Las Humanidades y los Humanistas

 

humanidades y humanistas     La revista Sarasuati [1] que empieza su singladura con este número está dedicada a las Humanidades, concepto éste que engloba un gran número de temáticas que confluyen alrededor del ser humano como pensador y hacedor. Como afirmó el humanista florentino Giannozzo Manneti (1396-1459) agere et intelligere (obrar y comprender) esto es lo que nos caracteriza y nos diferencia del reino animal. Adquirir conocimientos y obtener logros de todo tipo son las metas que definen el camino del humanista. Intelectual que persigue un ideal, el de ser “capaz de juntar la vida activa y contemplativa (estudio) como expresión del hombre integral”, escribe Pedro R. Santidrián. [2]

 

     A principios del Renacimiento, el humanista era un pedagogo, un profesor de lenguas clásicas. Pero el vocablo amplió su significado y englobó a todos aquellos que se interesaron por la historia, la política, la literatura, la filosofía, la ética o la religión, por ejemplo. Este era el caso del historiador humanista Leonardo Bruni (1370-1444) que consideró que se “debía formar a los alumnos para una vida al servicio activo de la comunidad civil” y que abogó porque la enseñanza incluyera estudios de gramática, retórica, filosofía moral e historia. El movimiento humanista “se convirtió en un modo de pensar y de vivir en torno a una idea principal, el hombre” [3].  En esta sección presentaremos las biografías de algunos de los humanistas que han influido en la concepción actual del mundo occidental y que iremos conociendo en los sucesivos números de Sarasuati.

 

     Son muchas las personas que me preguntan para qué sirve esta carrera –o grado– y qué es lo que estudiamos. Difíciles preguntas –aunque no lo parezca– que requieren un alto grado de perspicacia y de síntesis para evitar que al oyente se le arqueen las cejas o resuma él mismo diciendo: <<¡Ah, es como un hobby! Sí pero no, acabo contestando>> y se hace un silencio. En algunos casos recurro a la exposición teórica de los objetivos docentes de los estudios de Humanidades, y en otros nombro su oferta profesional circunscrita a las empresas culturales: editoriales, periódicos, etc. y labores culturales dentro de instituciones públicas o privadas.

 

     En mi opinión es imprescindible comenzar por la explicación y comprensión que en la actualidad se tiene de esta carrera universitaria llamada hasta la fecha Humanidades y que con el nuevo Plan Bolonia pasa a llamarse Grado de Humanidades. En la actualidad la Licenciatura de Humanidades tiene por objetivo el de formar y capacitar “para la intervención crítica en el entorno cultural y social”, así como para “poder responder profesionalmente a la gestión cultural”, es decir, “potenciar el mundo del saber en ámbitos académicos o sociales”. Con este fin las materias para una “formación general crítica” son aquellas que se enumeran seguidamente: historia, literatura, historia del arte, cultura clásica, filosofía, técnicas de expresión oral y escrita, política y gestión cultural. Se supone que, tras estos estudios, el licenciado dispondrá de “unos conocimientos generales, con la posibilidad de especializarse en ciertos ámbitos” [4]. 

 

     El filósofo José Mª Valverde escribió sobre la mente humanista: “es sintética, acumulativa y ecléctica” [5].  Esta afirmación querdará comprobada a lo largo de este viaje a través de las mentes más preclaras de nuestra historia. La mente humanista, entonces y hoy en día, sigue navegando sin quere adherirse a nadie ni a nigún pensamiento en concreto. Como veremos en nuestro próximo artículo dedicado a Cicerón, el abogado latino se adhería a la teoría que le parecía la más probable, la más creíble. Su eclecticismo le llevó a destacar, entre las doctrinas filosóficas de los antiguos griegos y las de su época, las propuestas que le parecían las mejores y que congeniaban con su pensamiento. El ideal ciceroniano nos espera.

 

——————————————————————-

Bibliografia / Notas al Pie :

[1] Sárasuatï, nombre de la diosa hindú de la música y la sabiduría.
[2] Valla, Lorenzo; Ficino, Marsilio; Poliziano, Angelo; Pico della Mirandola; Pomponazzi, Pietro; Castiglione, Baldassare; Guicciardini, Francesco; Humanismo y Renacimiento, selección y traducción Pedro Rodríguez Santidrián. Introducción. Área de conocimiento: Humanidades, Alianza Editorial, Madrid (1ª edición, 2007).
[3] ArteHistoria, Revista Digital, El humanismo: http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/contextos/1849.htm ISSN: ARTEHISTORIA 1887-4398 (15/2/2009)
[4] UOC, Universitat Oberta de Catalunya: Secretaría > Plan de Estudios > Licenciatura de Humanidades (2º ciclo). (15 febrero 2009).
[5] Valverde, José Mª (1980) Vida y muerte de las ideas. Pequeña historia del pensamiento occidental. Colección Ensayo, Editorial Planeta, S.A. Barcelona, 3ª edición, 1982, pág.78.

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Las Humanidades y los Humanistas por Pilar Mur López, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Pilar Mur López

Nacida en Barcelona (1961). Diplomada en Magisterio y Licenciada en Humanidades por la UOC en febrero 2011. Experiencia laboral: administración, profesora de ofimática y contable. Idiomas: castellano (lengua materna), francés (Liceo Francés de Barcelona), catalán (nivel C) e inglés (First Certificate). Actualmente soy secretaria de la Associació de Diabètics de Catalunya delegació Barcelona.

One Comment

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD