia opinión de acuerdo con el resultado, pero sin invalidar Bowers, sino que declarando inconstitucional la ley de Texas por no tratar de la misma manera a las parejas heterosexuales y homosexuales. El juez A. SCALIA se encargó de escribir la dissenting opinion, junto con W. REHNQUIST y C. THOMAS, en el que sostenía que los Estados deben ser capaces de hacer un juicio moral contra la conducta homosexual y el cual se tiene que cumplir a través de la ley. A través de esta opinión, se entiende que la 14ª enmienda no defiende, de manera textual, los derechos de los homosexuales. Si tal defensa no aparece de manera explícita en la constitución de los EEUU, según la 10ª enmienda, Los poderes no delegados a los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por ella a los estados, están reservados a los estados o al pueblo. Por lo tanto, es lógico admitir que son los estados los que, en última instancia, tienen que tener la posibilidad de elegir aquello que legalmente se les ha concedido.

 

 

Opinión personal

 

     Personalmente, creo que estos dos enfoques tienen mucho que ver con lo que, tradicionalmente, ha sido la política y la mentalidad americana: Intervención o no del estado Federal. La visión originalista es una visión más conservadora, pues siguiendo las tendencias del republicanismo, tiende a favorecer la autonomía de los estados, dejándole en sus manos todo aquello que de manera explícita no aparezca como competencia federal en la Constitución. Los jueces más conservadores se caracterizan por posiciones generalmente favorables a los intereses empresariales, y escépticos con relación a los intereses de las minorías [18]. La visión evolucionista suele asimilarse más con ideales liberales, que siguen las tendencias del partido demócrata de un poder federal más fuerte. Por lo tanto, estos jueces toman un papel más activo en la toma de decisiones, defendiendo los derechos de las minorías y revocando decisiones anteriores del tribunal Supremo si piensan que ya no son factibles en el momento actual o simplemente fueron erróneas. Esta dicotomía, en la que EEUU está condenada a navegar, aparece también en el poder judicial.

 

     Personalmente, entiendo el miedo que una visión extremadamente evolucionista puede suponer. Una reinterpretación demasiado laxa y subjetiva de la Constitución puede llevarla a un sinsentido que irremediablemente le haría perder el prestigio que los siglos y la historia le ha asignado. También entiendo que este poder interpretativo que se asigna a los evolucionistas puede resultar en un brazo judicial demasiado poderoso, demasiado intervencionistas. Sin embargo, no creo que la solución sea una lectura atemporal de un documento que intenta, desde su fundación, marcar unas pautas de convivencia entre el estado federal, los diferentes estados soberanos y los ciudadanos. Creo que la lectura de la Constitución tiene que tener en cuenta los cambios que la sociedad actual está sufriendo, y amoldar sus conceptos ilustrados al momento en el que vivimos. Gracias a esta interpretación, el texto constitucional puede ser vigente en nuestros días, pues se amolda a las necesidades que la sociedad actual le demanda. Además, el propio sistema de checks and balances impuesto por la Constitución impide que una facción (tanto la liberal como la conservadora) tenga una amplia mayoría en el Tribunal Supremo y que una de las tendencias sea la impuesta durante largos periodos de tiempo. Además, la independencia que el Tribunal Supreme disfruta gracias a la asignación de por vida de sus miembros ocasiona muchas sorpresas. Por ejemplo, la corte suprema que decidió el caso de Lawrence vs. Texas estaba formada por 7 jueces nombrados por presidentes republicanos (R. NIXON, G. FORD, R. REAGAN, G. BUSH Sr.) y 2 demócratas (B. CLINTON). De los 7 jueces teóricamente conservadores, sólo 3 siguieron la línea lógica de pensamiento en la que se encasillan. Así pues, no es raro que una vez en el puesto, los miembros del supremo hagan constar su independencia y la importancia de su papel en la historia tomando decisiones meditadas y, en ocasiones, en contra de sus presupuestas creencias.

 

     Siguiendo con el caso en concreto de la homosexualidad que se trata en Lawrence v. Texas, 539 U.S. 558 (2003), podemos afirmar sin lugar a dudas que este tema en concreto no estaba ni por asomo en la mente de los padres fundadores a la hora de redactar la constitución. Sin embargo, sí que podemos afirmar que desde su butaca defendían la libertad personal para buscar la felicidad, y que el estado federal defendiese a las minorías que por sí mismas no fuesen capaces de salvaguardar sus derechos. La 14ª enmienda es un producto de la Guerra Civil, con lo que el colectivo al que estaba enfocada era el de los antiguos esclavos de los Estados Confederados. Su objetivo era defender sus derechos y declarar su estado de ciudadanía, lo cual es más que evidente en nuestros días. Igual que nunca se habla de esclavos en la 14ª enmienda, tampoco se le niega el derecho a su vida y su libertad a ninguna otra minoría. Por lo tanto, no veo razón alguna por la que el Tribunal Supremo no se vea competente en el caso y delegue la decisión final a los estados. Aún más, creo que en este caso en concreto, existe casi una obligación moral hacia un colectivo que ha sido discriminado por una mayoría por el simple hecho de ser diferente al mainstream y por una serie de tabús más relacionados con imposiciones religiosas y culturales.

 

  

Notas:
[1] Framers
[2] Connecticut: Oliver Ellsworth*, William Samuel Johnson, Roger Sherman; Delaware: Richard Bassett, Gunning Bedford, Jr. , Jacob Broom, John Dickinson, George Read; Georgia: Abraham Baldwin, William Few, William Houstoun*, William Pierce*; Maryland: Daniel Carroll, Luther Martin*, James McHenry, John F. Mercer*, Daniel of St. Thomas Jenifer; Massachusetts: Elbridge Gerry*, Nathaniel Gorham, Rufus King, Caleb Strong*; New Hampshire: Nicholas Gilman, John Langdon, New Jersey, David Brearley, Jonathan Dayton, William Houston*, William Livingston, William Paterson; New York: Alexander Hamilton, John Lansing, Jr.*, Robert Yates*; North Carolina: William Blount, William Richardson Davie*, Alexander Martin*, Richard Dobbs Spaight, Hugh Williamson; Pennsylvania: George Clymer, Thomas Fitzsimons, Benjamin Franklin, Jared Ingersoll, Thomas Mifflin, Gouverneur Morris, Robert Morris, James Wilson; South Carolina: Pierce Butler, Charles Cotesworth Pinckney, Charles Pinckney, John Rutledge; Virginia: John Blair, James Madison, George Mason*, James McClurg*, Edmund Randolph*, George Washington, George Wythe*; Rhode Island: No mandço delegados a la convención.
(*) No firmaron el borrador final de la Constitución.
[3] Compromiso de Connecticut
[4] Bill of Rights
[5] We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal, that they are endowed by their Creator with certain unalienable Rights, that among these are Life, Liberty and the pursuit of Happiness.
[6] Cruel and unusual punishment amendment
[7] Ashwander Rules, in Wikipedia
[8] Chicago & Grand Trunk Ry. v. Wellman, 143 U.S. 339 (1892)
[9] Liverpool, N.Y. & P.S.S. Co. v. Emigration Commissioners, 113 U.S. 33 (1885)
[10] Burton v. United States, 196 U.S. 283 (1905)
[11] Liverpool, N.Y. & P.S.S. Co. v. Emigration Commissioners, 113 U.S. 33 (1885)
[12] Crowell v. Benson, 285 U.S. 22 (1932)
[13] Contrariamente a la Constitución Inglesa, que al no ser escrita se basa en la jurisprudencia y en los actos de ley aprobados por el parlamento londinense.
[14] El propósito de la cláusula que los padres fundadores podrían haber implicado en la redacción de la misma.
[15] La evidencia histórica puede revelar los valores que fueron ampliamente discutidos durante la convención de Filadelfia y, posteriormente, publicados en escritos como los artículos federalistas.
[16] Enmienda XIV – Sección 1-: Toda persona nacida o naturalizada en Estados Unidos y sujeta a su jurisdicción, será ciudadana de Estados Unidos y del Estado en el que resida. Ningún Estado aprobará o hará cumplir ley alguna que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de Estados Unidos; ni ningún Estado privará a persona alguna de su vida, su libertad o su propiedad sin el debido procedimiento legal; ni negará a nadie, dentro de su jurisdicción, la protección de las leyes en un plano de igualdad.
[17] Bowers was not correct when it was decided, and it is not correct today. It ought not to remain binding precedent. Bowers v. Hardwick should be and now is overruled.
[18] T. M. FINE (2007: 34)

 

 

Bibliografía:
  • Libros o artículos.
D. P. KOMMERS, J. E. FINN, G. J. JACOBSOHN (2004), American constitutional law: essays, cases, and comparative notes. Rowman & Littlefield Publishers, INC: Maryland. 2nd Edition — http://books.google.es/books?id=sKjOeBQIcc8C
S. A. BARBER, J. E. FLEMING (2007), Constitutional Interpretation: The basic questions. OUP: New York.
T. M. FINE (2007), La Corte Suprema de los Estados Unidos: Una corte en transición. Anuario 2007 de la facultad de derecho de la Universidad de Alcalá: Alcalá de Henares (Madrid). Pags. 31 – 49.
  • Wikipedia:
United States Declaration of Independence.
Philadelphia Convention.
Federalist Papers.
United States Constitution.
United States Bill of Rights.
Judicial Interpretation of the US Constitution.
Originalism.
Developmentalist
Ashwander Rules

 

 

 

logoPDF

Versión en PDF en el siguiente link: Sarasuati 2010.04 (PDF) (2185)

 

 

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
La interpretación de la constitución EEUU: Originalistas vs. Evolucionistas. Contexto, consecuencias y importancia. por Iván Matellanes (Licenciado en Filologia Inglesa), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Iván Matellanes

Administrador, editor y creador de la e-Revista de Humanidades Sárasuatī, soy Licenciado en Filología Inglesa (UAB) y estudiante de último año de Humanidades (UOC). Además, tengo un Máster en "Teaching English as a foreign language" (UPF) y actualmente estoy cursando otro Máster oficial en "Estudios Norteamericanos" (UAH). Soy profesor de Inglés de ESO en la provincia de Castellón. Me gusta mucho la historia Americana y el pensamiento político estadounidense, ámbitos en los que me estoy especializando y alrededor de los cuales me gustaría disertar en un futuro.

One Comment

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD