Relación entre lengua y sociedad: Un acercamiento al euskera vizcaíno

 

 

 

Sobre la situación sociolingüística en Vizcaya

Vizcaya (en euskera Bizkaia) es una de las tres provincias que forman la Comunidad Autónoma Vasca (“CAV”, de aquí en adelante). Dos idiomas, castellano y euskera, conviven y gozan de co-oficialidad en esta provincia, así como en el resto de la CAV y también de la Comunidad Foral de Navarra, limítrofe a ésta. Si bien es cierto que por diversas razones sociales e históricas hoy en día el castellano es hablado y entendido por casi la totalidad de los habitantes de Vizcaya, hecho que contrasta con la situación del euskera, el uso mayoritario de una u otra lengua suele depender de la zona o comarca en cuestión. Así pues, el idioma más utilizado en esta provincia puede variar considerablemente entre euskera o castellano, según se trate de una comarca u otra, y dentro de cada comarca, según la localidad.

Algunos datos generales (Tamaño muestral: 1.496. Eustat, 2001) sobre el uso del euskera en la provincia de Vizcaya revelan que un 65% de los habitantes es castellanohablante monolingüe[i]. En el 35% restante se encuentran hablantes con diferentes grados de bilingüismo. Los datos nos revelan diferentes tipos de hablantes bilingües: desde un 13% de bilingües pasivos (personas que saben hablar tanto castellano como euskera, pero apenas emplean este último), hasta tan solo un 6% de hablantes de euskera con unos conocimientos de castellano “funcionales”. El resto de los hablantes se encuentran entre estos dos extremos.

En lo que respecta a las variedades dialectales del euskera, a continuación se presentan los dialectos de este idioma, así como se contrastan el “euskera batúa” y el “euskera vizcaíno”.

En cuanto al castellano, no existen diferencias tales entre el habla de unas y otras comarcas dentro de la misma provincia como para hablar de más de un dialecto o variante. La división comarcal de Vizcaya puede observarse en el siguiente mapa[ii].

 

Figura 1: Comarcas de Vizcaya.

En lo que respecta a la comarca de Busturialdea, tiene una población total de 45.257 habitantes (Población estimada a 31 de diciembre de 2005. Eustat: “población por ámbitos territoriales”). Un total de un 76% de vascohablantes en esta comarca (INE, Censo de 1996) hacen que el euskera goce de una tasa de bilingüismo bastante superior a la media total de la provincia de Vizcaya, que está en torno al 25% (aproximadamente uno de cada cuatro); y también de la CAV, donde “uno de cada tres residentes entienden y son capaces de hablar sin dificultad el euskera” (Instituto Vasco de Estadística, 2001).

Esta media de hablantes bilingües en Busturialdea supera incluso a la media de la provincia de Guipúzcoa, que es la que mayor porcentaje tiene de hablantes de euskara, y hasta la fecha la única provincia con mayoría de población vascohablante, con un 51,5% (Eustat, 2001). Es común en la CAV encontrar porcentajes mayores de hablantes de euskera en zonas rurales o con núcleos de población no superiores a los 10.000 habitantes, como ocurre en gran medida en esta comarca. Sin embargo, este alto porcentaje de hablantes de vasco en Busturialdea, según datos del censo de 1996, se vio reducido en un 3,9% en 2001, siendo la comarca que perdió vascohablantes en una mayor medida. De hecho, durante los últimos años es bastante común que las provincias con porcentajes menores de vascohablantes tiendan a aumentar en bilingüismo, mientras que la tendencia es la opuesta en zonas con un alto número de bilingües, tal y como ha ocurrido en Busturialdea.

Tradicionalmente, el euskera que se habla en la calle y en ámbitos familiares y privados en los pueblos de esta comarca es el “euskera vizcaíno”, con sus diferentes variantes locales. No obstante, en contextos más formales el euskera que hablan y escuchan estos hablantes suele ser el batúa. De hecho, la mayoría de las publicaciones en vasco, incluyendo diarios, se hacen en batúa. En cuanto a los medios de comunicación, un 77% de los vascohablantes suele escuchar la radio y un 82% ver la televisión en euskera, siendo en su mayor parte batúa lo que reciben a través de estos medios[iii].

Por otra parte, la comarca del Gran Bilbao, llamada Margen Izquierda[iv] (Ezkerraldea, en euskera), destaca por alojar a la capital de la provincia, Bilbao, que es a su vez la ciudad más poblada del País Vasco, con un área metropolitana, conocida como Gran Bilbao (en euskera Bilbo Handia). Según datos de 2006, superaba ligeramente los 905.000 habitantes. Esta cifra supone la mayor parte de la población total de la provincia. Esta área metropolitana, que alberga un total de 35 municipios, se estructura en tres partes o subcomarcas principales que son, la ciudad de Bilbao propiamente dicha, y las Márgenes Derecha e Izquierda del río Nervión.

La Margen Izquierda del Gran Bilbao la forman básicamente cuatro municipios que son Barakaldo, Sestao, Portugalete y Santurce. En ocasiones, a estas localidades ribereñas se les ha añadido un conjunto de municipios menores pertenecientes a otra zona aledaña conocida como “Zona Minera”. A su vez también se han incluido otros municipios como el de Ciérvana, aunque algo diferentes sociológicamente a estos cuatro.

Durante las últimas décadas, la Margen Izquierda, a diferencia de la comarca de Busturialdea, ha sido una zona históricamente industrial, de tradición fabril y minera. Sin embargo, desde principios de la década de los ochenta, el sector servicios ha ganado mucho peso en detrimento de la industria. En cuanto al idioma que se habla y se escucha aquí, podría decirse que es eminentemente el castellano, en un porcentaje bastante superior al del euskera. De hecho, el Gran Bilbao en sí es una de las comarcas con menor porcentaje de vascohablantes [v] dentro de la CAV, pues no alcanza el 20% del total de los habitantes. Tal es así que parece que al menos desde la época de la Reconquista, en torno al siglo X, se observa una considerable ausencia de euskera en esta zona. Además, esta situación del castellano como lengua predominante, se vio incentivada en gran parte por la masiva llegada de emigrantes monolingües de otras zonas de España a lo largo de los años sesenta y setenta en el siglo XX, tras la tardía Revolución Industrial de este país. No obstante, últimamente parece haberse observado un progresivo cambio lingüístico generacional a favor del euskera que, si no en su uso, sí está advirtiendo un incremento al menos en su conocimiento por parte de las nuevas generaciones de hablantes[vi].

Actualmente, entre los hablantes bilingües adultos del Gran Bilbao, es poco común encontrar nativos de euskera que superen los 25 años de edad. Para muchos de estos hablantes, el euskera ha sido aprendido como una segunda lengua. Este hecho es común en otras zonas tradicionalmente hispanohablantes con núcleos urbanos relativamente grandes, tales como Vitoria-Gasteiz o Pamplona-Iruñea (Cenoz, 2001).

Antes de pasar al apartado del euskera vizcaíno, hay otro dato a tener en cuenta acerca de la situación sociolingüística de las zonas en las que el euskera está presente (CAV, Navarra y País Vasco Continental). En la actualidad, la inmensa mayoría de los vascohablantes tanto de la zona española como la francesa son bilingües euskera-castellano o francés respectivamente. En cuanto a la zona no peninsular o francesa, solamente un 0,5% de los habitantes de esta zona eran hablantes monolingües de euskera en 1997 (Euskararen Jarraipena II, 1997). Esto se debe, aparte de los factores ya comentados, a que durante las últimas décadas las zonas tradicionalmente vascohablantes monolingües se han ido viendo afectadas por la presencia del castellano, o del francés en su defecto, que han ido limitando el uso del euskera en muchos planos sociales, y que están omnipresentes en todos los medios de comunicación, presencia con la que el euskera a día de hoy no compite. Además de esto, durante los años de la dictadura franquista (1939-75), el castellano fue considerado como la única lengua oficial, mientras que el uso de otras lenguas nativas en diversas regiones tales como el catalán, gallego o euskera pasaron a prohibirse públicamente. Esta estricta política en torno al idioma generó importantes consecuencias negativas para el euskera, también en el ámbito privado. Estas consecuencias afectaron principalmente a aquellas zonas donde se hablaba mayoritariamente euskera.

 

El euskera y sus dialectos: euskera vizcaíno

El euskera [vi] es una de las lenguas que se hablaban en la Península Ibérica antes de la conquista romana, siendo la única de ellas que sobrevivió a la latinización de Hispania. Desde esa época hasta la actualidad, los límites geográficos de esta lengua han sido siempre similares. Hoy en día, esta lengua se habla en una pequeña parte del norte de España y suroeste de Francia (Amorrortu, 2004).

En la parte española, esta lengua está presente y junto con el castellano es co-oficial en la CAV, que comprende las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava (Bizkaia, Gipuzkoa y Araba en euskera) y también se habla en partes de Navarra, principalmente en la mitad norte de esta comunidad autónoma. Al otro lado de los Pirineos, en Francia, en la región de Aquitania, existe una zona vascohablante al oeste del departamento de los Pirineos Atlánticos (aproximadamente la mitad de este departamento) conocido comúnmente como “País Vasco francés” o “País Vasco continental” [viii]. El País Vasco francés lo forman las regiones históricas de Labort, Baja Navarra y Sola (En euskera Lapurdi, Nafarroa Beherea y Zuberoa, en francés Labord, Basse-Navarre y Soule).

Existen diversos estudios acerca del origen del euskera, algo que a día de hoy se desconoce en gran parte. Siendo una lengua genéticamente aislada de cualquier familia lingüística conocida, resulta un caso único en Europa. Al no tratarse de una lengua indoeuropea, diferentes líneas de investigación han situado el origen del euskera en orígenes muy distintos. Una de las hipótesis más comúnmente ofrecidas defiende que el euskera, debido a su similitud con las lenguas caucásicas, pudiera proceder de esa zona. Otra teoría sostiene que el euskera proviene de las lenguas camíticas en África. Sin embargo, en ninguna de estas dos hipótesis se han encontrado relaciones de parentesco convincentes, que las alejen de simples conjeturas. (Klee y Lynch, 2009; López García, 2009, entre otros).

Dependiendo del autor, podemos encontrar que el euskera cuenta con seis dialectos y cada uno de ellos con varios subdialectos que a su vez cuentan con diversas variantes atendiendo a la localidad en cuestión. De estos seis dialectos, tres de ellos corresponden a la parte del País Vasco francés y los otros tres, “vizcaíno”, “guipuzcoano” y “navarro” a la parte sur de los Pirineos. De todos los dialectos del euskera, es el vizcaíno el que tradicionalmente ha contado con un mayor porcentaje de los hablantes, cercano al 38% de todos los vascohablantes, seguido muy de cerca por el dialecto guipuzcoano.

Ha sido el euskera una lengua con una escasa tradición literaria, principalmente mantenida y transmitida únicamente de forma oral. Esto pudiera explicar, en parte, el porqué de tantos dialectos en una zona relativamente pequeña, dicho sea de paso, con una geografía montañosa que facilita el aislamiento, siendo éste otro ingrediente más para su fragmentación. Según Cenoz (2001), el uso limitado del euskera en un nivel institucional habría sido otro factor clave para la existencia de estos dialectos.

Existen diversas opiniones de lingüistas y filólogos acerca de este tema. Algunos han expresado su opinión acerca de las diferencias dialectales del euskera. Entre otras, se pueden recoger algunas curiosas como la que dio el filólogo granadino Gregorio Salvador, “Los llamados ocho dialectos del vasco, con respecto al vasco originario, como las nueve lenguas romances con respecto al latín e incluso hay vasquistas que albergan dudas acerca de que el vizcaíno proceda del mismo tronco que los otros siete.” (Salvador 1986: 18). Aquí describió a su manera las diferencias entre estos dialectos históricos y debe indicarse que esta opinión no fue tomada en consideración por la comunidad científica de la lingüística vasca. Lo cierto es que no se apoya en evidencia científica alguna, sino que responde en todo caso a impresiones personales del autor.

Durante las últimas décadas, el euskera ha estado sufriendo un proceso de normalización o “estandarización” tanto en el euskera escrito como en el oral, con el fin de consolidarse. Recientemente, la Academia de la Lengua Vasca, Euskaltzaindia, ha tenido que ver en esto. Aunando elementos de otros dialectos, principalmente del guipuzcoano que sirvió como base y también del navarro y labortano, se ha logrado crear un “dialecto estándar” del euskera que nunca antes había existido como tal. Este dialecto es conocido como “euskera batua” (“euskera batúa” en castellano), adjetivo vasco que podría traducirse al castellano como “unificado”; “euskera unificado”[ix]. Hoy día, la estandarización del euskera no es un proceso cerrado, pues aun queda bastante por hacer. Actualmente, este dialecto goza de una alta aceptación, es el empleado para redactar documentos oficiales en euskera y el que predomina en la educación. Además, un 80% de los libros en euskera son publicados en batúa. Hay quien afirma que curiosamente, en ocasiones este dialecto podría llegar a resultar ininteligible para ciertos hablantes de otros dialectos y de edad avanzada[x].

En el mapa siguiente [xi] puede apreciarse de forma general la distribución histórica dialectal y territorial del euskera.

Figura 2: Euskal Herria – Euskera

De acuerdo con este mapa, el euskera vizcaíno se encuentra presente en una considerable porción del suroeste de la provincia de Guipúzcoa, así como en el norte de Álava, y se extiende principalmente a lo largo y ancho de la provincia de Vizcaya. Dentro de la provincia de Vizcaya, habría que exceptuarse la ciudad de Bilbao en su mayor parte y la totalidad de la margen occidental del río Nervión.

 

Referencias:

  • Amorrortu, Estibaliz. 2004. Language Planning and Linguistic Attitudes in the Basque Case. Bilingual Socialization and bilingual Language Acquisition. En Selected Proceedings of the 2nd International Symposium on Bilingualism, 815-829. Vigo: Servizo de Publicacións da Universidade de Vigo.
  • Cenoz, Jasone. 2001. Basque in Spain and France. The other languages of Europe: Demographic, sociolinguistic and educational perspectives, ed. Extra, Guus y Durk Gorter, 45-57. Cleveland, Reino Unido: Multilingual Matters.
  • Eustat: Instituto Vasco de Estadística http://www.eustat.es [Última Consulta: 13 de enero de 2008]
  • “Euskararen Jarraipenak” http://www.euskara.euskadi.net [Última Consulta: 20 de enero de 2008]
  • INE: Instituto Nacional de Estadística http://www.ine.es [Última Consulta: 13 de enero de 2008]
  • Klee, Carol A. y Lynch, Andrew. 2009. El español en contacto con otras lenguas. Georgetown  Washington, D.C.: University Press.
  • López García, Angel. 2009. La lengua común en la España plurilingüe. Madrid/Frankfurt:  Iberoamericana/Vervuer.
  • Salvador Gregorio. 1987. Lengua española y lenguas de España. Lenguas peninsulares y proyección hispánica, ed. Alvar, Manuel. Madrid: Fundación Friedrich Ebert – Instituto de Cooperación Iberoamericana.


Notas:

[i] No se tienen en consideración otros idiomas aparte del euskera y del castellano.

[ii] Comarcas de Vizcaya. http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Comarcas_de_Bizkaia.png

[iii] “Euskararen Jarraipena” http://www.euskara.euskadi.net/r59_738/eu/contenidos/informacion/argitalpenak/eu_6092/ikuspegi_sozio_linguis.html

[iv] No es un nombre oficial. También conocida como Ezkerraldea, en euskera.

[v] Se incluyen dentro de este término hablantes de euskera tanto nativos como no nativos.

[vi] Existe un organismo que se dedica a realizar estudios sociolingüísticos de este tipo: http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ediciones/2007/12/01/sociedad/gipuzkoa/d01gip11.828248.php

[vii] A lo largo de este estudio se empleará el término “euskera” y no “euskara” para referirse a este idioma vasco. Ambos términos tienen el mismo significado, siendo el primero de ellos el que ha sido adaptado como préstamo al castellano, idioma en el que se redacta este estudio.

[viii] En oposición al “País Vasco peninsular”. En euskera “Iparralde”, en francés, “Pays Basque”.

[ix] De ahora en adelante se empleará el término “batúa” o “euskera batúa” para hacer referencia a este dialecto. El término vasco “batua” ha pasado al castellano como “batúa”.

[x] http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=450

[xi] Figura 2: Euskal Herria – Euskera. http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:Euskal_Herria-Euskera.svg

 

 

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
Relación entre lengua y sociedad: Un acercamiento al euskera vizcaíno por Jon Ander Merino Villar (Doctorando en Lingüística Hispánica), a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Jon Ander Merino Villar

Licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Deusto (Bilbao). Además de investigar y enseñar cursos de Lengua Española en University of Florida (EE.UU.), también ha sido profesor en Purdue University (Indiana, EE.UU.), donde simuláneamente realizó un Máster en Lingüística Hispánica y, guida por Jon Franco y Robert Hammond, escribió su tesis titulada “Efecto del euskera vizcaíno en la duración de la vibrante de las secuencias iniciales /br/, /dr/ y /gr/ del español de Vizcaya”. Ha obtenido un segundo Máster en Formación del Profesorado en Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato en la Universidad de Deusto (Bilbao) y, actualmente, está finalizando su tercer Máster en Bilingüismo en la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla). Entre sus intereses de investigación sobresalen adquisición de segundas lenguas, bilingüismo, aprendizaje integrado de contenidos y lenguas extranjeras (AICLE) y sociolingüística.

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD