SORPRENDIDA: LA VOZ DE ENUNCIACIÓN EN LA POESÍA DE AÍDA CARTAGENA PORTALATÍN

Foto 1 Aída Cartagena Portalatín.

Aquí hace falta una mujer, y esa mujer soy yo.

-Estación en la  Tierra

La poesía en la República Dominicana siempre ha sido importante en su historia literaria y fue precisamente en este género en dónde la mujer dominicana encontró su voz. En el siglo XX, la poesía fue cultivada principalmente por las mujeres y una de las líderes es la poeta Aída Cartagena Portalatín. Esta poeta logró entrar en uno de los grupos poéticos más influyentes en el vanguardismo latinoamericano, La poesía sorprendida. Rodeada de los poetas dominicanos más importantes de la época, Portalatín alcanzó darle un lugar a la mujer dentro del panorama literario dominicano. El propósito de este ensayo es analizar el discurso de doble voz dentro de la poesía de Aída Cartagena Portalatín. Es decir, ver desde dónde escribe la poeta y con quiénes dialoga, para lo cual será importante analizar su papel dentro de la revista literaria La Poesía Sorprendida. Asimismo, se analizarán dos poemas que ejemplifican las dos voces en la obra de Aída Cartagena Portalatin. Según la crítica Daisy Cocco de Filipis: “El silencio es el hilo que une el trabajo literario de las dominicanas hasta casi nuestros días. Sería difícil integrar la labor de nuestras escritoras, con pocas excepciones, a los movimientos literarios. Su labor no es la de grupos, cenáculos o capillas. A ellas les pertenece el mundo de las gavetas, del papel escondido por la modestia, por la timidez o por la falta de estimulo. Por consiguiente, son pocas las dominicanas que logran imponerse a su medio y aparecen mano a mano con otros autores en nuestras antologías” (La mujer, 6).

A pesar de que en el siglo XX hay un incremento de escritoras dominicanas, ellas siempre estuvieron excluidas de los centros de poder y de lo que se consideraba la “literatura nacional”. Aunque escribían en géneros como la novela, cuento, ensayo, la poesía siempre se encontraba en un espacio fronterizo o al margen. Las escritoras no lograban romper con el discurso masculino dominante de la época salvo Salomé Ureña de Henríquez (quien fue una figura relevante en el ambiente cultural y literario del siglo XIX). Por esta razón se puede decir que Portalatín no tuvo un modelo a quien seguir, creando, al unirse a “La poesía sorprendida” un nuevo modelo para las futuras escritoras dominicanas ya que dio un impulso al género y sentó las bases de la producción posterior. Esta poeta comienza su carrera literaria en el grupo poético “La poesía sorprendida” (1943-1947), y durante estos cinco años, se da a conocer como la única representante femenina de este grupo y de su revista literaria.

La Poesía Sorprendida, surge dentro de un escenario socio-político muy específico a la República Dominicana, ya que el gobierno dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo cobraba más y más fuerza con la opresión y la censura. Al mismo tiempo, en Europa, dominaban las potencias mundiales en Alemania con Hitler e Italia con Mussolini. Por lo tanto, el mundo estaba conmocionado por el caos y la violencia. Sin embargo, “los sorprendidos” no podían apuntar a estas realidades porque podría haberlos expuesto a desdichas por el gobierno de Trujillo. La única manera de aludir a la situación del país fue de forma indirecta y tortuosa. Para ellos, la vida y la creación eran posibles mediante la imposición de la autocensura al no involucrase en la política, sino en el compromiso de la creación literaria.

De acuerdo con al poeta Manuel Rueda, “La poesía sorprendida fue el único brote del intelectual dominicano en la Era de Trujillo [… los sorprendidos eran cautelosos porque querían sobrevivir y testimoniar, porque aspiraban a la libertad y al mejor uso de sus vidas y sus voces]. (Doce en la literatura, 161). La estética de los sorprendidos según la crítica Ramonita Marcano Ogando, va muy apegada al surrealismo, al existencialismo y al neo-naturalismo. “Para ellos, la poesía se concibe como un enigma. Se trata de un misterio que hay que descifrar más allá de la idea o del discurso y que exige enfocarse en los juegos verbales y lingüísticos” (10).

La poesía sorprendida representó un momento clave en la producción literaria de nuestra poeta ya que este grupo poético en conjunto con su revista, reaccionó en contra del [1] postumismo, y aspiraban a una poesía “del hombre universal de ayer, hoy y mañana”. Por lo tanto, se puede decir que este grupo representó una apertura y una salida para la literatura dominicana; una manera de internacionalizar la poética. Otra aportación de este grupo fue la colaboración de poetas vanguardistas importantes como: Juan Ramón Jiménez, Jorge Guillén, Pedro Salinas. Igualmente se publicaban en traducción los escritos de André Bretón, James Joyce, Walt Whitman y también poesía haitiana. Por esta razón, la revista fue clave para conectar a la República Dominicana en el ámbito internacional. La participación de Aída Cartagena Portalatín en este grupo muestra un discurso de doble voz que nos muestra desde dónde escribía la poeta.

Según la crítica, Myra Jehlen “las mujeres antes de escribir deben enfrentarse a su situación, ya que en el caso de los hombres, ellos pueden suponer que poseen una capacidad natural para la creación.” (Genovese, 36). En el caso de Portalatín, encontramos a una mujer que desea escribir poesía pero que no tiene precursores al seguir y que por lo tanto, tiene que crear un nuevo espacio para su escritura. Podemos decir entonces que Portalatín, encuentra su voz dentro de la revista La poesía sorprendida. En su última entrevista la poeta aclara que “la poesía sorprendida” no funcionaba de manera en que los miembros tuvieran una función específica, y agrega que cada uno hacía lo suyo. y que sus primeros poemas aparecieron en la revista. Portalatin nunca pidió ser parte de la revista pero los integrantes de esta fueron los que la invitaron a colaborar.

En el libro, La doble voz: poetas argentinas, Alicia Genovese define el concepto del discurso de doble voz. La primera voz es “la situación de enunciación que coloca a una mujer escritora frente a su escritura e indirecta, pero frente a la cultura a la cual pertenece y la segunda voz, es ese momento en que enfrenta el obstáculo impuesto por la circulación del discurso masculino como enunciado social o literario” (33). Por lo tanto, la primera voz que describe Genovese es la que enfrenta la escritora ante su propia escritura. “La autora además de escribir desde la soledad que presupone el acto de escritura ante la página en blanco, también tuvo que enfrentarse a la página en blanco otorgada a la mujer escritora en las antologías e historias de la literatura dominicana” (Marcano-Ogando, 11). Por esta razón, podemos decir que Portalatín escribió sola y desde la soledad usando la primera voz poética; la íntima. La segunda voz, se puede definir como una voz pública y social, esa que se enfrenta al discurso dominante masculino. Así que, estas dos voces se subvierten gracias a la participación de la poeta en la revista La Poesía Sorprendida. Para ver cómo funciona el discurso de doble voz en la poética de Aída Cartagena Portalatín se analizarán los siguientes poemas: Poema (1945) y Como llorar la muerte de una rosa (1945). Estos dos poemas muestran el discurso de doble voz y los dos fueron publicados en la revista La poesía sorprendida.

En el prólogo de su obra completa, el crítico Manuel García Cartagena nota que la primera fase en la poesía de Portalatín se denomina como la poesía nocturna. “La noche se halla en el origen del supuesto hermetismo de la poesía de Portalatín, sobre todo el de los años en que se asociaba su nombre a los demás miembros de la Poesía Sorprendida” (Cartagena, 18).

El primer poema que analizaré se titula Poema (1945).[2] Este poema inédito apareció en el número XV en junio de 1945 y no tiene un título formal. La falta de titulo nos hace pensar que lo más importante es la manera en que se presentan las palabras, que es un enigma. Este poema está escrito en verso libre y no tiene ninguna rima. También hay un uso del lenguaje figurativo y el uso de los símbolos como la rosa (que es una constante en la obra de Portalatín). La poeta enumera objetos abstractos y concretos para que el lector tenga que descifrar el misterio detrás de las palabras. Existen elementos de la naturaleza como el mar, el aire, la tierra, las hojas y el caracol en conjunto de fragmentos en donde la voz poética se describe asimismo.

El primer punto que consideraremos para este análisis es la estructura. En este poema, es evidente que el uso de los signos de puntuación es imprescindible para crear una estructura y al mismo tiempo para darle énfasis en las ideas principales que quiere convocar la poeta. Aquí observamos un gran uso de la coma y de los dos puntos. El uso de la coma en este poema se utiliza para crear un efecto en el ritmo (la pausa) y también para enumerar. Por ejemplo, /Soy la de siempre en aire, mar, sueños y tempestades y sangre con fatiga. / Sin voces y hablándome pensamientos. / En tierra, en hojas, en ti, en la alborada de todos los espíritus. En estos dos ejemplos se ejemplifica el uso de la coma para la enumeración de objetos concretos y abstractos. También vemos cómo la autora evoca una voz íntima con la palabra “soy”. Es como un monólogo interior. El uso de los dos puntos es visible en la segunda estrofa /Recuerdo: /

Los dos puntos se usan en este poema para introducir una consecuencia o causa y es aquí en esta segunda estrofa donde la voz poética proclama: /Yo poeta de la voz callada, prendida a la última espina por la olvidada rosa en el milagro abril/. A la vez, notamos que en el mismo poema existe una voz que esta silenciada. Ese “yo” está tratando de sobrevivir en un lugar/cosa que está olvidado. En la tercera estrofa, continúa esa falta de voz: /Sin voces y hablándome pensamientos. En tierra, en hojas, en ti, en la alborada de todos los espíritus/. En esta estrofa se nota claramente como la falta de voz de la poeta se transforma en pensamientos que le hablan y que de alguna manera necesitan ser expresados (referencia al acto de escribir). En la última estrofa, la voz poética traspasa ese silencio. /No eres. Solo, ni angustias y en risa vives para sembrar caminos. /Olvido, sombra, corres en sangre y tus cabellos crecen/. Hay un binarismo entre ese “yo” poético y el tú que según el poema se encuentra en el olvido y hay que recordar que una vez esa voz estuvo callada.

El segundo poema que analizaremos es [3]Como llorar la muerte de una rosa publicado en la colección especial “El desvelado solitario” (1945) de La poesía sorprendida. Este fue el segundo cuaderno de poesía inédito por el grupo poético que luego se convirtió en el primer libro Portalatín. En la introducción a esta colección, la directiva de la revista nota que: “La poesía sorprendida entrega el primer libro de Aída Cartagena Portalatín, sabiendo que aporta a la lírica femenina dominicana contemporánea una voz de indudable valor, y el primer ejemplo de una obra poética desvelada y entrañable”.

Lo primero que observamos en este poema es el uso del epígrafe debajo del título: De todos los hombres que están vivos, ¿Quién sabe algo? –Eclesiástes. Esta cita proviene del Antiguo Testamento Bíblico y es aquí en este libro dónde se pregunta cómo afrentar la vida, (ya que nada en ella es segura excepto la muerte). El uso del epígrafe en este caso, ayuda sintetizar la idea que quiere convocar la poeta que es el de la muerte. La poeta comienza su poema haciendo una pregunta: / Como llorar la muerte de una rosa, /si los amaneceres han desdoblado el Mundo/. La palabra clave en esta estrofa es mundo y como esta en mayúscula cobra más importancia. La falta de signo de interrogación al principio de los versos es también de la autora. En la primera estrofa se nota la descripción de la muerte de la rosa, en la segunda se muestra el proceso de vida la rosa /A la tierra amarga vuelva/la lluvia del color de los rosales/. Hay un sentido de optimismo en esta estrofa. En la tercera estrofa vemos de nuevo ese proceso de muerte, /Sentir como los musgos se asen a las piedras/hay un rencor en la brisa viajera/. Aquí, vemos cómo un elemento domina a otro. Las piedras asan a los musgos, la brisa tiene rencor porque está siendo reemplazado por las piedras. En la última estrofa hay un cambio en el poema, pasa de describir la muerte de una rosa y habla de los hombres. Es interesante notar que la autora escribe “Hombres” en mayúscula también y sin artículo. Por lo tanto, las dos palabras que cobran más significado en el poema son “Mundo” y “Hombres” lo cual nos hace pensar que la poeta esconde detrás de la descripción de la muerte de una rosa un verdadero significado, la alusión al despotismo que sacudía el mundo y al país.

Estos dos poemas aunque distintos en su forma y mensaje ejemplifican el discurso de doble voz al principio de la poética Portalatín. El primer poema muestra la primera voz, como el “yo” poético se enfrenta a esa voz callada. Es precisamente en este poema donde la poeta rompe con ese silencio y trata de crear un lenguaje propio. “Sorprende” al lector con el uso del lenguaje figurativo, el uso de los signos de puntuación y el verso libre. En efecto, en este primer análisis hay una búsqueda por la autenticidad que se va desarrollando en toda la poética de Portalatín.
En el segundo poema, se nota una evolución del primero. Aquí se demuestra el uso de la segunda voz, ese obstáculo que no permite decir o bien porque hay un discurso masculino dominante o una ideología social que oprime. En este poema, vemos como la poeta recurre a la alusión y a la metáfora de la muerte de una rosa para criticar un mundo y la muerte del ser humano.

El discurso de doble voz en la obra de Aída Cartagena Portalatín siguió cobrando fuerza en sus siguientes libros como Mi mundo el mar (1953) pero en especial en: Una mujer está sola (1955) algunos años después de que “La poesía sorprendida” dejara de existir. En estos textos la autora sigue practicando la estética sorprendida pero ya muestra una madurez poética que se comenzó a ver en la revista. Aquí, ella se define como escritora directamente y dialoga consigo misma.

Por una parte, aquí se expone el discurso de doble voz en la poesía temprana de Portalatin específicamente en los poemas publicados en la revista La poesía sorprendida. A pesar de algunas limitaciones, los poemas escogidos presentan el uso de las dos voces y la evolución poética de la autora. El primero ejemplifica la voz íntima y la lucha de esta poeta por encontrar una voz propia, ante la escritura y ante el hombre dominante. El segundo poema muestra una voz más pública que indirectamente crítica a un mundo y un país en caos.
Por otra parte, es importante notar que el trabajo de reescribir la historia poética dominicana recién comienza. Lo que se intenta con este trabajo es retomar a una poeta dominicana y mirar desde donde escribía. A la vez es imprescindible reconocer su participación en el grupo poético “La poesía sorprendida” y su intento por darle un espacio a la mujer en la literatura dominicana. En efecto, Portalatín fue una poeta capaz de dialogar con otros “sorprendidos” y de reaccionar en contra de los patrones poéticos de su época creando a su vez un lugar para futuras poetas dominicanas.

OBRAS CITADAS

Baeza Flores, Alberto. La poesía dominicana en el siglo XX: historia, crítica, estudio comparativo y estilístico. Santiago, República Dominicana: Universidad Católica Madre y Maestra, 1976. Impreso

Cartagena Portalatín, Aída, y Mateo Morrison. Aida Cartagena Portalatín: selección poética. Santo Domingo, República Dominicana: Secretaria de Estado de la Mujer, 2000. Impreso

Cartagena Portalatín, Aída, y Miguel A. Collado. Obra poética completa: 1955-1984. Colección de la Biblioteca Nacional de la República Dominicana. Santo Domingo, República Dominicana: Biblioteca Nacional de la República Dominicana, 2000. Impreso

Collado, Miguel A., and Rafael García Romero. Ensayos críticos sobre escritoras dominicanas del siglo XX. Santo Domingo, República Dominicana: Ediciones CEDIBIL, 2002. Impreso

Genovese, Alicia. La doble voz: poetas argentinas contemporáneas. Biblioteca de las mujeres, 7. Buenos Aires: Editorial Biblos, 1998. Impreso

Gonzalez, Carolina. “A poet of her own: Aída Cartagena’s Portalatín final interview.” Callaaloo. 23:3 (2000): 1080-1085.
Marcano-Ogando, Ramonita. La configuración del sujeto en la poesía de Aída Cartagena Portalatín. Thesis (Ph. D.)–Rutgers University, 2005. Impreso

Sosa, José́ Rafael, and Aída Cartagena Portalatín. Mujer y literatura. Santo Domingo, República Dominicana: Editora Universitaria-UASD, 1986. Impreso

Publicaciones y opiniones de La Poesía Sorprendida. San Pedro de Macorís, R.D.: Universidad Central del Este, 1988. Impreso

FOTO : http://www.encaribe.org/es/article/aida-cartagena-portalatin/512

NOTAS

[1] Movimiento literario en la República Dominicana que se enfocaba en el costumbrismo y abordaba temas primordialmente nacionales.
[2] Ver apéndice
[3] Ver Apéndice

Apéndice
Poema (1945)
Soy la de siempre, en aire,
mar,
sueños y tempestades y sangre con fatiga.
Recuerdo:
Yo poeta de la voz callada,
Prendida a la última espina
por la olvidada rosa
en el milagro de abril.
Sin voces
Y hablándome pensamientos.
En tierra, en hojas,
En ti.
En la alborada de todos los espíritus.
No eres. Solo, ni angustias
Y en risa vives
Para sembrar caminos.
Olvido, sombrar,
corres en sangre y tus cabellos crecen.
Árbol del Mundo,
esta noche manchada
eres aprendiz del caracol.

Cómo Llorar la Muerte de una Rosa (1945)
«De todos los hombres que están vivos, ¿quién sabe algo?» Eclesiastés.
¿Cómo llorar la muerte de una rosa,
si los amaneceres han desdoblado el Mundo,
y en la hierba que tiembla cerca de los rosales
se han quedado las albas vueltas gotas de agua?
Sólo desde la tierra
tienen brillo de ámbar las estrellas.
A la tierra amarga vuelva
la lluvia del color de los rosales.
Sentir como los musgos se asen a las piedras:
hay un rencor en la brisa viajera!
Hombres no han llorado
porque caen los hombres.
¿Cómo llorar la muerte de una rosa?

Articulos similares:

Licencia Creative Commons
SORPRENDIDA: LA VOZ DE ENUNCIACIÓN EN LA POESÍA DE AÍDA CARTAGENA PORTALATÍN por Lucía María Montás, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain Licencia.

About Lucía M. Montás

Lucia María Montas nació en los años ochentas en Miami. Doble rareza. Es de padres insulares (Dominicanos y Puertorriqueños). Autora de un inédito ramito de microrelatos y cuentos, es escritora por vocación, académica a "la fuerza" y una soñadora. Graduada con un Máster en Literatura de la Universidad de Florida. Actualmente es estudiante de Doctorado en la Universidad de Kentucky en el Departamento de Estudios Hispánicos. Trabajó como Lecturer de Español en la Universidad de Tennessee Chattanooga (2009 a 2013). Interéses : Literatura Latinoamericana siglo XX, Literatura Caribeña, Literatura Catalana, Literatura de Mujer, Cuento y Poesía Temas de Investigación: Estudios Urbanos, Nacionalismo, Espacio, Diáspora, Identidad, Género, Estudios Culturales, Memoria, Exilio, Raza Marcos Teóricos : Feminismo, Postcolonialismo, Queer, Espacialidad, Urbanismo, Posmodernismo

Leave a comment

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Your email is never shared. Required fields are marked *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD